Cádiz CF Victoria y poco más en el primer amistoso de pretemporada en Barbate (1-4)

  • El equipo amarillo tumba con dos once prácticamente distintos en cada tiempo a un entusiasta rival

David Querol, muy activo en la primera mitad, observa el balón entre dos jugadores locales. David Querol, muy activo en la primera mitad, observa el balón entre dos jugadores locales.

David Querol, muy activo en la primera mitad, observa el balón entre dos jugadores locales. / Aragón Pina

El Cádiz cumplió sin más (1-4) en el primer amistoso de pretemporada, disputado en Barbate ante un rival entusiasta que apenas pudo poner en apuros a los pupilos de Cervera, que utilizó dos once prácticamente distintos en cada tiempo.

Pese a que los compases iniciales de este tipo de choques resultan especialmente de tanteo, desde el primer minuto el equipo amarillo asumió su rol de favorito y el empaque de rival de superior categoría se dejó notar en forma de control de la situación, en su decidida apuesta por tocar el balón con más criterio y, lógicamente, sin prisas.

Con Isaac Carcelén y Caye Quintana como fichajes del verano en liza, al margen del meta Juan Flere, que en principio ha firmado para el filial, la escuadra de Álvaro Cervera intentó canalizar el juego sacando la bola desde atrás y conectando con Álex Fernández antes de enlazar con los hombres de arriba. Las imprecisiones propias de estas fechas, no obstante, se convertían en una constante.

Por su parte, el conjunto jandeño, recién ascendido a Primera Andaluza, mostraba buenas maneras en el primer cuarto de hora, sin arrugarse, sin complejos, bien posicionado atrás y aguardando su oportunidad para sorprender con un pase en largo. A veces, incluso, presionando muy cerca del área visitante.

En el minuto 16, Garrido avisó de las intenciones de los gaditanos al cabecear el saque de una falta botada por Álex y replicar con acierto López. Tampoco conectó bien la espuela Caye Quintana poco después a centro de Isaac Carcelén.

En el 21’, la grada celebró el gol del barbateño Manolo pero la alegría duró lo que tardaron los aficionados en percatarse de que el auxiliar había levantado el banderín por fuera de juego. En el 23’, cabezazo fuera de Kecojevic  tras centro de Caye. Y en el 24’, remate muy desviado de Querol desde la frontal.

A la media hora, un claro penalti sobre Querol, tras internarse por la derecha en el área, lo convirtió Álex en el 0-1. La lógica empezaba a imponerse pese a la grata imagen que ofrecían los rojillos, sobre todo por su disciplina defensiva y el derroche de ganas e ilusión.

El capitán Varo, Candón y Arturo intentaban dar sentido a las acciones ofensivas del Barbate, pero la superioridad colectiva y la calidad individual del Cádiz bastaron para asestar un segundo mazazo cuando en el 36’ Caye Quintana marcó el 0-2 a puerta vacía tras pase de Querol.

Con el anfitrión anímicamente más tocado, el titular de la Tacita de Plata se desató en ataque, Alberto Perea pudo ampliar la ventaja pero quien lo hizo fue de nuevo Caye Quintana casi sin querer en el 42’. Al descanso se llegó con 0-3 porque un penalti cometido sobre Perea lo tiró Querol a lo Panenka, mandando el balón al larguero en el lanzamiento y una segunda vez en el rebote.

A la vuelta del vestuario, como suele ocurrir en las primeras contiendas del verano, el Cádiz saltó al césped del Municipal con un once prácticamente nuevo. Sólo continuó Carcelén, en estos momentos único lateral derecho disponible porque Carlos Akapo anda recuperándose de una lesión. El Barbate también dio un cambio radical a su alineación.

Tanto movimiento de fichas motivó que la segunda mitad comenzara como si se tratara de un partido distinto, aunque con un marcador muy favorable ya a los amarillos.  En todo caso, los futbolistas se tomaron menos tiempo para cogerle el pulso al partido y ni que decir que los de Cervera volvieron a aceptar su papel protagonista.

Con Bodiger y Edu Ramos erigiéndose en dueños de la parcela ancha, Rhyner aprovechando la banda zurda para recorrer metros más hacia delante que hacia atrás y Jovanovic y Romera muy activos arriba, el cuadro gaditano avanzó su línea defensiva para mantener a los rojillos lejos de Cristian Arco.

En el 65’, Cervera sustituyó a Carcelén por Espino e improvisó con ello una retaguardia en la que Sergio Sánchez se situó como lateral derecho, Fali y Rhyner como centrales y el paraguayo en la izquierda. Y un minuto después Jovanovic desperdició una gran ocasión al intentar una vaselina cuando tenía todo a favor. Poco después, ni Barco ni Romera acertaron en otra magnífica oportunidad.

En cambio, la primera aproximación de los barbateños en este periodo, en el 71’, les sirvió para acortar distancias al fallar estrepitosamente en el despeje Cristian Arco y anotar a puerta vacía Manuel, para delirio de la hinchada local.

En la recta final, a Jovanovic se le hizo de noche en un mano a mano y Sergio Sánchez cabeceó al larguero antes de que en el minuto 82 Mario Barco sentenciara si es que ya no estaba sentenciado el encuentro, cuyos últimos minutos se disputaron prácticamente en la penumbra por la insuficiente luz artificial del Municipal.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios