Cádiz

La estación de autobuses estará en la segunda quincena de marzo

  • El Ayuntamiento no descarta ponerla en marcha antes, aunque Cultura le obliga a realizar catas previas a las obras previstas · El coste asciende a los cien mil euros

Comentarios 2

La terminal provisional de autobuses, que se va a habilitar junto a la estación de trenes para impedir el paso de buses por el interior del Muelle mientras duren las obras de ampliación del párking de Canalejas, tendrá que esperar todavía algo más de un mes para estar terminada. Esa es, al menos, la estimación que dio ayer el teniente de alcalde delegado de Patrimonio, José Blas Fernández, que visitó la zona en la que se va a acometer el proyecto.

Sobre el terreno, Fernández explicó a los periodistas cómo se va a distribuir la nueva terminal, que ocupará lo que actualmente es el acceso a Renfe (espacio que conformaba la entrada de la antigua estación y uno de sus andenes, aún sin derribar). En esos cuatro mil metros cuadrados se va a habilitar las casetas (500 metros cuadrados) para los distintos servicios que acompañarán a la estación de autobuses (cafetería, sala de espera, aseos, habitación para el descanso del personal, información y taquillas, etcétera), además de las dársenas o andenes para los autobuses (doce en total) y el espacio tanto para maniobrar los vehículos como para su entrada y salida.

Los autobuses estacionarán en batería bajo el techo del viejo andén de Renfe. Y en el terreno inmediatamente anterior (entre el andén y el antiguo hostal Carlos III) se habilitarán las distintas dependencias en casetas móviles. Esto no afectará al acceso peatonal a la estación de trenes, que seguirá siendo el mismo que hasta ahora, según precisó Fernández.

Además, en el espacio que actualmente se usa como párking (lo que antiguamente era el resto de andenes de Renfe) se habilitará el nuevo carril de entrada y salida de vehículos al aparcamiento, que se reforzará en los terrenos junto a la nueva estación y mediante otra explanada situada junto a la Aduana. Para ello, el Ayuntamiento va a asfaltar los terrenos de la nueva estación de trenes, de manera que pueda incrementarse la capacidad de estacionamientos.

Para realizar toda esta actuación, que correrá a cargo de la misma empresa que está ejecutando la ampliación del subterráneo de Canalejas, Comsa, es necesario abrir una pequeña franja (de extremo a extremo de la isleta de acceso actual al párking de Renfe) en la que se habilitarán las canalizaciones de luz y agua que serán necesarias para la puesta en marcha de la terminal de autobuses. Sobre esto, José Blas Fernández precisó ayer que la obra tendrá que demorarse porque la delegación provincial de Cultura ha pedido que se realicen unas catas previas, "pese a que estamos hablando de una zanja de sesenta centímetros, que es muy normal que se haga en cualquier obra de la ciudad", precisó.

A la espera de que el trámite con Cultura no se prolongue en exceso, el Ayuntamiento se ha marcado la segunda quincena de marzo como fecha para la puesta en marcha de la terminal de autobuses. No obstante, el primer teniente de alcalde precisó ayer que si es posible adelantarán la fecha aunque no estén habilitados todos los servicios.

Este afán de recortar plazos está relacionado con el avance de las obras en Canalejas. En este sentido, Fernández anunció que está a la espera de que Cultura apruebe en los próximos días la actuación (una vez realizadas las catas), tras lo cual se procederá inmediatamente al vaciado del terreno de la avenida del Puerto donde se ampliará el subterráneo. Si esto se produce, no es recomendable que los autobuses, por su peso, sigan pasando junto a las obras de Canalejas, con lo que se adelantaría la apertura de la terminal provisional en Renfe. En cualquier caso, ha informado de que durante carnavales no se realizará ninguna de estas obras, para no afectar al tráfico ni a los aparcamientos.

El coste de la nueva estación de autobuses -exceptuando las casetas y los servicios que se van a habilitar- es de cien mil euros, a lo que hay que añadir los gastos de luz y agua que generen el funcionamiento y que correrán también a cargo del Ayuntamiento.

José Blas Fernández se mostró confiado de la buena aceptación que el emplazamiento de los autobuses tendrá en la ciudadanía, "que va a pedir a voces que después de la obra la estación se quede aquí", comentó al respecto. Como puntos clave de su argumentación, el edil destacó la comunicación intermodal que se producirá en plaza de Sevilla (con estaciones de autobuses, trenes y catamarán) y el fácil acceso a la nueva terminal de muchos ciudadanos por las Puertas de Tierra.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios