Cádiz - Huesca | El rival El Huesca, un equipo nuevo y solvente

  • El conjunto aragonés, que ha remozado casi por completo la plantilla con la que compitió la pasada temporada en Primera, se ha metido arriba gracias sobre todo a su sistema defensivo

El Huesca sufrió para vencer por la mínima el pasado fin de semana al Girona en El Alcoraz.

El Huesca sufrió para vencer por la mínima el pasado fin de semana al Girona en El Alcoraz. / SD Huesca

La SD Huesca comparece este miércoles en el Ramón de Carranza como un rival que en el arranque de temporada ha confirmado los pronósticos que le situaban como uno de los grandes favoritos para luchar por las plazas de privilegio, bien las del ascenso directo, bien las del play-off. Tras ocho jornadas, los aragoneses han conseguido cinco victorias y han cosechado tres derrotas. 15 puntos que les mantienen en la cuarta posición, a cuatro de un líder al que rinden visita y con el que comparten como denominador común su prioridad por el sistema defensivo.

En efecto, los oscenses igualan con el Zaragoza en el primer puesto de la clasificación de conjuntos menos goleados de la división de plata, con cuatro tantos encajados en otros tantos encuentros. La solvencia como bloque es su principal arma. A Míchel, como también sucede con Álvaro Cervera, le gustan los partidos cerrados, en los que ocurren pocas cosas. Sólo así se entiende que en siete de los ocho disputados el resultado final haya sido de 1-0. La excepción, el triunfo sobre el Deportivo (3-1). En los demás casos, éxitos ante Las Palmas (0-1), Sporting de Gijón (1-0), Extremadura (0-1) y Girona (1-0) y fracaso frente a Almería (1-0), Numancia (1-0) y Albacete (0-1), el único revés encajado en El Alcoraz.

En su último compromiso, con el Girona, un adversario que busca la portería con futbolistas de la talla de Stuani, Jonathan Soriano, Marc Gual o Samu Saiz, según las estadísticas oficiales que facilita la Liga de Fútbol Profesional (LFP), el Huesca únicamente concedió un disparo entre los tres palos, un remate que ni siquiera obligó a intervenir al guardameta. Una semana antes, en Almendralejo, el buen hacer de los centrales Pulido y Josué Sá bastó para maniatar a un Extremadura que tiró ocho veces al marco y que erigió a Álvaro en salvador de los suyos.

Los aragoneses atacan y defienden con 11, un argumento del que se siente orgulloso su entrenador y que convierte al colectivo en el gran peligro, por encima de cualquier individualidad por destacada que sea. En ese sentido, el choque de dos estilos similares en la capital gaditana se presenta apasionante.

Dicho esto, también llama poderosamente la atención que el Huesca de este curso no tiene nada que ver con el que compitió hace un año en la máxima categoría del fútbol español. De hecho, de los 32 futbolistas que llegaron a formar parte de aquel plantel, a día de hoy sólo permanecen en el vestuario cinco de ellos. Por líneas, la portería y la delantera han sido completamente desmanteladas y cuentan con caras nuevas, mientras que en la defensa siguen tres, Insúa, Luisinho y Pulido, y entre los centrocampistas, dos, Ferreiro y Javi Galán.

Precisamente uno de los zagueros que sumó bastantes minutos con la elástica azulgrana, Carlos Akapo, aterrizó este verano en la Tacita de Plata, aunque por el momento no ha podido debutar porque se encuentra en fase de recuperación de una lesión de larga duración. Por el contrario, un ex cadista, Eugeni, forma parte del proyecto oscense, si bien no está copando el protagonismo que tuvo en el Albacete.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios