Cádiz

Segunda Aguada, preocupada por la imagen que se está dando del barrio

  • La asociación de vecinos afirma que se trata de una zona tranquila donde los ciudadanos no viven ni intimidados ni inseguros

  • Pide el respaldo de las administraciones y el compromiso del banco propietario del edificio denominado Corrala de la Bahía para dar una solución rápida al problema creado en esas viviendas

Imagen de la fachada del edificio donde se encuentra la Corrala de la Bahía, en el barrio de Segunda Aguada. Imagen de la fachada del edificio donde se encuentra la Corrala de la Bahía, en el barrio de Segunda Aguada.

Imagen de la fachada del edificio donde se encuentra la Corrala de la Bahía, en el barrio de Segunda Aguada. / Lourdes de Vicente

La Asociación de Vecinos Segunda Aguada lamenta la imagen desvirtuada que se está proyectando sobre este barrio a raíz de las informaciones publicadas recientemente sobre la delincuencia en el edificio ocupado al que se le denominó Corrala de la Bahía.

El presidente de esta entidad, Antonio Peinado, afirma que "es necesario conocer en profundidad la problemática para comprender tanto su dimensión como las posibles soluciones que podría tener el caso, evitando quedarnos solamente con un alarmismo y sensacionalismo que poco aporta de cara a posibles soluciones que mejoren la calidad de vida de nuestros vecinos".

Así, explica que hace varios años, un grupo de vecinos de Cádiz con problemas de vivienda pasaron a habitar la llamada Corrala de la Bahía. "Sin embargo, lo que comenzó como una legítima y justa reivindicación de un derecho constitucional, con el tiempo derivó en problemas relacionados con la convivencia debido a que, con posterioridad a que sus primeros ocupantes encontraran alternativas habitacionales, aparecieron otras personas con un perfil muy distinto y que parecen no respetar las mínimas normas de civismo y convivencia vecinal". Apunta que algunos de estos nuevos ocupantes "son bien conocidos en nuestra ciudad por su amplio historial delictivo y sus constantes conflictos. Y a este grupo conflictivo es al que nos referimos cuando creemos que no se trata de un problema de falta de vivienda, sino que se trata de personas multiproblematicas con dificultades de adaptación para vivir en comunidad y respetar a su entorno".

Peinado comenta que la situación del edificio se ha perpetuado en el tiempo debido a que su propietario, que es una entidad bancaria, "no ha presentado ninguna denuncia ni tomado ninguna medida al respecto que conozcamos. Esto provoca que los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado no puedan actuar sobre el inmueble al carecer del pertinente mandato judicial para ello". Ante esta situación, afirma que desde la asociación de vecinos "no entendemos la existencia de entidades bancarias y financieras que acaparan viviendas para dejarlas vacías y abandonadas, a la vez que se desentienden totalmente del problema que ello ocasiona, terminando por derivar en este tipo de situaciones que ahora padecemos".

Aunque la solución del problema parece estar en manos del propietario, Peinado considera que "no podemos dejar pasar que lo razonable hubiera sido habernos sentidos más respaldados por las distintas administraciones. La realidad es que ni Ayuntamiento, ni Subdelegación del Gobierno han sido capaces de tomar medida alguna para mejorar la situación ni han logrado realizar gestiones efectivas para resolver el problema. En encuentros mantenidos, tanto con representantes municipales como de Subdelegación del Gobierno, se nos han conminado a diversas reuniones posteriores con las partes afectadas que nunca se han llegado a producir".

Por otra parte, a los vecinos de Segunda Aguada les preocupa la imagen desvirtuada que se está proyectando sobre su barrio. "Si bien es cierto que los comportamientos incívicos de habitantes del edificio no corresponden a un barrio tranquilo y trabajador como el nuestro, y que molestan lógicamente a los vecinos colindantes, nos vemos obligados a defender la imagen de nuestro barrio, que además es el que tiene mayor densidad de población de Andalucía y que siempre se ha caracterizado por la buena convivencia", manifiesta Antonio Peinado, quien indica que "no creemos positivo distorsionar y ensuciar la imagen de Segunda Aguada, donde recordemos que convivimos más de 12.000 vecinos, trasmitiendo la errónea idea de que vivimos 'intimidados e inseguros'. No creemos que trasmitir esa imagen alarmista vaya a contribuir de modo alguno a mejorar la vida de nuestros vecinos, sino más bien a crear una imagen que no se corresponde con la realidad y a fomentar cierto estigma hacia quienes vivimos en Segunda Aguada y hacia quienes tienen aquí sus comercios".

Desde la Asociación de Vecinos de Segunda Aguada piden tanto el respaldo de las distintas administraciones como el compromiso del banco propietario del inmueble, para que mediante la cooperación entre todos los agentes implicados se encuentre una rápida solución al problema. "No nos gustaría que se utilizara nuestro barrio como arma arrojadiza entre los distintos grupos políticos sin aportar soluciones reales, sino que contribuyeran todas las administraciones poniendo el foco única y directamente en las necesidades, problemas y mejoras para nuestros vecinos". Asimismo, la entidad insiste en transmitir su preocupación por la imagen que se vienen proyectando de Segunda Aguada y "que no se ajusta a la realidad de un barrio caracterizado tradicionalmente por la buena convivencia y la tranquilidad de sus calles".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios