Política municipal

El Pleno aprueba la nueva Ordenanza Municipal de Terrazas

  • La Corporación sólo incorpora al texto definitivo cinco de las 13 alegaciones presentadas por Horeca

Juan Manuel Pérez Dorao estrena en el Pleno su condición como concejal del grupo de los no adscritos. Juan Manuel Pérez Dorao estrena en el Pleno su condición como concejal del grupo de los no adscritos.

Juan Manuel Pérez Dorao estrena en el Pleno su condición como concejal del grupo de los no adscritos. / Jesús Marín

Comentarios 4

Casi sobre la bocina, el equipo de Gobierno del Ayuntamiento de Cádiz ha conseguido sacar esta mañana adelante la aprobación definitiva de la Ordenanza Municipal de Terrazas en el penúltimo Pleno municipal del actual mandato. Tras más de dos años de debate y varios intentos infructuosos para llegar a un consenso entre todas las partes, la nueva normativa que regulará la concesión de la ocupación de la vía pública con mesas y sillas por parte de los negocios de hostelería contó con el visto bueno de Por Cádiz sí se puede, Ganar Cádiz en Común, PSOE y los concejales del grupo de los no adscritos, mientras que el PP se abstuvo.

Para llegar a este punto, antes sólo se tuvieron en cuenta cinco de las 13 alegaciones presentadas por la patronal de hostelería Horeca. De hecho, dos de ellas fueron validadas en contra del criterio del equipo de Gobierno, que propuso desestimarlas.

Ésta no fue la única propuesta de gestión que se estudió en la sesión extraordinaria que se ha celebrado esta mañana, ya que en ella también se aprobaron por unanimidad el Proyecto de Actuación Urbanística para las Salinas Preciosa y Roqueta dentro del Parque Natural de la Bahía de Cádiz y el inicio del expediente expropiatorio del inmueble del número 3 de la calle Cooperativa para la terminación de la nueva avenida transversal con la culminación de la avenida de Huelva.

Respecto a la nueva Ordenanza Municipal de Terrazas, el concejal de Urbanismo, Martín Vila, defendió que esta normativa va a ser la primera que va a regular la ocupación de la vía pública con mesas y sillas por parte de los establecimientos hosteleros, lo que va a servir para “dar seguridad jurídica”, además de propiciar la mejora de las condiciones de trabajo de los empleados al exigir a los empresarios que estén al día con la Seguridad Social, limitar “la competencia desleal” por la señalización de los veladores o permitir la accesibilidad de las calles al controlas los espacios que se pueden ocupar.

También se da luz verde al inicio del expediente para la expropiación de Cooperativa, 3

Vila resaltó que el texto es “el fruto del trabajo de la mesa de diálogo”, en la que han participado los grupos municipales y diferentes colectivos. Por ello, resaltó que la ordenanza “nace con vocación de permanencia”, ya que el interés del equipo de Gobierno ha sido“aglutinar mayorías para que perdure”.

Aunque el debate fue relajado, las principales críticas a la normativa vinieron por parte del concejal del PP Vicente Sánchez, que aseguró que la ordenanza se iba a aprobar “sin que se haya alcanzado el consenso del que tanto habla” Martín Vila. Aunque anunció que los populares no iban a votar en contra del reglamento, sí quiso dejar claro Sánchez que el texto no modificaba “sustancialmente lo que ya se venía haciendo”. “Parece que antes era la ley de la selva y que los hosteleros ponían las mesas donde querían”, le contestó el edil popular a Vila. Con todo, el concejal del PP aseguró que esta ordenanza se tendría que haber aprobado “hace un tiempo”.

Por parte del grupo de los no adscritos, Juan Manuel Pérez Dorao le reconoció al equipo de Gobierno que este reglamento para la ocupación de los veladores nace “de las propuestas de muchos colectivos”, por lo que se ha realizado “un trabajo cooperativo”.

Asimismo, también señaló que la aprobación de la ordenanza “convierte el tema en un asunto reglado”, por lo que no existirá la posibilidad de que “se desvíen las acciones de gobierno concediendo a unos más y a otros menos”.

Con todo, Pérez Dorao advirtió que “de la puesta en práctica se derivarán disfunciones que obligarán a modificar o retocar el texto normativo”, por lo que “hay que tener claro que debe ser una norma viva que pueda adaptarse a las circunstancias de su aplicación en cada momento”.

Por su parte, el portavoz del Grupo Municipal Socialista, Fran González, dividió el proceso de negociación en dos etapas. En la primera, el edil indicó que “no gozaba del consenso necesario” cuando era un asunto “tan sensible para el sector de la hostelería”, un aspecto que ha cambiado en la segunda, en la que “se ha gestado un mayor acuerdo”, ya que “se han ido acotando aquellos apartados en los que había un amplio acuerdo”, mientras que “los matices” se han dejado para el último tramo con la presentación de alegaciones por parte de Horeca.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios