Cádiz CF

El reto de convertir el Carranza en una fortaleza

  • El objetivo de alcanzar el mayor número posible de abonados va aparejado a la necesidad de que el equipo sea fiable en casa la próxima campaña para encarrilar la permanencia

Aficionados cadistas animan al equipo amarillo en un partido disputado en el Carranza. Aficionados cadistas animan al equipo amarillo en un partido disputado en el Carranza.

Aficionados cadistas animan al equipo amarillo en un partido disputado en el Carranza. / joaquín hernández kiki

El Cádiz pone en marcha la maquinaria de la próxima temporada y uno de los primeros pasos que da es la campaña de abonados, abierta desde el pasado día 14, dos semanas antes que la de 2017. La afición es el soporte fundamental de un equipo que, un año más, necesitará el máximo apoyo para tratar de llegar lo más lejos posible en una competición que se presenta más complicada que nunca. El club respeta los precios de la última campaña. No sube un euro en una clara invitación a la adquisición del carné para presenciar los 21 partidos de casa. No hay un techo establecido para el número de abonados. Cuantos más, mejor. Si es posible, llegar a los más de 16.000 del curso anterior. Superar esa cifra sería un éxito en la que será la tercera andadura consecutiva en la categoría de plata después de dejar atrás un largo periodo de oscuridad en Segunda División B.

El objetivo es convertir el estadio Ramón de Carranza en una fábrica de puntos para el conjunto amarillo con la ayuda de una hinchada que desempeña un papel determinante como jugador número 12. La escuadra gaditana agradece el aliento de los suyos y los rivales notan la presión que supone jugar en el santuario cadista, donde se respiran ambiente futbolero en todos sus rincones. El reto de la permanencia, que es el que plantea la entidad en la línea de los ejercicios anteriores desde la vuelta a Segunda División A, pasa en buena medida por lo sean capaces de hacer en su feudo los hombres entrenados por Álvaro Cervera.

Si el en el curso 2018/19 el Cádiz abraza como local los 40 puntos que consiguió en el 2017/18, tendrá la salvación casi amarrada -50 son los considerados necesarios para evitar la caída al abismo- y quizás pueda pensar en pelear por una meta más ambiciosa -quinta y novena plaza son los precedentes-. El balance de los 21 encuentros disputados en el barrio de la Laguna fue de diez victorias, el mismo número de empates y sólo una derrota -0-2 frente el Osasuna en la primera vuelta después de que los locales desperdiciaran hasta tres lanzamientos de penalti-, con un saldo goleador de 25 a favor y sólo diez en contra. Fue el equipo que perdió menos partidos en casa, aunque no pasó de ser el décimo mejor local arrastrado por el exceso de igualadas, que provocaron la fuga de nada menos que 20 puntos. Fue el segundo con más empates en su terreno junto con el Alcorcón, sólo superado por las 11 tablas del Reus.

Los de Cervera no marcaron un gol en siete de sus envites dirimidos delante de su afición, pero dejaron la portería a cero en 13 citas en una demostración de solidez defensiva. Sólo ocho contrincantes fueron capaces de batir a Alberto Cifuentes en territorio cadista. Se crecieron en casa pese las dificultades que tuvieron para generar ocasiones y acertar en la definición, uno de los males de la temporada ya finiquitada.

Las cifras contabilizadas por el Cádiz en el Carranza mejoran ligeramente las de su primer año tras el feliz retorno a Segunda A. En la andadura 2016/17 logró el mismo número de victorias como anfitrión, una decena, aunque capturó dos puntos menos al cosechar dos derrotas más y llegar a las tres, mientras que sumó ocho empates. En total alcanzó los 38 puntos, con 28 tantos marcados y 14 recibidos. No vio puerta en seis encuentros y en nueve evitó los goles de los adversarios.

El gran reto del Cádiz de cara a la temporada venidera es hacerse aún más fuerte en su estadio. Mejorar los números más recientes y dar un paso al frente. La intención es que el Carranza sea un auténtico fortín, necesario para hacer más llevadero el dificultoso recorrido liguero. Para ello resulta decisiva la aportación de una afición que disfruta con la estancia de su equipo en la categoría de plata pese al disgusto que supuso el desenlace de la campaña recién finalizada -derrota en el campo del Granada que dejó al equipo fuera de la fase de ascenso-. La continuidad en Segunda A como mínimo depende de lo que sea capaz de hacer el equipo en casa. Cuanto más arropado esté, mejor. La afición está dispuesta a ejercer su rol desde la grada mientras que al club le corresponde elaborar una plantilla que despierte ilusión en el universo cadista.

El Cádiz participará en el XXXI Trofeo Ciudad de La Línea, que se disputará en agosto en una fecha aún por determinar. Además del conjunto amarillo, el Mallorca y el equipo anfitrión completan el cartel de un triangular amistoso que se desarrollará en tres jornadas con partidos de 90 minutos. El cartel será presentado de manera oficial los próximos días. El Cádiz afinará su puesto a punto de cara a la nueva temporara con un ensayo ante el Mallorca, recién ascendido, y otro frente a la Balona, militante del grupo IV de Segunda B.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios