El futuro del Plan Plaza de Sevilla

Lío en la plaza de Sevilla

  • La oposición ha parado una de las grandes operaciones urbanísticas de la ciudad, negociada por el Ayuntamiento con gestores del PP y del PSOE en Madrid

La nueva avenida de Astilleros tendrá que esperar La nueva avenida de Astilleros tendrá que esperar

La nueva avenida de Astilleros tendrá que esperar / Jesús Marín

La oposición tumbó este viernes, al filo del último mandato de la actual corporación municipal, varios años de gestiones del equipo de gobierno para reactivar el Plan Plaza de Sevilla, una de esas grandes operaciones urbanas de la ciudad que chocan en el tiempo con la ineficacia administrativa y la disputa ideológica y política.

Todo hacía pensar que por fin las administraciones implicadas iban a aclarar sus intereses y sus objetivos y, por fin también, las máquinas comenzarían a ultimar todo lo que queda por hacer del Plan, que es mucho, sobre todo si tenemos en cuenta que llevamos dos décadas hablando del mismo.

El acuerdo con Adif, negociado por el gobierno de Podemos-Ganar Cádiz con dos administraciones diferentes, primero del PP y después del PSOE, demostraba que la solución era simplemente el diálogo, algo que por lo visto no fue posible en años anteriores a pesar de la coincidiendo política entre Ayuntamiento y Gobierno central durante varios mandatos.

Sin embargo, todo se paraliza de nuevo con la decisión mayoritaria de la oposición, con el llamativo voto del PSOE que puso como excusa que estamos a final de curso y que más valía dejar para el próximo gobierno local la firma, o no, del nuevo convenio. Lo cual llama la atención por cuanto el gobierno de Pedro Sánchez lleva varios consejos de ministros aprobando decretos sociales de calado que bien podría haber dejado para el que gane las inminentes elecciones generales. Claro que no es lo mismo gobernar un país que una ciudad. Ni los intereses políticos son iguales cuando se está en el poder o en la oposición.

¿Por qué el PP y el PSOE de Cádiz ponen en duda las negociaciones cuando el PP y el PSOE nacional han sido los interlocutores en Madrid del Ayuntamiento, sin problema alguno? ¿Consideran el PP y el PSOE de Cádiz inoperantes a los rectores del Ministerio de Fomento a la hora de negociar con ellos el Ayuntamiento de Cádiz? ¿Por qué el PP de Cádiz no criticó a Adif, gestionada por el PP, cuando gobernaba la ciudad y no salía adelante el Plan Plaza de Sevilla?

El convenio que el equipo de José María González puso sobre la mesa tenía una cifra llamativa: los 17,5 millones de euros que podía costar la operación urbanística con la que se concluiría el Plan: la nueva avenida de Astilleros, la urbanización del entorno de la terminal ferroviaria y el parque de la muralla.

La cifra, elevada, no nos debería de asustar. En febrero de 2017 ya se adelantaba que la nueva avenida iba a costar unos 10 millones, mientras que en julio de ese mismo año se cifraba en 4 millones de euros la inversión del futuro parque.

Una parte de la oposición afirmó que esta cifra iba a hipotecar al Ayuntamiento, con tan escasos recursos. No olvidemos que el Ayuntamiento ya afrontó con sus fondos el pago del 20% del soterramiento del tren y la totalidad de la nueva avenida de Juan Carlos I. Y también que, como es tradicional en esta ciudad, los proyectos están preparados para ser ejecutados mediante fases, lo que hizo muy a menudo, y con éxito, el PP.

Otra cosa es que el actual gobierno tenga capacidad para gestionar una obra de este calado, sobre todo tras los ejemplos vividos en estos últimos cuatro años.

Pero tal vez lo más llamativo del nuevo convenio es como Adif, responsable de la paralización de buena parte de las obras previstas en el Plan Plaza de Sevilla, sale tan bien parado. Se libra de un terreno que no ha logrado vender en años y evita gastar dinero en la urbanización, tras haber conseguido fondos como el hotel, el centro gastronómico y la gasolinera. No nos extrañemos. En el convenio de 2008 también salía beneficiado. Tal vez esté en el adn de los ayuntamientos de la ciudad la costumbre de que departamentos estatales se lleven importantes plusvalías cada vez que se negocia la venta de suelo gaditano para los gaditanos. Ahí tenemos el ejemplo del Ministerio de Defensa.

El teniente de alcalde de Urbanismo, Martín Vila, que ha gestionado todas las conversaciones con Adif, la Junta y ministerios como Interior y Trabajo (para hacer económicamente viable el nuevo convenio), deja claro que el documento “beneficia a Ayuntamiento, y por ello a la ciudad”.

"En 2008 el PP firma una hipoteca con Fomento, se limitan las obligaciones de Adif a la venta de un terciario, el resto lo asume el Ayuntamiento. Tras tres subastas, Adif ni por 6 millones ha sido capaz de enajenarla. Como Ayuntamiento somos capaces de gestionar mejor el suelo y obtener mayor rendimiento (económico), y por tanto, aminorar el coste de las obras para la ciudad. A la par que empezar a urbanizar que de por si es una necesidad", destaca el edil.

Junto a ello, el teniente de alcalde de Urbanismo, evidencia que "ni PSOE ni PP gobernando en Madrid han sido capaces de resolver, pues ambos partidos han dirigido el Ministerio de Fomento en estos años y no han aportado a la ciudad mas que lo que se circunscribía en el convenio".

"Como equipo de gobierno tenemos alternativa a ese bloqueo y la oposición lo ha bloqueado sin ofrecer alternativa", concluye Martín Vila. Habrá que ver qué pasa si tras las elecciones de mayo hay un cambio de gobierno.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios