La vivienda en Cádiz "Es nuestro ángel de la guarda"

  • Una familia se salva de quedar en la calle tras buscarle acomodo en una de sus casas el promotor Darío Arroyo

  • "Vivimos en un paraíso pagando un alquiler irrisorio"

Josefa Román, en su nueva casa en el Mentidero Josefa Román, en su nueva casa en el Mentidero

Josefa Román, en su nueva casa en el Mentidero / Joaquín Hernández Kiki

Comentarios 12

La hija de Josefa Román apenas tiene trece años. Ha vivido una época muy dura, tras perder a su padre. La imposibilidad de encontrar una vivienda pública estuvo a punto de que se quedasen literalmente en la calle. Sin embargo, desde hace medio año ya tienen casa. En el Mentidero, en un piso rehabilitado. En una planta baja, lo cual es fenomenal debido a los problemas de movilidad que tiene su madre. La situación ha cambiado tanto que las notas escolares han mejorado de forma más que notable desde que la pequeña ha encontrado la estabilidad de una habitación propia. 

La hija de Josefa Román llama a Darío Arroyo "nuestro ángel de la guardia". El piso en el que viven desde hace medio año pertenece al promotor gaditano, hijo de Enrique Arroyo. Hace unos meses, cuando éste vio la intervención de Josefa en una sesión del pleno del Ayuntamiento de Cádiz, contando su situación desesperada, les brindó un lugar estable donde vivir. Desde entonces, para la pequeña Román él es "nuestro ángel de la guardia".

La historia empieza hace dos años. Lo cuenta Josefa Román en el salón de su casa, mientras toma el café de su desayuno. "Teníamos que dejar la casa de mi madre por una cuestión de espacio. Yo veía que la gente iba a los plenos a pedir ayuda. Y allí fui yo, aunque se me hizo todo un mundo. Hablé con respeto, hable de todo el tiempo que llevaba en la lista de espera de Procasa".

"Al día siguiente me llamó un constructor de la ciudad, quería hablar conmigo para ayudarme. Fui a su oficina y me enseñó los planos de una finca y me dijo que en seis meses estaría lista y allí tendría mi familia una vivienda. Yo dejé claro que no quería nada regalado, que quería pagar un alquiler justo, capaz de hacer frente al mismo con mi pensión de viudedad".

"Me dijo que fuese preparando la mudanza, para tenerlo todo listo en cuanto terminase la obra. Los trabajadores ya hasta me conocían porque me pasaba todos los días. A los seis meses, nada. Volvía al pleno, pero antes el alcalde habló con el constructor y éste le dijo que en tres meses estaría todo listo".

En este intervalo de tiempo, Josefa pasó por el quirófano por sus problemas en las piernas. "Cuando salí, para mi sorpresa el piso ya estaba ocupado. Intenté hablar con el constructor, pero sólo se ponía su secretario, hasta que me dijeron que no había ido cuando se firmaron los contratos de alquiler y que ya no había casa disponible. La cuestión es que no me avisaron en ningún momento".

Tras un nuevo paso, frustrado, por el Ayuntamiento, poco días antes de la festividad de Reyes de este año recibe una llamada. Le sorprende. "Pensé que era otro que venía a dejarme tirada". Era Darío Arroyo. Desde entonces "es nuestro ángel de la guarda,n un señor de los pies a la cabeza".

Terminada las fiestas navideñas le ofrece un piso en planta baja, para evitar escaleras debido a sus problemas de movilidad, con un alquiler muy reducido, que la propia Josefa reconoce que es casi ridículo. La vivienda, en una antigua finca en el Mentidero, está reformada, aunque el propio promotor realizó mejoras en el cuarto de baño para facilitar su uso a Josefa. "Me ayudó a traer los muebles y me preguntó si necesitaba algunos más. Desde entonces siempre ha estado pendiente, arreglando su equipo todos los problemas que podían aparecer, e incluso estaba dispuesto a buscarme un puesto de trabajo sino fuera por mis problemas de salud".

"Yo ya sabía que él y su padre tenían muchas promociones en Cádiz y que no iban a perder dinero por ayudarme. Sin embargo, pusieron un alquiler ridículo y han estado siempre dispuestos a ayudarme. Desde que hemos llegado, mi hija tiene otro animo, ha mejorado una barbaridad en los estudios porque esta casa le ha ayudado mucho. Esto, para nosotros, es un paraíso".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios