Cádiz

"No voy a dejar de estudiar nunca"

  • Matilde Domínguez es la primera alumna de Educación Permanente de Adultos que recibe el Premio a la Mejor Trayectoria Estudiar ha sido su "terapia" tras la muerte de uno de sus hijos

"Estoy acostumbrada a perder, así que imagínate cómo he recibido este premio. Es la primera vez que gano algo". Estas palabras, hilvanadas con un hilo de sonrisa, las ofrecía ayer Matilde Domínguez Herrera, a quien el Consejo Escolar Municipal ha distinguido por su trayectoria como alumna de Educación Permanente de Personas Adultas. Mati, de 49 años, fue homenajeada ayer tarde en el Ayuntamiento de Cádiz junto a otros estudiantes de Educación Secundaria, Bachiller y Formación Profesional que han destacado no sólo por sus notas, sino también por su comportamiento ejemplar y su tesón.

Este año es el primero que los Premios y Distinciones a la Mejor Trayectoria Escolar del curso 2012/2013 recae en un alumno de Educación Permanente para Personas Adultas. La gaditana concluyó el pasado curso ese nivel educativo con un 6,63 de nota media. Pero su calificación es lo de menos, queda relegada a un segundo plano cuando ella misma comparte su historia, cuando cuenta que estudiar ha sido su tabla de salvación. A ella se agarró en un momento de su vida en el que se hundía en esa densa depresión que cubre a toda aquella persona que ha perdido a un hijo. "Estudiar -afirma- ha sido mi terapia". "Mi hijo murió con 22 años. Justo el próximo lunes, 6 de octubre, hará siete años. Por entonces, yo estaba matriculada en Secundaria, pero lo tuve que dejar... He estado en tratamiento mucho tiempo... Y en 2010, después de fallecer mi madre, decidí retomar los estudios porque necesitaba distraer mi mente, mantenerla ocupada. Necesitaba esa terapia". Así que concluyó la Secundaria y posteriormente se matriculó en el Instituto Provincial de Educación Permanente de la Provincia de Cádiz, en Puntales. Pero ahí no acaba la cosa. Mati acaba de iniciar el grado superior de Integración Social en el IES Columela. "No voy a dejar de estudiar nunca. Si no estudio, parece que me falta algo. Incluso me pongo de mal humor". A la satisfacción de aprender y ejercitar la mente, la estudiante suma también el bienestar personal que le produce estar rodeada de gente joven. "Con los jóvenes me llevo estupendamente. Eso también me ha ayudado a superar la muerte de mi primer hijo".

La premiada no ocultaba ayer su alegría. Reconocía estar "muy contenta" por el premio a la Mejor Trayectoria Escolar 2012/13 (consistente en un ordenador portátil), y aprovechó para "animar a la gente" a que dé el paso de estudiar o retomar los estudios. "Hay que aprovechar la vida y no perder el tiempo", alentó Mati.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios