Pelea en el Bazán-Jerez Industrial

Pecci: "Morlán y Dani Castro son jugadores muy agresivos"

  • El técnico del Bazán dice que los incidentes fueron "lamentables, nunca vi nada igual

  • También critica a Pedro Garrido, presidente industrialista

Jesús Pecci le hace un gesto a uno de los asistentes del Bazán-Jerez Industrial. Jesús Pecci le hace un gesto a uno de los asistentes del Bazán-Jerez Industrial.

Jesús Pecci le hace un gesto a uno de los asistentes del Bazán-Jerez Industrial. / román ríos

El entrenador del GE Bazán, Jesús Pecci, añadió ayer un poco más de sal a la herida de los incidentes del pasado domingo, argumentando que tanto Morlán como Dani Castro son "dos grandes futbolistas" pero "muy agresivos". El técnico aseguró que los incidentes en Sacramento fueron "lamentables" y que "jamás" había vivido "una cosa tan gorda, algo así".

Luego, explicó que el partido "había transcurrido por unos cauces normales, duro porque es un 'play-off' y te estás jugando un ascenso pero de ahí a que se liara la que se lió, no me lo esperaba". Según Pecci, todo arrancó tras la celebración del 3-1: "Cuando hacemos el 3-1, tanto Dani Castro como Morlán intentan primero levantar a David Bernal, que está en el suelo porque tiene los gemelos cogidos. Rafa (el portero) lo ve y va allí a poner orden y a celebrar el gol. A raíz de eso, cuatro futbolistas, Morlán, Dani Castro y otros dos que no sé decir quiénes son, empiezan a empujar a Rafa y en ese momento es cuando Morlán y Dani Castro empiezan a dar hostias a diestro y siniestro, pero una cosa loca".

Daría por acabado el partido pero claro, estamos clasificados; estas cosas hay que cortarlas de raíz"

Sin embargo, según el acta del colegiado, es un aficionado -luego se confirma que es el capitán del Bazán Leo, lesionado- quien salta al campo. Pero Pecci indica que "hay aficionados nuestros y del Jerez que saltan, hay aficionados de los dos equipos, lo tengo en vídeo". Luego, sí reconoce que "es Leo, un futbolista mío que está lesionado, el capitán, que cuando ve que esos futbolistas se dirigen a Rafa, salta a poner un poco de paz y a intentar separar. Pero Morlán, ni corto ni perezoso, le tira una hostia y le da en la espalda, Leo se da la vuelta y tal como se la da viene Dani y le da otra y le tira el suelo. A partir de ahí empieza a todo".

Posteriormente, "sí es verdad que hay aficionados que saltan, tampoco muchos porque la mayoría son jugadores y los cuerpos técnicos tanto nuestros como del Jerez para poner paz. Pero a partir de ese momento, lo de Dani Castro es de juzgado de guardia. Es que le pega a todo el que se acerca a menos de tres metros, no es normal. Y Morlán, exactamente lo mismo".

Pecci apunta que "conozco a Dani Castro porque lo he venido siguiendo y es un futbolista como la copa de un pino y Morlán, otro pero son futbolistas muy agresivos, se les va la cabeza de tal manera que se vuelven locos. De hecho, en el acta recoge que van los dos a la calle".

Pecci apunta que en el acta, el colegiado "lo basa en que todos los aficionados" que saltan al campo "son del Bazán, nos echa las culpas a nosotros. Pero en las incidencias recalca que tanto Morlán y Dani Castro pegan un par de leñazos bien tirados e incluso a Manolo también pone en el acta que tira una botella al público".

Ahora, el Comité de Competición debe decidir si se reanuda el partido y dónde. Jesús Pecci lo tiene claro: "Faltando 9 minutos lo mismo el Comité da por terminado el partido con el resultado de 3-1. Si fuera entrenador del Jerez querría que se jugaran los minutos, con más o menos jugadores pero yo lo daría por terminado; pero claro, vamos 3-1 y estamos clasificados. Aparte, este tipo de acciones hay que cortarlas de raíz. Todos habremos cometido nuestros errores pero todo empieza por una disputa de ciertos jugadores del Jerez que son los que empiezan la trifulca y a partir de ahí el Bazán responde porque no le queda otra. No sé, a ver qué deciden. No hay nada claro. El Comité se tendrá que reunir de urgencia, ver vídeos, cerrar el acta...".

Pecci incluso apunta a que se veía venir lo que ocurrió en Sacramento aunque no con esa repercusión y gravedad: "Yo lo hablo con mis jugadores, que debíamos tener la cabeza fría. Sabía por dónde podían ir los tiros si el partido lo remontábamos, lo tenía claro porque es un equipo que tiene futbolistas muy agresivos. Ojo, que los que tengo yo también, que los míos no son hermanitas de la caridad y van fuerte al balón pero les incidía mucho en eso, en pelear duro, entrar fuerte al balón pero con cabeza porque si éramos capaces de remontarlo luego tenemos una final. Entonces, supón por un momento que se juegan los 10 minutos y tienen la suerte de meternos un gol. Paco Cala se encuentra sin cuatro o cinco futbolistas importantísimos para la final porque esta gente va a ir a la calle, Alejandro, Morlán, Castro, probablemente Manolo. Es un desastre".

De las palabras de Cala acusándole de calentar el partido durante la semana en redes sociales dijo que "cada uno es libre de decir lo que quiera. Nosotros sólo hemos colgado en nuestro facebook vídeos que ellos ya habían colgado en sus redes sociales en los que a mí me ponían como los trapos. Lo único que hablamos fue que le quitaran la amarilla a Morlán, que nos pareció lamentable que le quitaran esa tarjeta porque en el acta diga que es zancadilla y luego en las imágenes se vea que es una patada. La acción era de tarjeta clarísima. Pero en la Federación se la cogieron con papel de fumar. Porque en la Federación el Jerez tiene mucha mano. Eso me pasa a mí, y te aseguro que mi futbolista está castigado. No creo que haya favoritismo, pero tienen más mano que nosotros, es un equipo importante de la categoría, con muchísima historia y que ha estado en categorías importantes y creo que se le ha mirado con otra manera en el tema de Morlán".

Por último, el entrenador también tuvo una disputa dialéctica con Pedro Garrido, presidente del Jerez Industrial: "Estaba en la grada diciéndome que yo estaba provocando y yo le recrimino que él es el presidente y que se tiene que comportar como tal, que tiene que guardar las formas y actuar como el presidente que es. Después baja al vestuario, intenta meterse en la caseta del árbitro a hablar con él y el delegado de campo lo echa de allí. Saltó al campo, a mí me puso como los trapos desde la grada. No son formas para un presidente".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios