Cádiz CF

Un cedido al que agrada repetir en el Cádiz CF

Chust avanza en un entreno perseguido por Arzamendia.

Chust avanza en un entreno perseguido por Arzamendia.

Víctor Chust, uno de los refuerzos del Cádiz CF en el verano del año pasado, está ya de vuelta al club que tiene sus derechos en propiedad, el Real Madrid. Momento de hacer balance, de mirar lo sucedido en los últimos diez meses. Se tiene que ir pero encaja la puerta del Nuevo Mirandilla (antiguo Carranza), por si existiera la posibilidad de regresar.

De entrada hay muchos aspectos que hacen pensar que la etapa del defensa central se ha acabado vestido de amarillo, si bien ya se sabe lo que cambia el fútbol. Hay dos patas claves en su historia. Por un lado, que el Real Madrid contemple una nueva salida a préstamo y que el Cádiz CF, el proyecto que encabeza Sergio González, vea con buenos ojos que repita en el plantel.

Sin embargo, si desde el Real Madrid no se ve adecuado que Chust se quede en el conjunto de Ancelotti y la idea es 'hacer caja' con su venta, pues se reducen las opciones para que de nuevo se deje ver por el templo del cadismo.

El defensor expone la realidad de la situación con un toque de sensación muy personal. "Yo me debo al Madrid, pero aquí he sido feliz y no me importaría seguir. Es hablarlo y llegar a un acuerdo. Yo ahora mismo lo que miro, con mi edad, es jugar, está claro que todo importa, pero quiero seguir creciendo y contando con minutos. No sé cómo estará la cosa allí, pero no estoy puesto en especulaciones y otros equipos. Estoy tranquilo", afirmaba en Radio Cádiz.

El ya ex del Cádiz CF recuerda que hace algo más de un año "vine al Cádiz con al esperanza de seguir progresando y en lo personal estoy muy contento". "He jugado 25 partidos y no podía pedir más. Vine con la expectativa de poder jugar 15 partidos y estoy contento. He madurado, me han dado muchos consejos y estoy muy agradecido a todos", apuntaba como un balance satisfactorio de lo que ha vivido este curso en el cuadro gaditano.

En su crecimiento profesional, Víctor Chust ha sentido el apoyo y la presión de la grada. "A la afición le doy un diez. He visto pocas así en el mundo. La conocía como rival y se me ponían los pelos de punta. Quizás en la segunda etapa llegábamos más a la afición y se sentían más identificada. La afición disfrutó mucho más de nosotros y nosotros de ellos. Siempre estaré agradecido a ellos y aquí tenéis un amarillo más, vuelva o no vuelva", remataba un jugador muy querido a pesar de sumar solo un año en el Cádiz CF, que se marcha dejando un hasta pronto en vez de un adiós.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios