DIARIO DE CÁDIZ En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Hípica Una vida dedicada al mundo ecuestre en El Puerto

  • José Carlos Aragón: "La equitación es un deporte en el que determinados valores los aprendes en el día a día".

José Carlos Aragón acaricia a uno de los caballos de su escuela hípica. José Carlos Aragón acaricia a uno de los caballos de su escuela hípica.

José Carlos Aragón acaricia a uno de los caballos de su escuela hípica.

José Carlos Aragón es un joven portuense dedicado al mundo de la hípica. Jinete, jurado y actual propietario de escuela ecuestre, ha dedicado todo su tiempo y formación al mundo equino desde que cumplió la mayoría de edad. Con solo 10 años se sumergió en este deporte recibiendo clases como alumno en el Centro Ecuestre Las Marías, pero poco a poco se fue involucrando más y entendiendo que de esa actividad quería hacer su vida.

Este portuense ha estado formándose desde muy joven en todo lo relacionado con la hípica. Cuando cumplió los 18 años comenzó a hacerlo para prepararse profesionalmente y poder dedicarse a esta profesión: técnico deportivo en equitación, juez de varias disciplinas (doma clásica, salto de obstáculo y completo), técnico en turismo ecuestre, auxiliar veterinario, técnico de hipoterapia... Estos son algunos de los títulos profesionales que ha logrado a lo largo de estos años.

"Supe pronto que quería dedicarme a la equitación y con mucho esfuerzo y el apoyo de toda mi familia fui consiguiendo metas. Además de todos los títulos, durante ese tiempo estuve trabajando en distintas hípicas y concursos internacionales, como el Circuito del Sol en Montenmedio", comenta Aragón.

José Carlos, después de estar varios años formándose práctica y teóricamente además de ejerciendo como jurado en diferentes concursos, creó junto a Susana Márquez, otra joven portuense dedicada a este deporte, una humilde escuela ecuestre en la que pudieron darse a conocer. "Fue un camino muy difícil. Empezamos con una pequeña hípica en el campo de la familia de Susana con cuatro caballos y hemos ido creciendo con mucho esfuerzo y sacrificio. Con los años, se nos fue quedando pequeña y pudimos montar algo mayor", recuerda el portuense.

Desde hace tres años ambos trabajan en su propia Escuela Hípica La Cuadra, junto con su otro socio, Celso Jiménez, y su mujer, Terry de Sousa. Los dos jóvenes ejercen allí su deporte además de impartir clases a alumnos y cuidar de todos los animales. Por otro lado, en los últimos meses se han fusionado con el mítico Centro Ecuestre Las Marías, "con el fin de unir fuerzas y dar mejor servicio a todos los pupilos", asegura José Carlos.

El día a día en la Escuela es duro, pero le hace sentir muy realizado cuando todo el trabajo está hecho. La Cuadra imparte varias disciplinas a sus más de 200 alumnos y cuenta con más de 50 caballos. Algunos pertenecen a los que reciben clases y entrenan allí, y otros son propios de la Escuela que tienen en competición.

José Carlos cuenta las diferentes modalidades que imparten y en las que, además, compiten: "Tenemos equipos de competición de doma clásica, salto de obstáculos y, recientemente, de alta escuela. Por suerte, podemos presumir de los resultados que consiguen nuestros alumnos, que han ganado ligas de Andalucía, campeonatos provinciales y andaluces y competiciones nacionales".

Aragón asegura haber cumplido un sueño con su trayectoria, tanto deportiva como empresarial. La hípica ha formado parte de toda su vida y es algo que lleva con orgullo: "Es un deporte en el que humildad, superación, sacrificio, empatía y responsabilidad son valores que aprendes en el día a día. La equitación es un deporte apasionante en el que, a diferencia de otros, la evolución y el éxito no solo dependen del deportista, sino de un animal que piensa y siente como nosotros. El caballo es un animal muy inteligente, noble y sensible, capaz de sentir nuestro estado de ánimo. Hay que pasar horas de entrenamientos con ellos, cuidarlos y vivir momentos juntos. Es algo que todo el mundo debería experimentar, pues es uno de los deportes más reconfortantes que puede haber".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios