Consejo de Administración de la APBC

El muelle aprovecha la demolición de la Comandancia para recuperar suelo

  • La Autoridad Portuaria adelanta la valla 25 metros y retoma un espacio que siempre fue suyo pero que se hallaba fuera del puerto · Otros 2.500 metros quedan a disposición de la obra de la Plaza de Sevilla

Cuidado. Los borrachos deberán extremar estos días la precaución para no darse un pellejazo con la reja del muelle.

La crónica carnavalesca lo recogía en su concurso del año 92 gracias a la chirigota del Selu, Ubera y Yuyu. En aquel entonces, el puerto cedió suelo a la ciudad y optó por retranquear la verja diez metros, provocando así el "cago en los muertos de quien ha echao la reja pallá diez metros". Por eso esa llamada a la ciudadanía.

Ahora ocurre al contrario, porque la Autoridad Portuaria, la culpable del pellejazo de esos históricos 'Borrachos' ha aprovechado el derrumbe de la Comandancia de Marina y la construcción del monumento al Bicentenario en la Plaza de Sevilla para adelantar la verja y recuperar así un suelo que siempre fue suyo.

Pero realmente para entender este litigio hay que remontarse a 2006, fecha en la que fue aprobado el nuevo Plan de Uso de los Suelos Portuarios, en el que quedaron fijados los nuevos límites de dominio portuario del muelle de Cádiz. A resultas de ese acto administrativo, que contó con el informe favorable por parte del Ayuntamiento, la frontera virtual puerto-ciudad quedaba establecida a unos 50 metros de donde estaba hasta ahora la valla. Pero como dentro de esos 4.500 metros cuadrados se ubicaban la Comandancia de Marina, la Casa del Mar, Estigades y la Guardia Civil, se llegó al acuerdo de dejar fuera de la verja todo ese espacio.

De ese suelo, posteriormente, en 2009, otro acuerdo entre el puerto y el Ayuntamiento indica que unos 2.500 de esos 4.500 metros quedarían englobados dentro del patrimonio portuario pero que serían cedidos a la ciudad cuando fuera necesario para el desarrollo del proyecto de la futura plaza intermodal.

Y ahí quedó la cosa en 2009, con 2.000 metros cuadrados de suelo portuario fuera del muelle y otros 2.500 dispuestos para su cesión futura a la ciudad.

Y ahora ha sido el momento para que la verja haya, por fin, regularizado su ubicación y ahora sí delimite realmente el suelo real para el uso de los portuarios.

Gracias a la recuperación de esa pastilla, se evitará un estrechamiento que ha sido en ocasiones criticado por operatividad y por seguridad.

Rafael Barra destacó ayer lo que calificó como una "paradoja". La Autoridad Portuaria lleva años recurriendo contra el Ayuntamiento de Cádiz por el hecho de que se le está exigiendo el pago del IBI por esos 4.500 metros de suelo (de hecho cuenta con tres referencias catastrales distintas).

Recordar que el puerto ha cedido también una pastilla de más de 5.000 metros cuadrados que acogerán, si así se estima, una futura Comandancia, y las futuras Casa del Mar, Guardia Civil y Estigades. El puerto podrá vender el suelo que quede libre siempre que sea para acoger edificios administrativos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios