Cádiz CF | El coronavirus golpea a Álex Fernández Álex Fernández: "Tengo familiares que han dado positivo y uno de ellos ha fallecido"

  • El centrocampista madrileño ha sufrido la pérdida de un familiar en la primera fase de la pandemia.

  • "Nunca se está preparado para vivir una situación así de difícil; es imposible imaginarla".

Álex, con la única compañía de sus perros, realiza carreras por el jardín de su casa.

Álex, con la única compañía de sus perros, realiza carreras por el jardín de su casa.

Antes que nada son personas. Los futbolistas viven la realidad del Covid-19 desde la preocupación de cualquier ciudadano. Una emergencia global que también les ha recluido en casa. Es el caso de Álex Fernández, que lo sufre lejos de su Madrid natal al ser jugador del Cádiz CF. Desde la distancia de los suyos, este profesional del balompié apenas se separa del teléfono para estar al día de casi todo. Desgraciadamente ahora tiene tiempo para ello. El maldito coronavirus es un partido bajo la lluvia que acaba mojando a todos. Álex sigue a salvo pero ya ha sufrido la pérdida de algún familiar en Madrid. Un dolor a miles de kilómetros que lleva con la entereza de ser positivo y pensar que esta 'tormenta' de miedo y preocupación terminará pasando.

Álex Fernández, con esa mezcla exquisita de amabilidad y educación, atiende la llamada de Diario de Cádiz. Lo primero es obligado, preguntar por su estado y por su fortaleza y paciencia ante un 'encierro' forzoso. "Estoy viviéndolo como todo el mundo, bajo una situación rara. Es súper extraño todo. Pero lo llevo de la mejor manera posible y en familia".

El grado de inquietud aumenta cuando la cuestión apunta a hablar de su gente, de la familia que tiene en Madrid, uno de los grandes focos de la enfermedad en España. "Bueno, allí tenemos gente de la familia que ha dado positivo y algún familiar de avanzada edad que ha fallecido. Podemos decir que ya nos ha afectado", explica desde el respeto por los que un día lucharon precisamente para que no tuviéramos un escenario como el actual.

La vida genera pruebas impensables y la pandemia es una que ha cargado de responsabilidad al centrocampista cadista. "Esto es algo que no piensas que te va tocar vivir. Nunca se está preparado para una situación así; es imposible imaginarla. Lo que más deseo ahora mismo es que no se lleve por delante a un altísimo número de gente. Estamos en esa lucha y aportamos nuestro compromiso de estar en casa cumpliendo lo que nos recomiendan".

El teléfono y las redes sociales corren como el virus pero con un efecto mucho más placentero para sentir cerca a la gente de su sangre y del entorno. "Estoy en contacto diario con mi familia y, salvo lo sucedido con ese familiar de avanzada edad, estamos todos a salvo, en casa", momento en el cual apela a la paciencia para llevar esta crisis sanitaria. "No es desesperante aunque es cierto que estamos en una fase de mucha espera sin saber hasta cuándo será así". Álex es de los convencidos de que la alerta no será sólo de 15 días. "Vamos a tener que permanecer en casa dos semanas más. Es la sensación que tengo por lo que leo y por las noticias que me llegan".

"Todo está siendo más complicado en Madrid" 

El futbolista del Cádiz pone un ojo y parte de su corazón en la capital de España, donde tiene al grueso de la familia e infinidad de amigos. "Allí es más complicado todo", expone, "pero la gente tiene que ser fuerte y consecuente con lo que nos ha tocado vivir". "No creo que sea un castigo tener que estar en casa. Ojalá la gente lo aplique al pie de la letra".

El carácter solidario del jugador más mediático de la plantilla cadista sale a relucir a medida que la entrevista avanza y analiza con profundidad el escenario que tienen por delante muchas personas mientras se expande el Covid-19 cual bomba de racimo. "La gente que tiene que trabajar en la calle, que sale obligada por esa situación, me da mucha pena. Son los que al final van a levantar esta situación pero, al mismo tiempo, son los que están más expuestos". Una reflexión que le lleva a la inevitable comparación y sentirse un privilegiado en mitad de esta 'película de terror'. "Nuestro problema es bien distinto. Tiras de películas, de libros, tienes tiempo para jugar con los niños y estar con los perros. Ellos, los que tienen que afrontar el día a día en la calle, se lo están jugando todo. Cuando acabe todo les daré mi particular y más que merecido aplauso", lanza como promesa.

La plantilla del Cádiz ha dejado de verse a diario, de permanecer horas juntos sus integrantes en esa hermosa lucha por el ascenso a Primera que ahora se ha detenido en el tiempo. Algo así como el Covid-19 contra el Cádiz CF, un partido imposible de imaginar. "Hablamos por teléfono y uno a otro nos preguntamos cómo van las cosas. Tratamos de animarnos y de ayudarnos en lo que sea necesario. Somos una familia dentro del trabajo y también fuera".

Álex reconoce que pone todo de su parte para ejecutar el trabajo que les han mandado para casa desde el cuerpo técnico tras la obligada suspensión de los entrenamientos colectivos en las instalaciones de El Rosal. "Es difícil hacer lo de los ejercicios. Y eso que disponemos de un jardín que de alguna manera ayuda. Pero al final no entrenas al nivel que precisas y que estabas haciendo antes. Tratamos de movernos y trabajar para no perder la forma, pero al final cuando toque volver no estaremos como es el deseo y habrá que hacer una minipretemporada", pronostica.

¿Cómo es el día a día del Álex que ahora es más ciudadano terrenal que futbolista del líder de Segunda? "Estoy tranquilo, que creo que es muy conveniente en estos momentos. Me levanto y hago el trabajo indicado por los técnicos. Luego el día da margen para jugar con mi niño y estar con los perros, que también hacen mucha compañía. Es vivir en familia bajo esta compleja situación de no poder salir. Y afortunadamente tenemos espacios para desarrollar ese día a día tan distinto a lo que estamos acostumbrado".

La situación provocada por el coronavirus está poniendo a prueba el factor mental de muchas personas por el hecho de tener que estar entre paredes todo el día. Álex admite que está preparado para ello. "Yo estoy fuerte en lo sicológico. Me ayuda el hecho de que habitualmente me guste estar en casa, donde juego a la play y estoy con mi hijo. Para mí no es una dificultad tremenda, pero es verdad que ahora valoras aspectos como ir al cine o tomar un refresco con un compañero".

Resulta imposible hablar con un jugador del Cádiz sin que salga a relucir la competición, el liderato de Segunda A, la grandísima temporada... La cuestión asalta sobre el destino que tendrá la Liga cuando Covid-19 sea ya historia. "No sé qué pasará. Si seguiremos, si la cancelan... La verdad es que no tengo ni idea. Creo que lo suyo es que siga la competición porque queremos ascender que es lo que nos venimos ganando a lo largo del año. No tenemos la última palabra y tendremos que estar preparados para la decisión que se adopte", señala entre una profunda incertidumbre.

"Preparados para jugar muchos partidos en poco tiempo"

Como buen profesional del fútbol, el centrocampista madrileño prepara la mente y el cuerpo para todo cuando se levante la alerta sanitaria. Exigencia máxima. "Debemos estar preparados para jugar muchos partidos en poco tiempo, en pocas semanas. Somos profesionales y quizás tengamos que hacer frente a cuatro o cinco partidos en quince días. Estoy convencido que no es el mayor sacrificio de todos los que estamos haciendo", explica Álex antes de agregar que "vivimos de esto, que es algo que nos gusta y para lo que nos preparan desde jóvenes".

¿Y cómo llevará Álvaro Cervera  esta reclusión? El jugador cadista dice que "el míster estará tranquilo y asumiendo que todos estamos en una situación distinta a la que nunca nos hemos enfrentado". "Tanto él como nosotros llevamos con más tensión la pandemia que existe que el hecho de haber parado. Cervera y los jugadores estamos a la espera de ver qué dura esto, vivirlo con la gente cercana y salir airosos de esta dura prueba".

Las palabras de Álex Fernández en una versión alejada del verde, en un escenario impensable cuando hace unos días disfrutaba con los compañeros un liderato que cada vez acerca más al equipo al ascenso. La meta aguarda a este madrileño y al resto de integrantes de la plantilla pero todos saben que el primer triunfo es vencer al coronavirus, ese rival con el que nadie contaba cuando empezó la temporada allá por el mes de agosto.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios