Cádiz

Kichi: “La Policía Local quiere cobrar 700.000 euros más por hacer lo mismo”

  • El alcalde se posiciona sobre el conflicto y plantea un cambio del servicio de playas de voluntario a obligatorio

Kichi se ha acercado a saludar a los manifestantes que piden mejoras para la Policía Local.

Kichi se ha acercado a saludar a los manifestantes que piden mejoras para la Policía Local. / Julio González

El alcalde de Cádiz, José María González Kichi, no sólo ha dado la razón este jueves a la tesis del concejal de Personal y de Policía Local, Demetrio Quirós, respecto al conflicto de la Policía Local; sino que ha dado un paso más. Quirós reducía el conflicto el miércoles a una cifra, 700.000 euros, en la que valoraba la subida salarial que estarían planteando los sindicatos policiales; y González ha sido este jueves todavía más rotundo: “Por hacer lo mismo quieren ganar 700.000 euros más”.

En declaraciones a los medios de comunicación, y situado frente a un grupo de sindicalistas policiales que se concentraban ante el módulo central de la Playa Victoria, el alcalde ha evidenciado que el conflicto laboral está lejos de alcanzar una pronta solución. “La situación se va a extender en el tiempo”, ha llegado a reconocer González, que se ha mostrado firme respecto a la postura municipal de que la situación generada responde a “un conflicto salarial, que se llama 700.000 euros”. “Así de claro”, ha reafirmado González para mantener luego que desde el equipo de gobierno “no podemos comulgar con cosas que no están bien planteadas”.

Esta distancia evidente entre sindicatos de la Policía y gobierno del Ayuntamiento se va a saldar con la ausencia de agentes en las playas de la ciudad por segundo verano consecutivo. Una cuestión sobre la que el alcalde se ha pronunciado con cierta contradicción. Por un lado, ha recordado que efectivamente el verano de 2020 tampoco hubo agentes en la arena “y no hubo incidencias”, restando así importancia a esta ausencia; hasta tal punto, que ha indicado que la presencia policial se limitaba a solucionar “conflictos de convivencia, de vecindad”. “La pelota que molesta, el que no se echa para allá y genera un conflicto...”, explicó, resaltando el comportamiento de la ciudadanía. “Los gaditanos no son unos delincuentes”.

Pero al mismo tiempo ha apostado porque este servicio de playas deje de ser una opción voluntaria para los agentes y pase a convertirse en un servicio que la Policía Local debe cubrir obligatoriamente. “Tiene que dejar de ser voluntario”, ha insistido González, planteando que esta opción es competencia de la Junta de Gobierno Local aunque se prefiere optar por la vía del acuerdo para convertirlo en obligatorio e incluirlo entre los servicios propios de la Policía Local, sin depender de personal que se ofrezca voluntario.

En cualquier caso, también ha asegurado varias veces el alcalde que las playas seguirán siendo seguras “y van a estar supervisadas por la Policía”; aunque no ha terminado de especificar cómo se va a realizar esa supervisión que por el momento se limita a una pareja de agentes que estarán en el módulo central durante las tardes de los fines de semana.

A este respecto, González ha indicado que los servicios policiales de playa están definidos “y presupuestados, como los Bravo o los Charli”. “Pero hay determinados sindicatos de Policía que están intentando convencer o sugerir a los compañeros y compañeras que no cumplan esos servicios voluntarios para tomar como rehenes a los ciudadanos de Cádiz y a los visitantes para conseguir una mejora salarial que es de 700.000 euros y que consiste en cobrar más trabajando lo mismo. Y eso no puede ser”, ha afirmado categóricamente el alcalde, que al respecto recordó también los límites al capítulo de Personal del presupuesto municipal que impone la actual legislación como argumento igualmente contrario a la subida salarial presuntamente pretendida por Policía Local.

Con estas declaraciones realizadas entre pitos, algún que otro insulto y pancartas frente a él, el alcalde de la ciudad ha evidenciado este jueves que el conflicto laboral con la Policía está lejos de solucionarse, como lo ha estado desde hace bastantes meses. “Me encantaría que se solucionara porque somos especialmente sensibles con los sindicatos”, ha dicho González. Y tras atender a los medios e izar la bandera azul de la playa, se acercó a los manifestantes (apenas una decena) con los que compartió algunas palabras.

- “Adiós compañeros”, se despidió González.

- “Compañeros, poco”, le respondió uno de los manifestantes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios