Trifulca en el comienzo de la venta de localidades Incidente en la taquilla del Gran Teatro Falla por unas entradas para el concierto de Vanesa Martín

  • La Policía tiene que intervenir en la discusión entre el padre de una joven y otras dos chicas por el lugar que ocupaban en la cola

La Policía en la taquilla del Gran Teatro Falla intenta aclarar el incidente. La Policía en la taquilla del Gran Teatro Falla intenta aclarar el incidente.

La Policía en la taquilla del Gran Teatro Falla intenta aclarar el incidente. / T. G.

Comentarios 9

La venta de entradas para los espectáculos que conforman la próxima temporada de teatro no ha podido comenzar de forma más polémica. Así, a la cuestionada decisión de sólo aceptar pago con tarjeta en taquilla, esta mañana de 23 de julio, en su apertura se ha producido un incidente que ha acabado con el padre de una seguidora de Vanesa Martín empujando e increpando a otras dos jóvenes por conseguir unas entradas para el concierto de la artista malagueña en el Gran Teatro Falla. El origen de la trifulca, según señala una de las partes implicadas, ha sido la posición en la cola tras la llegada de dos chicas a primera hora de la mañana para ocupar el lugar que les estaban reservando otras dos jóvenes.

Efectivos de la Policía Nacional, tras ser avisados por todas las partes implicadas y por los responsables del coliseo, han tenido que intervenir en el incidente que se ha producido apenas unos minutos antes de la apertura de la venta de entradas en la taquilla de la plaza Fragela. Así, una joven seguidora de Vanesa Martín y su padre ocuparon una parte de la taquilla mientras que otras dos jóvenes, que habían llegado antes, defendían que ese lugar era el de otras dos compañeras a las que le estaban haciendo el relevo. Al intentar las jóvenes recuperar ese lugar se ha formado la trifulca en la que el hombre las ha empujado en varias ocasiones.

Según la versión ofrecida a este medio por una de las partes intervinientes en el conflicto, la joven que acudió a la taquilla con su padre llegó por la noche a la taquilla del Gran Teatro Falla y allí ya estaban haciendo cola las otras dos chicas. Allí, señala esta joven, comenzaron a charlar, momento en el que las dos compañeras de fila le dijeron que "por la mañana iban a venir otras dos chicas", a lo que le contestó que "no me parecía justo que se pusieran delante". Ante esto, indica que a la hora de la apertura de las taquillas "sabían que no estaba conforme", por lo que cuando se pusieron las entradas a la venta cada una de las partes se fue para cada una de las ventanillas habilitadas. En esta momento, afirma esta implicada que "me puse para adquirir mis entradas y ellas -por las jóvenes a las que le habían guardado el sitio- decían que iban primeras. Yo intenté explicarles que no era así". Tras esto, asegura que se sucedieron insultos, empujones y arañazos por parte del otro grupo implicado, negando que fueran ella y su padre los que iniciaron la trifulca. 

Según María y Silvia, las otras dos jóvenes implicadas en estos hechos, ellas llegaron a las diez de la noche de ayer a las puertas del Gran Teatro Falla, mientras que el hombre y su hija llegaron "sobre las dos de la mañana" a la plaza Fragela "y se quedaron en su coche a pasar parte de la noche". "A nosotras, que ellos lo vieron y, además, que nos conocen de otros conciertos, nos dieron el relevo otras amigas, como se hace siempre en los conciertos cuando pasas la noche. Y, de todas formas, es que no dijeron nada. De hecho, a las siete de la mañana padre e hija se fueron a desayunar tan normales y cuando iban a abrir la taquilla, el hombre se ha puesto delante con los brazos en cruz y diciendo que no íbamos a pasar, y nos ha empujado varias veces y metido hasta los codos, vamos", relataban las muchachas que no podían contener las lágrimas.

Según fuentes de la Policía Nacional, cuerpo que ha intervenido en este suceso, "ha sido una discusión donde, efectivamente, ha habido empujones entre ellos". "Los compañeros han tomado los datos de una y otra parte pero, por ahora, no hay denuncias presentadas", informan.

Cuando llegó la Policía, la situación se pudo aclarar y las chicas pudieron comprar las entradas, hecho que fue muy aplaudido, literalmente aplaudido, por las personas que integraban la fila que llegaba casi hasta el arco del hospital San Rafael. Por otro lado, según la joven a la que acompañaba su padre, la Policía obligó a las jóvenes que habían llegado por la mañana (las que hicieron el relevo) a cambiar sus entradas con esta chica.

La venta de entradas, tanto en taquilla como en la web de tickentradas, se tuvo que retrasar unos diez minutos debido a este incidente.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios