Doña Cuaresma

Ejemplos de zafiedad

COMO será el Carnaval que su zafiedad es contagiosa y afecta a todos. Es como un virus inevitable.

Por ejemplo, dos foráneos: los presentadores de Canal Sur en la final del Falla, los dos con sus trajes de fumador -en inglés smoking- entrevistan a la alcaldesa. El de La Isla se dirige a la primera autoridad gaditana y dice algo terminado en cinco. Y va el zagal de Ubrique, y dice "¡Premio!".

Un claro ejemplo del daño que puede hacer el Carnaval en un profesional. Otra prueba de hasta donde ha llegado el Carnaval es que basta arrastrarse con cierta maña por las tablas del Falla para que te den un premio.

Escribo antes del pregón, antes del sábado por la noche, pero ya se que va a ser una verdadera explosión de zafiedad y mal gusto que se va a medir por el número de cafres y caribes venidos desde los pueblos, por el número de intoxicaciones etílicas y por el número de kilos de basura.

Y litros porque el sábado de Carnaval no es más que un gentío que convierte el alcohol en orina y la vierte con deleite en casa puertas, esquinas, coches, plazas y jardines.

Por eso yo he aparcado el coche en San Fernando para que no me lo rayen, he llenado la nevera de comida y agua mineral, he atrancado y cerrado con silicona el portal y he comprado condones, porque para mi también es Carnaval, que una no es de goma.

Estoy tambien contagiada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios