Crisis del coronavirus Pautas para combatir el confinamiento

  • Amalia Revuelta, psicóloga deportiva vinculada durante dos temporadas al Cádiz CF, analiza cómo superar la ansiedad que genera no poder salir de casa

Imagen de la portada del libro 'El cerebro decide' de Amalia Revuelta.

Imagen de la portada del libro 'El cerebro decide' de Amalia Revuelta.

La situación de confinamiento que se padece en España desde que el pasado sábado el Gobierno decretó el estado de alarma, con el propósito de frenar la propagación del coronavirus, tiene repercusiones a todos los niveles, incluyendo aspectos psicológicos que afectan al individuo en el plano personal y en las relaciones sociales inherentes a la condición humana. Esta realidad afecta en cualquier ámbito de la población y por consiguiente también en el que se refiere al deporte profesional.

Al objeto de proporcionar pautas de comportamiento para combatir la imposibilidad de salir de casa, un encierro involuntario de consecuencias incuestionables aunque aún poco visibles, Amalia Revuelta, psicóloga deportiva que durante dos temporadas, hace ya una década, ejerció en el Cádiz CF, analiza lo que está sucediendo en estos momentos y cómo superar la ansiedad que genera el aislamiento. Recomendaciones para el cerebro tan necesarias como las que se dan para mantenerse en forma.

La casuística, en todo caso, se antoja casi infinita. “Hay que considerar numerosas variables: edad, salud,  circunstancias personales…”. Y después, paradójicamente, trabajar en equipo. “Nos piden quedarnos en casa y hay que acatar las normas, las medidas prescritas, independientemente de que hayan llegado más o menos tarde, sin rechistar. Y lo debemos hacer todos por el bien de todos”.

Higiene, buena alimentación, dormir bien y ejercicio físico, campos fundamentales al margen del factor psicológico

Lo tiene tan claro como la dificultad para que se cumpla a rajatabla en un país como el nuestro. “Tenemos un serio problema de metodología y disciplina. He vivido en cuatro continentes y sé de lo que hablo. Quizás por las bondades del clima, porque pasamos mucho tiempo en la calle, ocurre que no nos creemos las cosas, nos cuesta trabajo vivir con limitaciones a nuestra libertad”. Además, “el ser humano es social por naturaleza y reacciona primero negando lo que ocurre. Hemos tardado mucho en tomar conciencia de dónde estamos”.

Seguramente con retraso, pero parece que la gente por fin se ha percatado de la gravedad del problema. “El cerebro sólo tiene la instrucción de sobrevivir. Por eso, de la noche a la mañana hemos cambiado todo en un abrir y cerrar de ojos. En realidad esto es algo beneficioso porque nos demostramos a nosotros mismos que modificar los hábitos es posible. Se ha hecho de forma drástica, sí, pero se ha hecho”.

Y como hasta en situaciones críticas se pueden sacar conclusiones positivas, ahí van algunas. “Ahora es el mejor momento para conocernos a nosotros mismos, para profundizar en nuestras relaciones personales, en qué podemos cambiar para ser más productivos, más felices, para llevarnos mejor con los demás. Del shock inicial vamos pasando a racionalizar, a tomar conciencia, a aceptar, todo en cuestión de horas. Se trata de un proceso a nivel psicológico y cerebral, como en cualquier vivencia traumática, hasta que aceptamos y nos comprometemos. Todos necesitamos de todos. Seremos más fuertes cuanto más nos comprometamos”. En suma, “la capacidad del ser humano para afrontar situaciones adversas y transformarlas en nuevas oportunidades”.

Recomendaciones en cinco campos de acción

Amalia Revuelta desglosa cinco campos de acción que hay que afrontar con máxima disciplina: higiene, buena alimentación, dormir bien, ejercicio físico y factor psicológico, sin duda el más complejo de todos. “Debemos mantener una actitud proactiva. ¿Qué puedo hacer yo ante esta situación? Si ponemos el foco de atención en lo que tengo que hacer, dejo al lado otras preocupaciones e incertidumbres. La actitud mental positiva y proactiva, poner el foco de atención en lo que puedo hacer, es fundamental”.

El sentido de humor, también. “Es uno de los mejores escudos que hay en la vida para afrontar cualquier enfermedad, los hábitos de vida saludable y el optimismo, las ganas de querer vivir”.

Una afirmación con fundamento desde la certeza de que después de lo que está pasando vendrá lo peor. “Ahora las personas se van a unir, a solidarizar, con humor, con cosas divertidas, pero cuando esto termine y venga lo peor, eso va a ser lo duro; cuando no haya para pagar y la gente esté endeudada…”. Una cruda realidad que aguarda en el horizonte.

La actitud mental positiva, el optimismo y la disciplina, claves para soportar la situación actual y salir airoso

Sin embargo, manda el presente, y en el presente hay que combatir el confinamiento con pautas, con buenos hábitos, con una rutina saludable. “Tenemos que centrarnos en lo que podemos hacer, poner el foco en lo que es beneficioso y útil; poner cierta distancia con lo que está pasando para mirar al futuro a corto plazo, pensando en lo que haremos más allá; tenemos que ser productivos, tener la sensación de llenar el día; estar conectados pero evitar la sobreinformación, y por supuestos siempre con fuentes fiables; evitar hablar siempre del tema cuando haya encuentros por whatsapp, skype… Las respuestas no las tenemos nosotros, así que sólo podemos implicarnos siendo disciplinados para combatir el virus”.

Pese a que lamenta que el Cádiz CF no crea en la figura de la psicóloga deportiva, su pasado amarillo, su sentido del deber profesional y la realidad actual justifican que se refiera al confinamiento de la plantilla que dirige Álvaro Cervera. “Los deportistas de alto rendimiento están acostumbrados a una metodología, a socializar, y en ese sentido tendrán menos problemas a la hora de empatizar. Los jugadores van a estar ahora seguramente menos tiempo separados que cuando se van de vacaciones y todos se han llevado a casa una rutina de trabajo físico para regresar en las mejores condiciones posibles; están bien habituados y cuentan con habilidades para superar este tiempo”.

Obviamente, asume que cada uno lo vive según las circunstancias y que el contexto condiciona. “No es lo mismo quien tiene a toda su familia cerca a quien la tiene lejos”, razona antes de poner otro ejemplo muy gráfico: “Para el Valencia será más complicado porque algunos están contagiados; ese miedo no lo tiene el Cádiz, aunque me consta que lo tenían y de hecho expresaron su deseo de que se suspendiera la competición en lugar de jugar a puerta cerrada”.

Por último, de nuevo una batería de consejos, válidos para la población en general y más en concreto para los deportistas de alto nivel como los del Cádiz CF. “Lo que mejor calma el estrés es la información, la buena información, la supervisión del trabajo y los hábitos. El  contacto permanente también ayuda a llevar todo mejor, con grupos de whatsapp y skype. Y, por supuesto, una actitud positiva para controlar el estado de ánimo para llegar lo mejor posible cuando haya que volver a competir”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios