Chiclana

Chiclana limitará las podas de árboles en parcelas privadas

Operarios llevan a cabo labores de poda en territorio chiclanero, en una imagen de archivo.

Operarios llevan a cabo labores de poda en territorio chiclanero, en una imagen de archivo.

Chiclana pretende aprobar en el Pleno del próximo lunes el inicio del expediente para la nueva Ordenanza municipal de parques, jardines, zonas verdes y protección del arbolado urbano. Una norma que regulará la conservación de estos espacios, así como las actuaciones de tala, poda o trasplante, entre otros muchos aspectos.

Uno de los objetivos principales de la ordenanza es frenar las podas salvajes no solo en los terrenos públicos, sino también en los privados. “Es una de las cuestiones que más nos preocupan y que más se está debatiendo en todos los foros medioambientales", explicó el delegado de Medio Ambiente, Roberto Palmero (IU).

Según el edil, aunque en los terrenos municipales se practican "podas respetuosas y en las fechas en las que esta actividad está permitida", en los privados "se siguen haciendo podas salvajes que ponen en peligro la supervivencia de muchas especies que se quedan totalmente desprotegidas ante la presencia de plagas tan perjudiciales como la del barrenillo”. "No sirve de nada que el Ayuntamiento cuide y proteja el arbolado urbano si después en las parcelas privadas no se tratan las plagas o se realizan podas excesivas, porque al final estas prácticas de particulares afectan a todo el conjunto de Chiclana", apuntó el delegado.

Medio Ambiente considera esto un "severo problema", especialmente ante la subida de temperaturas o la falta de lluvia por el cambio climático. Por ello, la nueva ordenanza fija un marco regulatorio en el que la Delegación municipal se sitúa en el centro de la acción para realizar un control exhaustivo de estas podas. Según la norma, en caso de incumplimiento se podrán imponer sanciones de hasta 3.000 euros.

El Ayuntamiento exigirá a los responsables de las obras que, una vez finalizada, restituyan el estado en que se encontraba un espacio verde y reparen los daños. En el caso de que se detecten podas drásticas o árboles dañados, se considerarán ejemplares eliminados y se impondrán multas. Por otra parte, se solicitará licencia ambiental para la realización de podas fuera del periodo comprendido entre el 30 de noviembre y el 28 de febrero para todos los ejemplares de especies con riesgo inminente, acompañado también de un informe técnico que avale la urgencia.

Por otra parte, el Ayuntamiento de Chiclana solicitará a los propietarios licencia ambiental para la realización de talas de especies que puedan provocar plagas, además de un informe técnico que avale la urgencia de la actuación. Además, habrá especificidades para las parcelas y en determinados casos deberán plantase cuatro árboles por ejemplar eliminado. En el caso de terrenos públicos, deberá acreditarse con un informe que no existe ninguna alternativa viable.

La ordenanza también regula aspectos relativos a cuestiones urbanísticas; a las actividades no permitidas en relación a la ejecución de obras; a la vigilancia y diseño de las zonas verdes, favoreciendo las presencia de especies autóctonas en detrimento de las invasoras; al uso de las zonas verdes por parte de los animales domésticos; al estacionamiento de vehículos en estos espacios; al calendario de fechas permitidas para la realización de podas, o al apartado de las infracciones y las sanciones.

El Pleno debatirá el documento tras haber sido trabajado no solo en el periodo de consulta previa en el que la ciudadanía pudo participar a través de internet, sino también después de la celebración de mesas de trabajo con diferentes colectivos a través del Consejo Municipal de Medio Ambiente. “Ha sido un documento muy debatido y muy trabajado. A partir del primer borrador que obtuvimos, también trabajamos con las delegaciones de Urbanismo, Policía Local u Obras para terminar de pulir una ordenanza que es de las más avanzadas de Andalucía en el ámbito de la protección de arbolado”, explicó el edil.

Una vez aprobada en Pleno, llegará el periodo de alegaciones, una oportunidad más para que la ciudadanía pueda presentar las alegaciones que crea oportunas antes de su aprobación definitiva. Palmero recordó que “estamos en una situación de emergencia climática que afecta severamente al arbolado y que requiere un trabajo colectivo al respecto", por lo que hizo un llamamiento a la ciudadanía: "Tenemos un gran reto por delante y esta ordenanza nos otorga el marco regulatorio óptimo para que entre todos podamos corregir esta situación, trabajando no solo en cuidar y no perder lo que ya tenemos, sino en seguir aumentando nuestra masa arbórea”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios