Cádiz - Huesca | Ambiente en Carranza Y Baena volvió a pisar el césped

  • El ex delantero cadista realiza el saque de honor en el primer partido de un mes marcado por los homenajes que el club le ha programado

Paco Baena realiza el saque de honor en compañía de su nieto. Paco Baena realiza el saque de honor en compañía de su nieto.

Paco Baena realiza el saque de honor en compañía de su nieto. / Jesús Marín

Jornada de entresemana, primer partido del mes, encuentro de altura en el Ramón de Carranza entre el líder y el cuarto clasificado y protagonismo para un grande de la historia del Cádiz. Paco Baena, delantero de referencia en dos etapas, a finales de los 60 y en la década de los 70, vivirá su particular octubre rojo con un calendario marcado por diferentes actos que le ha programado el club y que arrancaron este miércoles con el saque de honor. Todo un honor para una auténtica leyenda viva que sucede con esta segunda entrega a otro mito, Pepe Mejías.

El máximo goleador histórico del conjunto gaditano volvió a pisar el césped de la que fue su casa, de la que, en realidad, siempre ha sido su casa. Ilusionado y sobre todo nervioso en los prolegómenos, saltó al campo acompañado por su nieto, como hacía semanas había anunciado que haría. Momento entrañable, sin duda. Inolvidable para la familia, con toda seguridad.

Como no podía ser de otra manera, el estadio se volcó con Baena, aplaudido antes y después de golpear en el círculo central el balón como en tantas ocasiones hizo, las más de las veces en el área, con la elástica amarilla.

Gracias a un homenaje que llega tarde pero a tiempo, Paco disfrutó con unos minutos de gloria y tuvo la oportunidad de devolver el cariño mostrado por la hinchada con un saludo cariñoso, visiblemente emocionado. Lógico para quien defendió como pocos el escudo del equipo de su tierra como futbolista y como entrenador de la cantera e incluso en el primer equipo como segundo del desaparecido Ramón Blanco.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios