Desarrollo urbanístico de Cádiz

El convenio de 2008 del Plan Plaza de Sevilla “era leonino para Cádiz y el PP no hizo nada”

  • El anterior Plan Plaza de Sevilla limitaba la inversión de Adif a las plusvalías que podía lograr con la venta de los solares de la zona

  • Martín Vila lamenta que Teófila Martínez no apostase por esta operación

Acceso a la avenida de Astilleros desde la plaza de Sevilla. Acceso a la avenida de Astilleros desde la plaza de Sevilla.

Acceso a la avenida de Astilleros desde la plaza de Sevilla. / Jesús Marín

Hace apenas unos años Adif comunicó al Ayuntamiento que no podía cumplir con lo estipulado en el Plan Plaza de Sevilla, por el que debía de afrontar buena parte de las obras de urbanización en esta operación, según el convenio de 2008. Esta dejación de sus obligaciones provocó una nueva paralización de un proyecto relevante en la trama urbana de Cádiz.

Ahora, la firma de un nuevo documento entre el Ayuntamiento y la empresa pública, realizado de forma telemática, da la vuelta a estas obligaciones de los firmantes y deja el manos de la ciudad de Cádiz la reactivación y conclusión de este eterno Plan.

En cerrar el acuerdo se han consumido varios años, incluyendo cambios en la dirección de Adif. El documento estaba listo desde el pasado enero, pero la empresa pública ni ponía fecha para la firma ni aceptaba mandar a Cádiz a sus responsables para su rúbrica, como sí pasó en 2008. Finalmente, el gobierno local ha optado por la firma telemática para no dilatar más las obras que quedan por ejecutar.

El documento sustituye a un convenio que el teniente de alcalde de Urbanismo, Martín Vila, calificaba, en declaraciones a Diario de Cádiz, como "leonino y nada beneficioso para los intereses de la ciudad. Un texto que la entonces alcaldesa del PP, Teófila Martínez, lo asumió, con las hipotecas que para la ciudad suponían las cláusulas del mismo, y que hemos tenido que soportar durante las conversaciones en estos años".

En este sentido, Vila destaca que el convenio supeditaba todas las obligaciones urbanísticas que debía asumir Adif (urbanización de la nueva avenida de Astilleros y el parque de las Calesas) a la venta de la gran parcela ubicada en un lateral de la nueva terminal ferroviaria, y que ahora pasa a manos del Ayuntamiento.

Adif llegó a convocar hasta tres concursos para su venta y rebajó el precio hasta la mitad, hasta quedarse en un valor de poco más de 6 millones de euros, sin propuesta alguna de compra. Operación frustrada que llevó a la empresa ferroviaria a asumir que no podía cumplir con el convenio de 2008.

Igualmente, el convenio permitía a Adif utilizar posibles plusvalías para comenzar otros proyectos ya ejecutados entonces en este complejo, como la rehabilitación de la terminal de 1905.

"Si Adif al final hubiera sido capaz de vender la parcela, al final le hubieran quedado 1,2 millones de euros para urbanizar la avenida de Astilleros y el parque de las Calesas, algo totalmente inviable”, destaca el edil.Lamenta Martín Vila que en aquel momento el gobierno municipal del PP “no hubiera aprovechado su influencia para que el Ministerio de Fomento hubiera invertido y terminar una operación de tanto calado para la economía de la ciudad. La única prioridad del gobierno de Teófila Martínez fue ejecutar el segundo puente. Pues con el 5% del coste se hubiera podido terminar el Plan Plaza de Sevilla, que sí era importante para los gaditanos".

Bajo esta premisa, Martín Vila rechaza las críticas del portavoz municipal del PP, Juan José Ortiz, tras decir éste que el nuevo convenio va en contra de los intereses de Cádiz.

"El PP es el último en poder dar lecciones en este caso. Lo que tendría que hacer Ortiz es pedir perdón a los gaditanos por no haber atendido como debía a la ciudad y no haber ejecutado este proyecto en los tiempos de bonanza económica de los que disfrutaron".

Ahora, por el contrario, la reactivación del Plan Plaza de Sevilla llega en una situación económica delicada para el conjunto de las administraciones, que han tenido que hacer frente a millonarias inversiones en todo el país en la lucha contra los efectos de la pandemia.

En este sentido, el teniente de alcalde de Urbanismo es claro: no se aceleran las obras para el beneficio de un gobierno específico, sino que se planifican para un mejor desarrollo ciudadano, aunque ello suponga una planificación que va más allá del mandato de una corporación.

Por lo pronto, previo a la firma del convenio el Ayuntamiento ya afrontó obras de mejora en la avenida de Astilleros e inició el proceso, con fondos del Plan Invierte, para el primer tramo de la acometido de distintos servicios públicos, a lo que se unen las actuaciones que van a emprender las empresas municipales de agua y electricidad, aspectos estos que hacían aún más necesario la firma del nuevo convenio “porque si no estaríamos haciendo el trabajo que le correspondía a Adif y que no los ejecutaba”.

El nuevo documento, como ya se sabe, deja en manos del Ayuntamiento la propiedad de una parcela de gran tamaño junto a la avenida de Astilleros. Éste va a ser uno de los epicentros del nuevo desarrollo de la operación urbanística pues, una vez el Ayuntamiento registre como suyo este terreno, podrá cerrar las conversaciones que mantiene desde hace meses con los ministerio del Interior y Trabajo para ubicar dependencias públicas en este suelo. Más complicado parece que va a ser la participación de la Junta en esta fase del Plan. No está nada claro que la administración autonómica ejecute a corto o medio plazo la segunda línea del metropolitano por lo que no aportaría fondos para la nueva Avenida donde iría el tranvía.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios