Retrato de otra época

Repeto, una familia de origen genovés ligada al comercio de Cádiz

  • Donó una antigua máquina tipográfica tipo Minerva al museo Litográfico de la capital gaditana

  • Tres generaciones de la familia llegaron a tener cuatro comercios en la ciudad

El matrimonio Salvador Repeto Ramírez de Arellano y Encarnacion Carpio Cosano, con su hijos Pedro, Salvador, José, Eugenio, María del Carmen, Rosario y Pilar.

El matrimonio Salvador Repeto Ramírez de Arellano y Encarnacion Carpio Cosano, con su hijos Pedro, Salvador, José, Eugenio, María del Carmen, Rosario y Pilar.

La familia Repeto, de origen genovés, estuvo implicada en el tejido comercial de la ciudad durante más de tres cuarto del siglo pasado. Tres generaciones llegaron a tener diferentes comercios en la ciudad.

Salvador Repeto Ramírez de Arellano fue el primero de la familia y en 1929 fundó la Imprenta Repeto, en la calle Marqués de Cádiz. Para ello, compró la maquinaria de la antigua imprenta Tipografía Rodríguez de Silva ubicada en la calle Columela, donde había trabajado anteriormente y había adquirido una gran experiencia profesional. La imprenta comenzó con cuatro empleados y en muy poco tiempo se hizo un sitio en la ciudad, con una gran cartera de clientes tanto públicos como privados, llegando a tener 30 trabajadores.

El progreso de la maquinaria hizo que se perdiera mucha mano de obra y también tuvieron que adaptarse al cambio de costumbres, adaptando la imprenta a otras necesidades de trabajo, como la publicidad. La imprenta estuvo regentada por tres generaciones: Salvador Repeto Carpio y Salvador Repeto Vega, hasta su clausura en el año 2009.

Salvador Repeto Ramírez de Arellano se casó con Encarnación Carpio Cosano. El matrimonio tuvo 16 hijos, de los cuales sobrevivieron siete. De todos sus hijos, Pedro, José, Eugenio y Salvador siguieron con la tradición comercial de la familia.En 1943, Pedro y Eugenio Repeto Carpio abrieron un nuevo comercio, una papelería en la calle San Francisco 17. La papelería se dedicaba a la venta de material escolar, oficina y artículos de regalos y estilográfica de alta gama. Con el tiempo se hizo imprescindible su servicio en la ciudad. Permaneció abierto hasta el año 2010.

Fachada de la papelería Repeto de la calle San Francisco a finales del siglo pasado. Fachada de la papelería Repeto de la calle San Francisco a finales del siglo pasado.

Fachada de la papelería Repeto de la calle San Francisco a finales del siglo pasado.

En el año 1949, José Repeto Carpio abrió en la plaza de San Francisco una droguería y perfumería, en cuya fachada había un anuncio de la época del insecticida Orión representado por el dibujo de un elefante. José también ocupó diferentes puestos en la ciudad: fue concejal del Ayuntamiento, directivo del Cádiz y hermano mayor de Humildad y Paciencia.

En 1963, Pedro y Eugenio Repeto Carpio, que seguían con la librería, abrieron un nuevo comercio. Debido a la necesidad de contar con un empresa que suministrara mobiliario de oficina, inauguraron en el año 1963, en la calle de San José 10, una tienda dedicada exclusivamente en ese área de negocio. Esta sería una tienda especializada en el mobiliario para oficinas Roneo. El local permaneció abierto hasta 1993.

En 1980, y con el desarrollo urbanístico de Puerta de Tierra, abrió el último negocio de la familia Repeto. Fue una papelería en la zona de extramuros, en la avenida Ana de Viya 10. Sería el único local que la familia tuvo en extramuros. Este negocio fue el último de la familia, que lo clausuró hace nueve años, en 2013.

La droguería Repeto en la plaza de San Francisco con la publicidad del insecticida Orión. La droguería Repeto en la plaza de San Francisco con la publicidad del insecticida Orión.

La droguería Repeto en la plaza de San Francisco con la publicidad del insecticida Orión.

La familia Repeto, recibió en el 2004 la Medalla del Trimilenario, por parte del ayuntamiento de Cádiz, como reconocimiento a su labor.

Una máquina tipográfica Minerva de la imprenta Repeto fue donada al Museo Litográfico.

Debido al cambio de la sociedad y de la globalización, las nuevas generaciones de la familia se han dedicado a profesionales liberales.

Agradecimiento a Salvado Repeto García, por su colaboración y fotografías en este artículo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios