Deportes

Kichi se posiciona a favor de Bukaneros por los insultos a Zozulya

  • El alcalde de Cádiz asegura que "no podrán despolitizar los espacios que gritan contra el discurso del odio"

Zozulya, durante el partido entre el Rayo y el Albacete. Zozulya, durante el partido entre el Rayo y el Albacete.

Zozulya, durante el partido entre el Rayo y el Albacete. / Europa Press

El alcalde de Cádiz, José María González Kichi, se ha posicionado claramente a favor de Bukaneros, el grupo ultra del Rayo Vallecano, tras la suspensión del encuentro que disputó ayer el equipo de Vallecas contra el Albacete por los insultos al delantero ucraniano Roman Zozulya. 

A través de su cuenta en la red social Twitter, González ha mostrado su apoyo a este grupo "por un fútbol antirracista y antifascista", por lo que considera que, a pesar de la suspensión del partido, "no podrán despolitizar los espacios que gritan contra el discurso del odio".

Cabe recordar que el partido que disputaron ayer el Rayo Vallecano y el Albacete se suspendió en el descanso al negarse los jugadores del conjunto manchego a salir al terreno de juego por los insultos que recibió Zozulya en la primera mitad, con gritos como el de "puto nazi". 

La mala relación entre el Rayo Vallecano y Zozulya se remonta a enero de 2017, fecha en la que el ucraniano llegó cedido al equipo de la franja procedente del Real Betis. Sin embargo, no llegó a debutar con el equipo de Vallecas debido a la presión de una parte de su hinchada, especialmente sus aficionados más radicales, que no quería que el delantero defendiera su escudo por estar presuntamente vinculado a movimientos de extrema derecha de su país. Finalmente, la directiva cedió a la presión y Zozulya no llegó a jugar con la camiseta franjirroja, regresando al conjunto de Heliópolis. Tras unos meses sin equipo, el ucraniano pertenece al Albacete desde la temporada 2017/18. 

El de ayer fue el primer partido que Zozulya jugaba en Vallecas tras este hecho. A pesar de las advertencias que se realizaron desde la megafonía, una parte de la hinchada rayista no cesó en su actitud al seguir llamando "nazi" al delantero. El plante del Albacete se produjo con el visto bueno del Rayo Vallecano, la LFP, la RFEF y los árbitros del encuentro, por lo que se decretó la suspensión del partido. Ahora, será el Comité de Competición quien tome la decisión sobre lo que se debe hacer con los 45 minutos que restan de encuentro y la sanción que recibirá el equipo madrileño. 

La suspensión de un partido por insultos desde la grada sienta un precedente en el fútbol español al ser la primera vez que esto sucede, más si cabe cuando con anterioridad no se ha tomado esta decisión cuando se han realizado cánticos racistas, homófobos o xenófobos en muchos campos de todo el país. 

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios