Patrimonio

El Carnaval, de la peña al Museo

  • La consejera de Cultura inaugura la muestra 'Antifaz de Oro', que recoge 50 de los retratos que Juan Muñoz hizo para El Molondro

Un hombre observa algunos de los retratos que se exponen en el Museo de Cádiz. Un hombre observa algunos de los retratos que se exponen en el Museo de Cádiz.

Un hombre observa algunos de los retratos que se exponen en el Museo de Cádiz. / Jesús Marín

Durante décadas, los aficionados al Carnaval pudieron contemplar en las paredes de la peña El Molondro los retratos de significadas figuras de la fiesta realizados por Juan Muñoz Durán, un artista gaditano que dejó un impagable legado para la ciudad. Ahora, una vez cerrada definitivamente la peña, parte de estos cuadros pueden disfrutarse en el Museo de Cádiz gracias al Aula de Cultura del Carnaval, que junto a la Cátedra de Carnaval de la Universidad y la consejería de Cultura y Patrimonio Histórico han organizado la exposición Antifaz de Oro (1967-1993). En la tarde de este jueves, la consejera de Cultura y Patrimonio Histórico, Patricia del Pozo, inauguró esta muestra en conmemoración del primer aniversario de la declaración del Carnaval de Cádiz como BIC (Bien de Interés Cultural).

De Cañamaque al Tío de la Tiza, de Paco Alba a Fletilla. Chatín, Jesús Monzón, Eduardo Delgado, Carlos Brihuega, El Carota, El Peña, Juan Rivero, El Sopa, Enrique Villegas, Gustavo Rosales.... Todos ellos fallecidos. La exposición reúne 50 de los más de cien retratos que Juan Muñoz realizó en los años 70 y 80, inmortalizando a autores y directores del Carnaval. Cada cuadro cuenta con un código QR con el que se puede consultar el palmarés carnavalesco de cada protagonista. La colección adornó durante muchos años las paredes de la peña El Molondro, tanto en su sede de la calle Cristo de la Misericordia como la posterior, en La Palma. Ya cerrada, esta entidad decidió donar los cuadros al Aula de Cultura del Carnaval de Cádiz, que los custodiará hasta que en el futuro puedan exhibirse en el Museo del Carnaval.

La consejera aludió a un pasodoble de la comparsa 'Los muñecos de Cádiz' (2011), de los hermanos Carapapa, para señalar que “el Carnaval de Cádiz es una gran obra de arte”. Del Pozo apuntó que la declaración de la fiesta como BIC “la reconoce como seña de identidad y de muestra de su talento, exclusivo del pueblo gaditano”, a la vez que “un reflejo de la libertad de expresión y el espíritu crítico. “Viene a demostrar su importancia como factor de desarrollo cultural, turístico y económico”. También sobre la fiesta grande de Cádiz manifestó que “la epidemia nos ha quitado el Carnaval físicamente, pero nunca la ilusión ni las ganas de disfrutarlo”. Añadió que el Museo del Carnaval es “muy importante para la ciudad”, recordando la aportación económica realizada por la Consejería.

El presidente del Aula de Cultura, Antonio Montiel, agradeció a la peña El Molondro la donación de los retratos y el director de la Cátedra de Carnaval de la UCA, Alberto Ramos Santana, apuntó que pasar “de una peña a un museo” demuestra la importancia del Carnaval, que es cultura”.

Tras la celebración de la efeméride relacionada con el BIC, el Aula de Cultura quiere acelerar para que, vía Junta de Andalucía, el año que viene llegue al Ministerio de Cultura el expediente definitivo que posibilite que la Unesco designe al Carnaval gaditano como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad. Al respecto, la consejera mostró su ilusión “por armar la mejor candidatura posible”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios