Cádiz CF | Marcos Mauro "Tengo claro que haber elegido Cádiz supuso mi mejor decisión"

  • El zaguero argentino se congratula del camino tomado hace dos años cuando salió del Villarreal

  • Lamenta que las lesiones le tengan parado más de la cuenta esta temporada

Marcos Mauro posa para 'Diario de Cádiz', mientras se apoya en un monumental escudo en El Rosal. Marcos Mauro posa para 'Diario de Cádiz', mientras se apoya en un monumental escudo en El Rosal.

Marcos Mauro posa para 'Diario de Cádiz', mientras se apoya en un monumental escudo en El Rosal. / MARCOS PIÑERO

Marcos Mauro López Gutiérrez tiene 28 años y vive su segunda temporada en el Cádiz. Este defensa que le gusta a cualquier entrenador, comparte apellidos con un ídolo del cadismo, Raúl López Gutiérrez, y es un jugador que hace ruido desde el silencio y la prudencia. Identificado con el proyecto deportivo y con la ciudad, este central argentino es defensor de San Lorenzo aunque en su corazón el Cádiz empieza a ganar un terreno importante. Las lesiones son su gran traba porque cuando está bien, Cervera le tiene muy en cuenta.

–¿Cuál es su momento actual y el del equipo?

–A nivel de conjunto no estamos teniendo unos resultados idóneos ni lo que queremos, y lo que nos puede preocupar es que no estamos alcanzando la idea que nos está transmitiendo el míster últimamente y no podemos llevar los entrenamientos a partidos. A nivel personal, últimamente un poco parado por las lesiones, pero a nivel general me comparo con el equipo. Si el equipo va bien, yo estoy contento y trato de seguir aportando.

–Cumple su segunda campaña en el Cádiz, ¿el balance qué le dice?

–Para mí es muy bueno. Haber elegido Cádiz cuando vine, supuso mi mejor decisión. La verdad que aquel verano cuando acabé contrato en Villarreal, creo que no me equivoqué en ningún momento con la decisión que tomé. He crecido a nivel personal, a nivel deportivo y, sobre todo, a nivel competitivo. El Cádiz y Cádiz me han hecho crecer muchísimo.

–La pasión de la afición cadista puede resultarle familiar si la compara con la de su Argentina natal, ¿no cree?

–Sería mentir si no le digo que cuando eliges Cádiz, eliges en base a la masa social y lo que te hace sentir la gente y como te apoyan. Yo cada vez que compito en Carranza, es para estar al límite en todos los sentidos y dar el cien por cien. Esta afición te obliga a estar muy concentrado. Es un plus que tenemos nosotros y que no poseen los equipos que nos visitan.

–Hábleme de la competencia tan brutal en su demarcación.

–Es complicado luchar con eso a diario, pero a la vez es bonito porque te hace sentirte orgulloso de ver en mi posición individualmente una gente brutal. Sergio (Sánchez) viene de Primera División; , Kecojevic está consolidado en Europa y ahora llegó un jugador con las condiciones de Pantic. Entonces lo piensas y compruebas que supone un orgullo y un reto muy grande por los compañeros que tengo.

–Si le pido que me destaque algo de cada uno...

–Kecojevic es una persona con la que coincido mucho. Él es un hombre con calma que en los momentos complicados de partido es muy seguro y da una fiabilidad brutal a la defensa. Y también te aporta el plus de cabeza, ya que sabemos que es muy certero. Sergio viene con la mente de élite y eso es verdad que es de agradecer y es importante. Tiene una calidad con el balón que eso se ve. Y Pantic es una mezcla de los dos. Tienen buen trato de balón y viene de equipos en los que se ha tratado bien el esférico, como el Villarreal y el Alavés. Sin olvidar que defensivamente es contundente. Entonces te das cuenta de que cada uno tiene su plus.

–Con todos ellos se entiende a la perfección. ¿Cómo lo hace?

–A mí, desde pequeño, me hicieron ver que para tratar de crecer y conseguir objetivos, tienes que adaptarte a todo. Y es lo que intento siempre. Y tengo la suerte de que puedo conseguirlo en muchos aspectos. Ayudo al que tengo al lado sin mirar quién está porque intento compenetrarme bien y que lo bueno entre todos sea defender.

–Llegó al Cádiz procedente de Segunda B, es decir, con poco cartel aunque su rendimiento demuestra que fue un acierto.

–Cuando vine aquí sabía que en Cádiz no me conocían porque había jugado en otros grupos de Segunda B. Venía de la cantera del Villarreal y no tenía línea directa con Cádiz. Para mí fue bueno, y cuando fiché dije que no me quería comparar a nadie ni venir con un estatus. Quería demostrar lo que yo podía dar y a partir de ahí que la gente juzgue lo que piense.

–Tiene contrato hasta el año que viene. ¿Se ve más años de amarillo cadista?

–Por ahora tengo contrato aquí y estoy feliz con mi trabajo y en el vestuario, y es un sitio muy bonito para crecer.

–¿Qué me dice de Álvaro Cervera, ahora que hay ciertas quejas de sus decisiones?

–Para Álvaro (Cervera), sólo tengo palabras buenas. Personalmente para mí, siempre fue justo conmigo, que eso es complicado para cualquier jugador. De él, lo que más destaco es la sinceridad. Álvaro, lo que transmite fuera es lo que dice dentro. No se guarda pensamiento y te dice lo que es y como es. Creo que es una persona que hay que tenerla cerca porque te transmite tranquilidad en momentos de desesperación. Cuando se cree que estás relajado, te da esa chispa necesaria.

–Da la sensación de que encaja a la perfección con lo que él exige...

–Yo siempre intento hacer las cosas bien y no irme de guión. Siempre en mi vida he sido así e intentar que las cosas que se tienen que hacer bien, salgan bien, y las que no, no hacerlas. Álvaro (Cervera) es muy de ese estilo, le gustan las cosas bien hechas y que se tengan las ideas claras.

–Creo que su virtud es que sabe hasta dónde puede llegar sobre el terreno de juego. ¿Me equivoco?

–Pienso que es por momentos; hay momentos en los que te ves capaz de arrancar con el balón o, por ejemplo, dar una carrera. Pero es cierto que en muchas ocasiones en el afán de protagonismo de uno mismo puede venir una mala interpretación para el equipo, una mala elección. Soy un jugador de equipo y el equipo me pide que defienda, que dé tranquilidad atrás. Todos mis esfuerzos están centrados en ese sentido. Y luego dar el balón a los que en realidad saben jugar a esto y que son los que ponen la magia.

–Voy al grano, sin anestesia. ¿Va a jugar el equipo la fase de ascenso?

–Confío que sí. Formamos un grupo que lo merecemos por todo lo que damos sobre el campo y por todo lo que entrenamos... Por todo lo que somos en conjunto con el club y la afición. Y a raíz de ahí, tenemos que encadenar rachas y demostrarlo dentro del terreno de juego cada partido. Y al final esperemos que llegue esa recompensa.

–Se les acusa de relajación y conformismo tras obtener la permanencia.

–Personalmente creo que tenemos que saber mantener la vara de medir. El aficionado es libre y da su opinión de lo que quiera. Nosotros tenemos que saber medir el momento porque estamos luchando arriba aunque es verdad que no venimos de buenas actuaciones. Cuando encadenemos una racha, todo va a ser más tranquilo. Y la gente volverá a confiar como ha confiado siempre. Creo que es importante dejar las dudas atrás.

–No me negará que habrá pensado en cómo sería un ascenso a Primera...

–Se me pasa por la cabeza y sólo con pensarlo se me ponen los pelos de punta. Creo que podría ser una locura. Hablan de lo que fue el Cádiz en Primera la última vez y eso tiene que ser un sueño.

–Vamos a dar un gran salto sobre el 'charco' que le separa de su Argentina natal. ¿Qué queda de su etapa allí?

–Sobre todo mi infancia. Crecí en un pueblo muy humilde y jugaba en equipos de barrio. Recuerdo un gran amor a la patria, los familiares... Era todo muy campechano. Me ayudó a ser como soy hoy.

–Esa patria ha quedado seriamente manchada, en lo futbolístico, con los graves incidentes entre River y Boca, en la Libertadores. ¿Está de acuerdo?

–Sin lugar a dudas perdió el fútbol. Mucha gente confunde fanatismo con otra cosa que es violencia. Muchas veces, como hinchas argentinos, nos creemos que por más fanatismo y líos que se monten fuera, va a ser mejor para el equipo. Pero al final es lo contrario. Fue una desilusión grande para el fútbol argentino y para el fútbol sudamericano.

–¿Le han contado que en la temporada 2004-05, la última del Cádiz en Primera, Leo Messi pudo venir al Cádiz cedido?

–Lo leí el año pasado en una noticia. Me sorprendí mucho y pensé en ese momento hasta dónde puede llevar la elección de un entrenador. Se quedó allí porque al final lo decidió Rijkaard, pero creo que Messi hubiera agradecido haber pasado un año en el Cádiz como contacto con el fútbol profesional. Pero, lo cierto, es que luego no le ha ido nada mal (risas).

–¿Maradona o Messi?

–Es difícil. Pero el fútbol actual lo veo y me quedo con Messi. El fútbol mejora año a año y cada vez es más difícil. Messi es brutal y sabes que te puede hacer cosas que no hace nadie. Darwin (Machís) me lo comentaba hace poco porque se ha enfrentado a él (Argentina-Venezuela). A Argentina le falta crear un buen grupo alrededor de Messi a nivel deportivo que sea capaz de acompañarle.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios