Manuel Vizcaíno | Presidente del Cádiz CF "Pronto tendré más mayoría en el club"

  • "El ascenso no es una exigencia, es un reto ilusionante"

  • "La presión de la buena es necesaria para poder crecer"

  • "Nos reuniremos con Cervera para hablar de un nuevo proyecto"

  • "Locos por el Balón seguirá siendo depositaria de la mayoría de las acciones del Cádiz"

Manuel Vizcaíno, en el palco del estadio Carranza.

El presidente del Cádiz CF, Manuel Vizcaíno, afronta con esperanza la recta final de temporada, espera que el equipo no se hunda como la campaña anterior y ve la opción del ascenso a Primera División como un reto estimulante más que como una obligación.

-El equipo cumple el objetivo inicial de la temporada pero parece que desde entonces se desinfla. ¿Está preocupado después los últimos resultados imagen mostrada?

-No estoy preocupado. Hay coincidencia con llegar a los 50 puntos virtuales (contando los tres contra el Reus de la segunda vuelta) con varios resultados que son adversos, pero justo antes tuvimos una racha importante de cuatro victorias seguidas. La Liga es tan larga que da para varias rachas buenas y malas. Los clubes consolidados como el nuestro hacen análisis con perspectiva y me quedo con la media.

-Para que todo el mundo lo tenga claro, ¿cuál es el objetivo a día de hoy?

-A día de hoy el objetivo es el ascenso. Ilusionarnos con este reto no implica que haya obligación de conseguirlo. Significa que hay que pelear en cada partido. Si hemos llegado hasta aquí es por algo. Este equipo siempre se deja la piel y lo va a seguir haciendo.

-¿Ha hablado con el entrenador después de los últimos tres partidos en los que no se cumplieron las expectativas?

-Hablo a diario con Óscar Arias. Con Cervera no he hablado del tema. Coincidí con él en un acto, pero nada más. No estamos en una situación preocupante como sucedió al principio de la temporada, cuando sí mantuvimos una reunión formal, pero ahora no ha lugar porque daría la sensación de reproche y no van las cosas en ese sentido. No hay ocultar, sin embargo, que en las últimas fechas se han hecho partidos malos. Habría que ver también las circunstancias pero no quiero que sean excusa.

-¿Le inquieta la posibilidad de que se vuelva a repetir el recorrido de la pasada temporada, cuando el equipo se vino abajo en el esprint definitivo?

-Sería una lástima que después de lo bien que lo ha hecho el equipo hasta la fecha se desinflara ahora en la recta final. En el mercado de invierno hemos metido diésel del bueno para que el equipo llegue preparado al final de la temporada.

-¿Ha exigido el presidente el ascenso?

-No exijo el ascenso, lo que hay es ilusión. La exigencia es pelear a tope en cada partido, como ya se hace. El ascenso es una meta ilusionante que está ahí y vamos a luchar para intentar llegar. Y la presión que conlleva es normal. De la buena. El que no se mete presión de la buena no crece, es algo necesario. Insisto en que saber estar es lo nos hace crecer. No nos tiene que dar miedo y de hecho no hay miedo de nadie por intentar el ascenso. El Cervera más atrevido fue el del play-off contra el Tenerife. El entrenador es ambicioso y autocrítico. Fue futbolista de élite, internacional.

 

-El Cádiz fue el club de Segunda que más gastó en invierno. Será para algo más que los 50 puntos.

Teníamos balas guardadas. Con el dinero que teníamos por el traspaso de Álvaro García disponíamos de opciones y la perla del mercado (en alusión a Machís) fue para el Cádiz. Hicimos un esfuerzo en cantidad y calidad y todo el mundo así lo ha dicho. Otros años quizás se echó en falta más fondo de armario y esta campaña es un bendito problema tener dos jugadores por puesto.

-Aketxe es de los que más cobra y se queda en la grada para que entren dos jóvenes del B, Álex Fernández se convierte un suplente habitual después del esfuerzo por su renovación, Brian desaparece de la noche a la mañana… Debe haber gente enfadada en el vestuario. ¿Hay temor a que haya una fractura?

-Óscar sostiene que el jugador que no se enfada por no jugar no es un buen futbolista. Hay 13 que no juegan cada fin de semana y se ven preparados. Es algo habitual en el fútbol. Aketxe es un ejemplo en el vestuario. Es un líder. Brian ha sabido asumir su rol. Decidió quedarse y ahora pelea todos los días. En el vestuario hay buenos profesionales y buenas personas.

-Si el Cádiz no entrase en el play-off, ¿cuál sería el futuro del entrenador?

-Cervera tiene un año más de contrato. No hay dudas sobre su continuidad. Es la base del proyecto que tiene como finalidad el ascenso, sea ahora o cuando lo consigamos, sin perder nunca la humildad. Si esta temporada no se logra subir a Primera, por sensatez el primer objetivo de la próxima temporada será llegar a los 50 puntos.

-¿Al decir que Cervera es la base del proyecto está anunciando su renovación?

-No me gusta tener a un entrenador que sólo le queda un año de contrato. Al final de la temporada nos sentaremos con él para plantearnos un nuevo proyecto. Es un orgullo que  sea nuestro entrenador. La estabilidad al final debe dar resultado. Cervera, a sus 53 años, tiene una enorme capacidad de crecimiento, tiene la ilusión intacta.

-Decía usted antes que si no hay ascenso el objetivo volverá a ser el de los 50 puntos la próxima temporada. ¿No cree que puede causar cierto cansancio en la afición ese objetivo?

-Una cosa es querer ascender y otra perder la cabeza. No voy a vender burras. Si seguimos en Segunda hay que ser humildes e ir a por los 50 puntos antes de pensar en otra cosa. 

-¿No debería estar ya cerrado el asunto de la prima a los jugadores por el ascenso?

-No tiene por qué ser así. Es normal que haya conversaciones. Hay clubes que lo hacen antes y otros después. Por encima de todo, los jugadores luchan en cada partido por el objetivo aunque no haya prima. Los incentivos forman parte del mercado, los jugadores piden una cosa y el club da otra.

-Los jugadores piden prima por llegar al play-off. ¿El club está dispuesto a aceptar esa petición?

Más pronto que tarde habrá un acuerdo. El trato de la plantilla con el club es de diez. Los que ellos piden es lógico y la postura del club también es lógica. Los tres años que llevamos en Segunda ellos piden por el play-off, pero el objetivo es el ascenso. Aunque se discuta hay buen trato. El club tiene clara su posición y ellos saben cómo funciona el club.

-¿Si el Cádiz sube a Primera una cuota del mérito sería también para Pina y Cordero?

-Sería mezquino no reconocer la cuota de mérito de los dos. La filosofía es que todos los empleados tiene parte del mérito y así se reconocería. Todos son partícipes.

-La afición, o parte de ella, ha mostrado su malestar tras los últimos partidos. La promoción de 1.000 entradas a bajo coste no se vendió en su totalidad. ¿La gente se puede cansar si ve que se puede repetir la historia?

-La gente se agarra a lo último conseguido. Es bueno que sintamos presión para crecer. No me gusta que se pite al equipo, aunque no diré lo que la gente debe hacer. Lo mejor es que aliente como hace la mayoría durante cada partido. En cualquier caso, hay que saber jugar en cualquier circunstancia.

-¿Si no hay una excesiva afluencia de público estaría justificada la ampliación del aforo del estadio Carranza?

La afluencia de espectadores no puede cegarnos. Hay que saber leer las normas de los partidos y saber qué significa tener ambiente en el estadio. Si se logra el ascenso no se trata de subir el precio de los abonos. Cuando subamos habrá más expectación y hay que prever la opción de la ampliación. Es algo que se está estudiando. Hay varias opciones que oscilan entre un mínimo de 2.500 y una máximo de 6.000 plazas en la ampliación. Se está mirando las gradas, las partes medianas… 

-¿Con ayuda del Ayuntamiento?

-Las sociedades anónimas deportivas deben acostumbrarse a vivir sin dinero público.

-El Cádiz tuvo que afrontar el último partido sin Machís ni Manu Vallejo por compromisos con sus selecciones. Se suspende la Liga en Primera pero no en Segunda con todo lo que hay en juego. ¿Qué puede hacer para que no se vuelve a repetir?

-Si no adecuamos los calendarios de Segunda a los calendarios de la FIFA se empequeñece la Segunda División. Se quiere hacer crecer la Segunda pero es difícil si no se ajustan determinadas situaciones. Sabíamos que podía pasar lo de Machís y lo de Manu Vallejo fue una sorpresa agradable. El Cádiz es el único club que está en las comisiones delegadas de la Federación Española y la Liga y vamos a plantear el asunto para luchar para que no empequeñezca la Segunda División.

-El próximo inconveniente puede ser que el Cádiz llegue al play-off y Machís se tenga que ir con la selección de Venezuela. ¿Habría alguna posibilidad de que se quedase para esas hipotéticas eliminatorias de ascenso?

-Todo tiene su momento. Primero tenemos que clasificarnos y después se intentaría hacer algo para que estuviese con nosotros.

-Hablando de Machís, si el Cádiz asciende está fichado, pero si el club se queda en Segunda, ¿podría continuar en la plantilla?

-Si no subimos volvería a su club de origen y en ese caso se haría una negociación distinta. Haríamos cuentas y lo intentaríamos dentro del límite que tuviésemos. Habría que ver, no pienso en ello ahora porque ahora estamos en otra cosa.

-Es evidente que Álex Fernández no debe estar contento con su situación. ¿Ha llegado alguna oferta por él?

-Por Álex me llegan ofertas virtuales todos los días. Me dicen que lo quieren de todas partes, pero es un jugador nuestro. Será importante en el proyecto futuro. No hay negociación posible por Álex. Se trata de que lo disfrutemos.

-¿Y si el futbolista le dijera que se quiere ir?

-No se puede hablar de eso. Habrá qué ver pasa, pero el club tiene claro cuál es la respuesta en ese caso: su salida no es negociable. Es un jugador importante con contrato que lo queremos con nosotros. 

-Rober Correa acaba contrato en tres meses. ¿Su continuidad es complicada porque su representante es Vigueras, con quien usted no tiene buena relación y está en litigio con el club?

-Si esa situación es un obstáculo lo tiene que decir Vigueras. La realidad es que el club cuenta con el futbolista y le ha trasladado una oferta de renovación dentro de los parámetros en los que nos movemos. Él quiere renovar. Está centrado, habla con Óscar Arias de tú a tú. 

-¿Está al tanto de cómo le va a Álvaro García? ¿Habría alguna posibilidad de que volviese al Cádiz?

-No lo sé personalmente. La negociación de su traspaso se alargó y fue en contra de lo que a él le dijeron. Está jugando sobre todo en las segundas partes. Le saludé cuando jugamos en Alcorcón, vino a ver el partido. Es un gran chaval y le deseo lo mejor. En el Cádiz nunca tendrá las puertas cerradas, es un jugador que se se adapta a la forma de jugar que tiene el equipo.

-Además del Cádiz,querrá que ascienda el Osasuna. El club recibiría medio millón de euros más por el traspaso de Aridane.

-No pienso en ese incentivo, mi único pensamiento es que el Cádiz pelee por el ascenso.

-¿Tiene el Cádiz una estructura consolidada para estar en Primera División?

-El ascenso es lo que menos me preocupa si se trata de eso. Todas las personas que formamos la estructura tenemos capacidad y actitud. Eso no quita que ahora estamos al veinte por ciento de lo que me gustaría. El Cádiz necesita crecer en estructura y potenciarla y es algo que haremos. 

-¿Qué opina de la pancarta pidiendo su dimisión que aparece y desaparece de Fondo Sur?

-La pancarta la pone una persona que tiene libertad de expresión. En otros campos se retiran pancartas pero yo no lo hago, se puede expresar de manera libre. Mantengo una buena relación con Brigadas Amarillas, ellos cumplen con la normativa de la Liga, animan durante los 90 minutos sin parar y que una persona pida mi dimisión es una opinión libre. 

-¿Le interesa al club que el Cádiz B ascienda a Segunda B?

-Desde el punto de vista de gastos e ingresos sería costoso, pero tener al Cádiz B en Segunda B nos daría muchas posibilidades porque sería un escalón superior para jóvenes de la provincia que ahora se escapan. Sería una buena categoría para madurar más en su formación como futbolistas. Entre los chavales de la provincia y los que llegase de fuera se haría una buena mezcla. 

-¿Cómo van las gestiones para la ampliación de El Rosal?

-Estamos viendo para qué lado tiramos. Lo que sí tenemos claro es que tenemos necesidad de crecer. Ahora estamos en una superficie de 80.000 metros que se queda corta. Es una gestión prioritaria en la agenda. Me gustaría que la ampliación de El Rosal estuviese hecha antes de dos años. La operación incluiría una residencia multiusos. La inversión en la ampliación sería entre ocho y diez millones de euros. La cantidad que se invierta supondría una merma en el límite salarial de la plantilla y por eso debemos estudiar cómo encajar las piezas del puzzle. 

-En abril se celebra el juicio por el despido de Juan Carlos Cordero. ¿Hay alguna posibilidad de que antes se llegue a un acuerdo?

-No veo posible un acuerdo. Cada parte entiende que tiene su razón y será el juez quien decida sobre este asunto.

-¿Por qué despidió a Cordero?

-Perdí la confianza en él por cosas que podían afectar al primer equipo. Era preferible hacer un corte radical y desagradable antes de que la situación pudiese afectar al primer equipo y a la entidad.

-¿Cambió el modelo de la gestión deportiva tras la marcha de Cordero? Él afirma que ahora es usted el principal responsable deportivo.

-Lo que dijo fue una frase malintencionada. No quiero entrar en esos trapos. Los clubes grandes se rigen por estructuras que tienen independencia en la gestión y después hay un Consejo de Administración que toma decisiones estratégicas. No he elegido ningún jugador porque sería una barbaridad, para esto está la estructura deportiva. El director deportivo propone actuaciones en la parte deportiva. Ahora vamos todos a una, en eso sí ha cambiado el modelo, ahí sí tiene razón Cordero. 

-¿Le incomoda la presencia de Quique Pina en el estadio Carranza?

-Si no lo veo, mejor. Pero es algo que no me preocupa. Él es libre de ir a éste y a otros campos, que vaya donde quiera. 

-Pina dijo que usted quiere que él ingrese en prisión. ¿Es cierto que le desea eso?

-No me gusta ver a nadie en la cárcel y lo digo desde la dura experiencia de tener un amigo en prisión durante tres años. No le deseo ese mal a nadie como tampoco me gusta que me lo deseen a mí. Eso sí, en la vida se paga todo y cada uno acaba en su sitio. 

-¿Traicionó usted a Pina como él sostiene?

-El tiempo da y quita razones. 

-Pina no aceptó la propuesta que usted lanzó de comprar de sus acciones por parte de empresario americano. ¿Qué fue de aquel inversor del que nada se conoce públicamente?

-Hubo conversaciones hasta el pasado mes de diciembre con el inversor y entonces decidí que no era el momento de seguir. Es una opción que está aparcada por mi parte. Si surge una oportunidad como esa para que el club pueda tener estabilidad lo volvería plantear. 

-¿Y usted estaría dispuesto a vender su parte?

-Ni me lo planteo. Mi pensamiento es hacer un Cádiz grande más que ganar dinero y más pronto que tarde me quedaré solo. Hay varios procesos abiertos y ya se verá.

-¿Qué solución tiene el conflicto si usted es presidente pero con una minoría accionarial?

-Eso no es así. Administro Locos por el Balón, que tiene la mayoría. Estoy en mayoría y en breve tendré más mayoría. Repito que el tiempo da y quita razones. Las acciones no son mías ni de Pina. Locos por el Balón es una sociedad creada para ser depositaria de la mayoría de las acciones del Cádiz y eso no va a cambiar. Lo mantengo.

-¿Se plantea acometer una nueva ampliación capital en el club?

-Es una de las maneras que el club consiga que las inversiones no se conviertan en deudas. Estamos preparados para cuando sea necesario llevarla a cabo. 

-¿Le quita el sueño el juicio pendiente por el caso Invercaria?

-Estoy tranquilo. Es un juicio político y vamos a esperar a ver qué pasa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios