Plan de vacunación
  • El Consorcio pone a disposición de las autoridades sanitarias más de 76.000 metros cúbicos por si fuera necesario espacio para guardar las dosis

  • El delegado Fran González ha enviado cartas a la Junta y al Estado

Más de 10.000 palés de frío para almacenar vacunas del Covid en la Zona Franca de Cádiz

La zona de palés de la nave 24, la que ocupó durante algún tiempo Procosur, y que puede almacenar productos en frío. La zona de palés de la nave 24, la que ocupó durante algún tiempo Procosur, y que puede almacenar productos en frío.

La zona de palés de la nave 24, la que ocupó durante algún tiempo Procosur, y que puede almacenar productos en frío.

Julio González

Escrito por

· Melchor Mateo

Redactor jefe

La Zona Franca de Cádiz anunció hace unos días que había ofrecido sus instalaciones de frío para cubrir una eventual necesidad de este tipo de espacios para almacenar la vacuna del Covid 19.

Para ello, el delegado del Estado en la Zona Franca, Fran González, había enviado sendas cartas al consejero de Salud en la Junta de Andalucía, Jesús Aguirre, y a la delegada del Gobierno central en la comunidad, Sandra García, en las que les ofrecía estas instalaciones en el caso de que el SAS (Servicio Andaluz de Salud) necesitara almacenamiento adicional al que ya pueda tener previsto en su Plan de Vacunación.

El Consorcio cuenta con instalaciones en Cádiz dentro del recinto fiscal y en la Bahía de Algeciras con el depósito franco con bastante capacidad de almacenamiento de frío que podría albergar el estocaje de algunas de estas vacunas si fuera necesario.

En el recinto fiscal las dos grandes instalaciones son las llamadas naves 23 y 24. La primera de ellas es la que ocupó durante cerca de ocho años Caladero, la empresa que servía los productos de pescados y mariscos a Mercadona, y la otra es la de entonces la firma gaditana de congelados Procosur.

A ellas hay que unirles la predisposición que han mostrado algunos de los operadores que están en la Zona Franca y que tienen instalaciones de frío por si hiciera falta, almacenar también vacunas del Covid 19 en sus instalaciones.

Fran González asegura que esta iniciativa que ha tenido la Zona Franca “está condicionada a las necesidades de la autoridad sanitaria” tras la carta que se le escribió hace dos semanas, No obstante, con ello lo que quieren es que tengan conocimiento “de la total disposición para colaborar en la medida de nuestras posibilidades”.

En el recinto fiscal de la capital gaditana se cuenta con una superficie para frío de 8.662,72 metros cuadrados y un volumen de 76.038,36 metros cúbicos y una capacidad para almacenamiento de 10.169 palés.

Por su parte, en la Bahía de Algeciras, el Consorcio tiene en el Puerto el Depósito Franco con una superficie cubierta de 8.400 metros cuadrados, de los cuales 600 son de frío y con una capacidad para 400 palés.

La Zona Franca cuenta con numerosas instalaciones para el frío, como la que aparece en la imagen. La Zona Franca cuenta con numerosas instalaciones para el frío, como la que aparece en la imagen.

La Zona Franca cuenta con numerosas instalaciones para el frío, como la que aparece en la imagen. / Julio González

La nave 23 es una planta de procesado de productos de mar y según el propio Consorcio, en la actualidad hay varias empresas interesadas en hacerse con ella para devolverla a la actividad. Esta tiene una superficie para frío de 3.969,31 metros cuadrados y un volumen de 28.662,36 metros cúbicos entre frío negativo (por debajo de los cero grados) y positivo. La capacidad que tiene esta nave es de 3.289 palés. En la antigua Caladero hay posibilidad de metros cuadrados para tener frío a 8 grados; otra zona de cero a cinco grados y también de hasta menos 25 grados.

La 24, es decir, la de Procosur, se encuentra en un proceso de adjudicación que no está todavía culminado. Esta es aún mayor que la otra, ya que puede ofrecer un total de 12.173 metros cuadrados y, al igual que la otra, cuenta con capacidad para frío positivo y negativo y la posibilidad de albergar 4.405 palés.

Sólo con el espacio que pueden acoger estas dos naves habría caso capacidad para poder almacenar casi todas las vacunas de España.

Después están las naves 21 y 12, que son de empresas que s encuentran instaladas en la Zona Franca de Cádiz. Una de ellas tiene incluso una cámara que puede almacenar productos a menos 60 grados, que son una de las condiciones que tenía una de las vacunas que está ya en su fase final, la de Pfizer. Esta aporta 2.417 metros cuadrados de naves, aunque destinadas al frío son 755.

La otra es la nave 12 y cuenta con una superficie total de frío de 1.530 metros cuadrados y tiene la posibilidad de cámaras con frío positivo y también negativo, en este caso hasta menos 25 grados centígrados.

A todo ello hay que unirle unas pequeñas cámaras en las instalaciones de Servicios Documentales de Andalucía (SDA), también en el recinto interior, dedicada a la custodia, digitalización y destrucción de archivos. Cuenta con una cámara de congelación de 24 metros cuadrados y capacidad de 80 metros cúbicos con temperaturas de menos 18 a menos 30 grados. Esta cámara se destina a tratamiento de documentación dañada por agua o para uso preventivo de plagas. Además tiene una zona climatizada de 212 metros cuadrados adaptable a distintos tipos de frío y control de humedad.

Sistemas de medición de temperaturas en las antiguas naves de Caladero. Sistemas de medición de temperaturas en las antiguas naves de Caladero.

Sistemas de medición de temperaturas en las antiguas naves de Caladero. / Julio González

El actual estado de las vacunas hace que es que en los primeros meses del año que viene empiecen a poner las dosis. En este sentido, la Agencia Europea del Medicamento tiene previsto dar luz verde a la vacuna de Pfizer a final de mes y previsiblemente autorizará la vacuna de Moderna a mediados del mes de enero. Además de estas dos se encuentra la de Oxford y cada una de ellas es decisiva la temperatura de conservación del producto, por lo que llevar las vacunas a todos los rincones del mundo va a suponer “un desafío logístico con pocos precedentes”, tal y como señala Fran González.

Por ejemplo, la Universidad de Oxford ha comunicado que su vacuna experimental se mantiene en el frigorífico a temperaturas entre dos y ocho grados y, por lo tanto, se puede distribuir utilizando los canales ya existentes para otras

La inyección de Pfizer, hasta hace unos días necesitaba temperaturas ultra frías, de unos 70 grados bajo cero, aunque la empresa ha intentado solucionar y parece que con éxito mejorar las condiciones.

Por último, el producto de Moderna está en el término medio entre las dos anteriores, es decir, su vacuna experimental permanece estable al menos seis meses a 20 grados bajo cero y aguanta 30 días en la nevera, con temperaturas entre los dos y los ocho grados-

Fran González asegura que la Zona Franca cuenta con instalaciones amplias de frío que no sólo pueden servir para las vacunas y para empresas alimentarias, sino también para materiales compuestos que necesitan temperaturas controladas. En este sentido, la Zona Franca está valorando la posibilidad de hacer inversiones en el mismo recinto fiscal para poner a disposición de las empresas más instalaciones de frío,. a las ventajas impositivas en el recinto fiscal se le añaden también las energéticas con el proyecto que se va a llevar adelante de autoconsumo con los paneles solares, algo que es importante para empresas que necesitan mucho consumo de energía.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios