Chiclana

Cierra la Fábrica de Muñecas Marín tras 86 años de existencia

  • La emblemática empresa chiclanera decide el cese de su actividad comercial a causa de la crisis

Comentarios 15

La Fábrica Marín cesó en su actividad comercial tras 86 años al frente de la producción de muñecas que han sido reconocidas a nivel nacional e internacional. De esta manera, la crisis también se ha llevado por delante a esta emblemática empresa chiclanera, cuya industria se ha visto afectada por la feroz competencia del mercado asiático, principalmente el chino.

La fábrica de Muñecas Marín ha venido padeciendo desde hará poco más de un lustro los malos momento económicos traducidos en el descenso de las ventas. Así, cabe recordar que ya se aplicó un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) temporal en el año 2009 que afectó a 12 de los 17 empleados.

La popular empresa de muñecas de Chiclana se encontraba situada junto a la carretera del Pinar de Los Franceses después de su traslado desde las instalaciones que poseía en la calle Arroyuelo. Las muñecas Marín conservaban el carácter y la idiosincracia de sus orígenes: las más conocidas son las que visten trajes de flamenca, las que normalmente se colocaban encima de la televisión o muebles de numerosos hogares españoles. Aparte de un artículo de recuerdo, también contemplaba la producción de modelos de diseño, regalo y coleccionismo. La empresa ha sobrevivido a muchas etapas, ha pasado por momentos dulces y amargos desde su fundación en 1928 por José Marín Verdugo (1903-1984), quien en esa fecha llegó a abrir la fábrica en las inmediaciones de la Iglesia Mauor, una fábrica que llegó a emplear a más de 100 trabajadores.

Las muñecas de Marín han aparecido en películas de Almodóvar, en series de televisión inglesas, en modelos de Vitorio y Luchino, en el programa de los Morancos Omaíta y en diferentes programas televisivos. Incluso apareció una de sus muñecas en la gala musical que celebró MTV en Barcelona en 2002.

Quizás, los mejores momentos de esta señera fábrica chiclanera se remontan a la época del boom turístico en España durante las décadas de los 60 y 70. Por entonces, no existía la competencia de los países asiáticos y la demanda de muñecas era altísima.

Muchos han sido los reconocimientos a esta fábrica chiclanera, de los que destacan la Medalla de Plata de Mérito al Trabajo concedida a José Marín Verdugo y el primer premio mundial de muñequería en Cracovia (Polonia).

El mercado con el que trabajaba la Fábrica Marín fue sobre todo nacional, pero también exportaba a otros países, sobre todo a Estados Unidos. También recibió una distinción especial por la Junta de Andalucía, el 26 de Febrero del 2003, entre otros muchos galardones nacionales e internacionales. Asimismo, el alto nivel turístico en Chiclana también fue aprovechado por la empresa para la venta y dar a conocer sus productos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios