Cambio climático

El mar gaditano deja en evidencia a los estudios de la NASA y el CSIC

Los bañistas, en la antigua  torta de hormigón protegiéndose de la marea alta en La Victoria.

Los bañistas, en la antigua torta de hormigón protegiéndose de la marea alta en La Victoria. / D.C.

La NASA afirma ahora que en 2100, el que lo vea, el nivel del mar en Cádiz habrá crecido 75 centímetros. Hace meses el CSIC anunciaba otro estudio sobre el recorte de las costas por el efecto de las mareas crecientes. Y cada dos por tres se conoce un informe nuevo sobre maremotos y tsumanis que nos afectan directamente.

La marea y las históricas casetas de madera en La Victoria. La marea y las históricas casetas de madera en La Victoria.

La marea y las históricas casetas de madera en La Victoria. / D.C.

Nada de eso es nuevo para Cádiz. En una elecciones municipales el PSOE utilizaba como principal reclamo para el voto la regeneración que unos meses antes se había hecho de la playa Victoria, con un vertido de arena de más de un millón de metros cúbicos. Hasta ese momento, las mareas altas de cada año acostumbraban a llegar a los pies del Paseo Marítimo. Y antes de la reforma de éste, cuando seguían en pie las casetas de madera y mampostería, los bañistas se tenían que proteger del agua ocupando la torta de hormigón.

Las aguas se comieron el Balneario de Santa María del Mar. Las aguas se comieron el Balneario de Santa María del Mar.

Las aguas se comieron el Balneario de Santa María del Mar. / D.C.

Pero para destrozo el que sufrió el Balneario de la playa de Santa María del Mar, que no pudo aguantar los temporales especialmente duros en esta parte de nuestro litoral y acabó abandonado y destruido en los años sesenta.

Socavón provocado por el mar en la Alameda a principios del siglo XX. Socavón provocado por el mar en la Alameda a principios del siglo XX.

Socavón provocado por el mar en la Alameda a principios del siglo XX. / D.C.

Lo mismo pasó con el baluarte de San Nicolás. Si nos asomamos al mar en la trasera de la Cárcel Real, con la marea baja veremos lo que quedan de los cimientos de esta fortificación, que se fue degradando poco a poco en el inicio del pasado siglo. Los primeros años del XX también fueron abundantes en los hundimientos en la circunvalación de la ciudad por culpa de las acometidas del mar. El rey Alfonso XIII visitó uno inmenso socavón a pide la Catedral. Y la Alameda tampoco se salvó.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios