Polideportivo / Instalaciones

Un problema del pasado y del presente

  • Nuevas quejas por las goteras del Pabellón del Centro Histórico

Un bidón de basura, rodeado por conos, recoge el agua de una gotera en el Pabellón del Centro Histórico. Un bidón de basura, rodeado por conos, recoge el agua de una gotera en el Pabellón del Centro Histórico.

Un bidón de basura, rodeado por conos, recoge el agua de una gotera en el Pabellón del Centro Histórico.

Lo de los banquillos del Complejo Deportivo Puntales La Paz no es un esperpento puntual en cuanto al mal estado de las instalaciones deportivas de Cádiz. Ni mucho menos. Los problemas en los diferentes recintos deportivos de la capital gaditana son el pan nuestro de cada día desde hace décadas. De hecho, esta misma semana, tras anunciar el alcalde una solución para los futbolistas suplentes y entrenadores en el Manuel Irigoyen, usuarios del Pabellón del Centro Historico han denunciado las deficiencias de un polideportivo que en su día se inauguró a bombo y platillo como un pequeño Ciudad de Cádiz y con el tiempo se ha confirmado como un fiasco, un engaño a precio de un montón de millones tirados a la basura.

En concreto, la pista principal de la instalación que se ubica junto al Parque Genovés vuelve a ser impracticable no ya cuando diluvia sino incluso cuando sólo caen cuatro gotas. Un serio contratiempo en estas fechas, obviamente.

El problema no sólo afecta a usuarios que alquilan horas sueltas, ya que hasta partidos oficiales han tenido que ser suspendidos por el riesgo que suponen los charcos para la integridad física de los deportistas, que han puesto en conocimiento del Instituto Municipal de Deportes la situación sin obtener más respuesta que la normalización de lo anormal. Total, como es algo que pasa en tantos sitios y desde hace tanto tiempo...

En este contexto, el concejal de Deportes, Adrián Martínez de Pinillos, valoró este miércoles la imagen del pasado fin de semana de los jóvenes de un equipo de fútbol a resguardo dentro de unos banquillos que no reunían condiciones. Según indicó el edil, esos banquillos estaban en buen estado “hasta final de agosto”, cuando, según explicó, sufrieron actos vandálicos. “Desde entonces hemos estado buscando respuesta a esta situación”, esperándose la solución para dentro de dos semanas -aseguró- cuando iban a estrenarse los nuevos banquillos adquiridos por el Ayuntamiento (de cinco metros de largo cada uno, fabricados en acero y con materiales antivandálicos, destacó).

Quiso remarcar el concejal que el IMD viene empleándose “desde que llegamos nosotros en 2015” en el mantenimiento y mejora de las instalaciones. Y al hilo de esto anunció que dentro de pocas semanas en el Manuel Irigoyen están previstas una serie de actuaciones: instalar una valla para separar la pista deportiva del público; arreglar la valla perimetral de este complejo deportivo; arreglar el césped de la pista número 1; colocar una red de fondo para asegurar los alrededores de la pista y no interferir entre prácticas deportivas; y habilitar un contenedor–almacén para que pueda ser usado por algunos de los clubes que allí practican deportes. “Es un trabajo continuo que a veces tiene mala imagen, como ha ocurrido en esta ocasión, pero en el que estamos convencidos los técnicos y este equipo de gobierno”, concluyó. Eso sí, al concejal se le pasó el tema del alumbrado del Pedro Fernández. Igual no lo ha visto.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios