antonio ortiz (cruz y ortiz). arquitecto

"Sólo se ha recuperado el sector privado, en el público no se hace nada"

  • El sevillano Antonio Ortiz acaba de ser nombrado junto a su socio Antonio Cruz Arquitectos de Honor por el Colegio de Cádiz

  • Habla de sus proyectos en Cádiz y su concepción de la profesión

Antonio Cruz y Antonio Ortiz, el día que recibieron su premio. Antonio Cruz y Antonio Ortiz, el día que recibieron su premio.

Antonio Cruz y Antonio Ortiz, el día que recibieron su premio. / julio gonzález

-¿qué se siente ante la distinción de Colegiados de Honor del Colegio de Arquitectos de Cádiz, que previamente ha recibido Moneo, Álvaro Siza, Campo Baeza o Juan Navarro Baldeweg?

-Pues la verdad es que estamos sorprendidos de ser casi considerados arquitectos de Cádiz porque siempre hemos estado muy vinculados a Cádiz. ¡Pensaba que ya lo éramos¡ (ríe). Luego ya vi lo de honorífico. Así que sentimos mucho agradecimiento por el reconocimiento de lo próximo, pues siempre cuesta más trabajo ser apreciado por los más cercanos. Y en este caso es doble, por venir de los arquitectos y de una ciudad que sentimos muy nuestra.

-Una ciudad en la que empezasteis a intervenir hace muchos años. Como en la Casa de las Cadenas. ¿Con qué parámetros actúan Cruz y Ortiz en un edificio histórico y protegido?

-Nos gusta mucho e intentamos evitar un contraste excesivo entre lo nuevo y lo existente, es un mecanismo poco fácil, pero nos gusta que las cosas estén mezcladas y que si alguien presta atención pueda distinguirlo perfectamente, pero sin buscar la yuxtaposición.

-También sois defensores de la remodelación de edificios antiguos a fin de reactivarlos. ¿Era éste vuestro reto con el proyecto del Museo del Mar en el Baluarte de la Candelaria?

-¡Uy! era tan joven... Aquello eran unas edificaciones militares a las que no se sacaban partido y la idea de tener un Museo del Mar era imprescindible, pero no llegó a buen puerto. Y mira que se me ocurren pocas ciudades además de Cádiz que deban tener un museo del mar. Y el sitio era perfecto.

-Remontándonos un poco a los tiempos más actuales, ¿qué se sabe del edificio de Subdelegación del Gobierno que también proyectasteis hace unos años junto a las Puertas de Tierra?

-Creo que está abandonada la idea por parte del Estado. Algún trámite que quedaba se cerró no hace demasiado tiempo a instancias de Hacienda. Recibimos una carta para concluir el proceso. En la exposición que hay en el Colegio de Arquitectos exhibimos una maqueta que hicimos del proyecto.

-¿Cuál es el punto de equilibrio perfecto para levantar un edificio nuevo en un centro histórico? Un trabajo muy reconocido vuestro fue el edificio de viviendas de la calle Doña María Coronel en Sevilla.

-Este edificio está dentro del centro histórico y no hay mucha diferencia con el hecho de andar reformando un edificio a cuando se trabaja dentro de una zona históricamente muy consolidada con un edificio nuevo. La actitud debe ser muy similar, de respeto y de estar al servicio del lugar. Más diferencia supone trabajar en zonas libres.

-Como el proyecto de la Estación de Santa Justa, que responde a este tipo de edificios que transforman las ciudades...

-Santa Justa fue un proyecto muy transformador e importante. Fuimos muy felices de trabajar sobre un edificio tan real como la estación con motivo de la Expo'92, en lugar de estos edificios fantasmales que son los pabellones. Y Santa Justa era muy real, muy transformador y más que debería transformar porque alrededor siguen quedando solares vacíos que se supone que deberían estar más que ocupados si la energía económica de la ciudad fuera más alta.

-También habéis firmado la ampliación del Rijksmuseum de Ámsterdam, el Wanda Metropolitano, el Pabellón de España de la Expo 2000 de Hannover y, sin embargo, no sois amigos de los egos...

-En esto del ego todos disimulamos. Pero efectivamente la arquitectura tiene un componente de servicio muy alto y los arquitectos deben resolver problemas ante todo. El carácter profesional de mejorar las cosas es ineludible, inevitable y conveniente.

-¿Qué arquitectos han marcado vuestra forma de hacer arquitectura?

-Como referente próximo sería Rafael Moneo, que ha sido el maestro de toda mi generación de arquitectos y, ya más lejos pero del siglo XX, Álvaro Siza, que también fue premiado en Cádiz, al que admiramos muchísimo.

-En su último paseo por Cádiz, ¿Le ha sorprendido algún edificio en concreto?

-Me sorprende lo bien que está Cádiz, es una ciudad que da gusto pasear por ella. Y en concreto, el Mercado que es una actuación que está bastante bien. Pero no hay tantas novedades porque el casco de Cádiz es un casco muy bien construido y consolidado, con estos zócalos de piedra hasta la primera planta. Se hizo en periodo de bonanza y no ha habido grandes intervenciones.

-¿Cómo describiría la recuperación que parece que vive el sector? ¿Es real? ¿Es ficción? ¿Ha sido a costa de la bajada de honorarios del arquitecto?

-Hay recuperación en el sector privado, en la vivienda y en algunas ciudades se mueve algo más como Madrid. En España se pasó de construir cientos de miles de viviendas al año a ninguna. Pero no se recupera el sector público o al menos de cierta entidad o no soy casi consciente. Lo último fue el Museo del Prado y poco más.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios