Cádiz CF

Quezada ve la luz al final del túnel de su gravísima dolencia

  • El lateral cadista ya aparece por el césped a la espera de unirse a la dinámica del grupo

Quezada controla el balón en el duelo contra el Rayo, el último que ha disputado. Quezada controla el balón en el duelo contra el Rayo, el último que ha disputado.

Quezada controla el balón en el duelo contra el Rayo, el último que ha disputado. / JESÚS MARÍN

Lejos empieza a quedar aquel 14 de junio del año pasado cuando en el encuentro contra el Rayo Vallecano, Luismi Quezada se lesionó junto a la banda de Preferencia del estadio Ramón de Carranza. Desde un principio el Cádiz CF se temió lo peor y las pruebas médicas confirmaron la gravedad de la lesión. Siete meses después de aquella noche para olvidar, la lenta cuenta atrás ha comenzado para el cadista, que aguarda con la ilusión del primer día para recuperar las mejores sensaciones.

Quezada lo tiene muy complicado esta temporada a pesar que en el plantel amarillo únicamente figure un lateral izquierdo, Pacha Espino. El periodo que aún le queda de recuperación provoca que tenga difícil un sitio en el equipo, en el que ahora mismo está sin dorsal. También una cesión es una labor compleja porque su estado físico no es el mejor para reforzar de inmediato a un equipo.

El lateral izquierdo no pierde su mejor versión en cuanto a estado de ánimo, ya que lo ha pasado tan mal que todo lo que llegue a partir de ahora siempre será positivo. El futbolista se deja ver por el césped en los entrenamientos para hacer algunos ejercicios específicos, si bien aún le falta para unirse a la dinámica habitual del grupo.

Cabe recordar que aquel día de junio Luismi Quezada sufrió rotura del ligamento cruzado anterior, lateral interno y menisco interno, aunque desde un principio el madrileño de origen dominicano llevó la dolencia con el mejor estado de ánimo posible para no decaer en el aspecto sicológico.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios