Fútbol | Segunda División B

El Cádiz B se rearma y tumba al Yeclano (2-0)

  • Los amarillos recuperan sensaciones con un triunfo justo gracias a los goles de Sergio Pérez y Nieto.

Sergio Pérez celebra con sus compañeros el primer gol. Sergio Pérez celebra con sus compañeros el primer gol.

Sergio Pérez celebra con sus compañeros el primer gol. / JESÚS MARÍN

Segunda victoria en las últimas nueve jornadas de un Cádiz B que acabó siendo superior al Yeclano Deportivo, un rival que se presentó en el Ramón Blanco como segundo clasificado. Los amarillos fueron de menos a más y no cometieron los errores de otras veces. Todo ello con un once lleno de bajas y con gente muy poco habitual, lo que otorga más méritos al 2-0 final.

Después de jugar el miércoles en Murcia y con problemas físicos afectando a varios jugadores, Pavón refrescó la alineación dando minutos a gente que venía actuando menos como Idrissa Thiam y Franco, así como mantener en el equipo a Sergi Fernández tras su primera titularidad el miércoles pasado.

La primera media hora transcurrió sin un dominador claro después de que el Yeclano saliera presionando y con más ahínco, mientras que el filial trataba de sorprender con balones largos a cargo de Moi y Saturday. Tuvo una llegada buena el cuadro visitante en un córner que sacó Carlos Felipe y que, libre de marca, cabeceó Tonete en el segundo palo salvando Cristian Arco, que recuperaba la titularidad. Otra vez el balón parado tan temible para los amarillos.

Sin embargo, en este punto del encuentro se desequilibró la balanza en una llegada de Nieto que resolvió en primera instancia el portero aunque ni él ni sus compañeros pudieron poner coto al posterior chut ajustado desde fuera del área de Sergio Pérez, que abría la cuenta.

El primer periodo se fue con susto grande al ver Héctor Camps adelantado a Cristian Arco y tratar de sorprenderle por arriba casi desde la línea divisoria, si bien el balón se fue levemente alto. Así se cerraba una primera mitad igualada que sólo rompió el tanto de Sergio Pérez. El Yeclano mostraba en dosis pequeñas sus sorprendentes credenciales que esta campaña le tienen arriba, en el grupo de los mejores a pesar de ser un recién ascendido. Y el Cádiz B trataba de ser más contundente en labores defensivas, a la par que apelaba a Javi Navarro y Sergio Pérez para romper el choque por los extremos.

La reanudación presentó a un conjunto gaditano metido en el campo de los murcianos y con Nieto robando la cartera a Héctor Camps para alcanzar la línea de fondo en busca de Sergio Pérez. Estaban cómodos los de Pavón y, además, enchufados para evitar cualquier punto de falta de concentración. Al menos en esos primeros minutos de la segunda parte se palpaba un Cádiz B más entero y perfectamente liderado desde atrás por Moi.

Apenas sufría el conjunto cadista y tenía la virtud de buscar espacios en sus rápidos ataques. Lo demostró Idrissa en un pase genial a Sergio Pérez que provocó un mano a mano que salvó Kleemann, cuyo rechace mandó Javi Pérez al lateral de la red. Y como el reloj avanzaba imparable, desde el banquillo del Yeclano apostaron por Iker Torre, un delantero de casi 1,97 metros que podía ser letal en el balón parado.

El Yeclano no era capaz de generar peligro y, sin embargo, tuvo el empate en un garrafal error en una cesión de Iván Robles que dejó a Tonete solo ante Cristian Arco, quien salvó el peligro con la ayuda de Saturday. Los fallos han costado ya muchos puntos al filial este curso.

Pavón empezó a mover el banquillo y retiró a un cansado Idrissa para que debutara Nico, sin minutos hasta el momento esta campaña. Idrissa dejó tras de sí un muy buen trabajo. No fueron variantes tácticas notables pero llegó el segundo tanto de los locales en una contra que inició Javi Navarro en un dos contra uno que resolvió Nieto fusilando al cancerbero del Yeclano. Pavón se percató que debía seguir haciendo cambios y retiró a Javi Navarro antes de que pudiera ver una segunda amarilla, dando entrada a Hernán Lino.

Se empezaba a gustar el Cádiz B tocando con claridad y clase en la zona de tres cuartos para desesperación del rival, incluso gozando Sergio Pérez de otro mano a mano en el que tardó en resolver y se le echó un adversario encima.

Se agotaron los minutos con la sensación de que podía estar más cerca el tercer tanto que el primero de los murcianos y con la seguridad de una victoria justa, muy trabajada y que supone un plus para el filial además de la suma de tres puntos que cortan una mala racha.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios