Huelga en instalaciones municipales

Los trabajadores afectados por los servicios municipales del deporte irán a la huelga

  • Comenzarán la última semana de febrero debido a que el IMD ha sido incapaz de sacar adelante los nuevos pliegos

La piscina de Astilleros es una de las instalaciones municipales afectadas por la huelga. La piscina de Astilleros es una de las instalaciones municipales afectadas por la huelga.

La piscina de Astilleros es una de las instalaciones municipales afectadas por la huelga. / Joaquín Hernández Kiki

Comentarios 5

Los trabajadores de los servicios de los diferentes pliegos de condiciones del Instituto Municipal de Deportes (IMD) han convocado una huelga indefinida que se iniciará en la última semana del mes de febrero y que afectará a unos 200 empleados.La convocatoria de la huelga se va a llevar a cabo por “la situación de incertidumbre” en la que se encuentra la elaboración de los pliegos de todos los servicios técnicos afectados.

Los representantes de los trabajadores ven que no avanza la licitación y ya asumen que los pliegos no se adjudicarán en el presente mandato “por una incapacidad más que manifiesta de los responsables del IMD”.

Así, afirman que estos pliegos afectan a todas las instalaciones deportivas de la capital gaditana y llevan caducados durante años sin que el IMD haya sido capaz de elaborar, consensuar y aprobarlos.

Por ello, por lo que aseguran que es “una manifiesta incapacidad” y al ver que no hay “la solvencia necesaria” para sacarlos adelante es por lo que afirman que se ven “obligados” a convocar una huelga de carácter indefinida que dará comienzo a partir de la última semana de febrero.

En el caso de que la huelga se lleve a efecto afectaría a instalaciones como el Complejo Ciudad de Cádiz, el Centro Náutico Elcano y la piscina de Astilleros, entre otras.

La Concejalía de Deportes está dirigida en la actualidad por el edil Adrián Martínez de Pinillos, uno de los ediles que ha originado en los últimos tiempos diversas polémicas relacionadas con el deporte, como la falta de unos banquillos en el campo Manuel Irigoyen. que trajeron consigo unas vergonzantes imágenes con un grupo de chicos sentados en unos bancos sin cubrir con la simple protección de unos plásticos a modo de chubasqueros mientras les caía una manta de agua. La otra tuvo lugar por las quejas de una asociación que trabaja con discapacitados por no haber podido conseguir unas instalaciones para entrenar acorde a sus necesidades.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios