Andalucía

Estupor en El Puerto ante el hundimiento de un símbolo

  • El alcalde de la ciudad, Enrique Moresco, expresa su "conmoción" y "profundo pesar"

Eran apenas las siete de la tarde cuando en el Bar Liba -que durante muchos años fue la taquilla oficiosa del Vapor, antes de que se cerrara el muelle y se construyera el actual despacho de billetes- la noticia corría ya de boca en boca. "Que se ha hundido el Vapor", "¿Cómo?", preguntaba otro parroquiano, al tiempo que un tercero se conectaba con avidez a la edición digital de Diario de Cádiz, que era la primera en publicar la noticia.

Alrededor de una decena de personas, todos hombres y clientes asiduos del establecimiento, y muchos de ellos relacionados con el mundo de la mar, miraban atentos la pantalla del televisor a la espera de que alguna emisora ofreciera las primeras imágenes de lo ocurrido. Uno de ellos relataba cómo su mujer, que era una de las viajeras del Vapor en ese último viaje hacia Cádiz antes del hundimiento, le había llamado pocos minutos después de que se abriera la vía de agua para informarle de que estaba bien y que los ocupantes de la motonave habían sido ya desalojados.

Mientras tanto, se acercaba la hora del próximo viaje previsto hacia Cádiz, a las 19:30 horas, y a las puertas cerradas del muelle se iban acercando turistas, ajenos a lo ocurrido. Un grupo de mujeres procedentes de Madrid, que habían viajado de Cádiz a El Puerto en el Vapor de la una y tenían previsto regresar en el último viaje hacia la capital, narraban cómo esa misma mañana la persona que les vendió los billetes de ida y vuelta, ante el temor que expresaba una de ellas por cubrir la travesía en barco, le decía "anda mujer, si este barco lleva 56 años navegando y nunca le ha pasado nada, no se va a hundir ahora...".

La noticia del hundimiento del Vapor causó tal conmoción en la ciudad que durante toda la tarde numerosas personas estuvieron llamando a la redacción de este periódico, sin terminar de creerse lo ocurrido. Una de estas personas fue el pintor Ángel Lara, que curiosamente expone estos días en la ciudad una muestra cuyo cartel exhibe una magnífica estampa del Adriano III.

También el alcalde, Enrique Moresco, mostraba su más profundo pesar y el de toda la Corporación municipal por el accidente, recordando que el Vapor es "uno de los principales activos y atractivos turísticos de El Puerto, además de ser un símbolo de la ciudad", mostrando también su tranquilidad al saber que no ha había daños personales.

El alcalde de El Puerto, que se encuentra de vacaciones fuera de la ciudad, se puso ayer mismo en contacto con el gerente del Vapor para conocer el alcance del incidente e interesarse por el estado de los pasajeros, del personal y de la propia embarcación, mostrándole todo el apoyo municipal. De igual modo, el alcalde se puso en contacto con la alcaldesa de Cádiz, Teófila Martínez, y con el presidente de la Diputación, José Loaiza, para mantenerles informados y coordinar posibles actuaciones y ayudas futuras para el vaporcito. También estableció contacto Enrique Moresco con el presidente de Autoridad Portuaria, Rafael Barra. Enrique Moresco señaló que la noticia, a la espera de la confirmación oficial de su posible recuperación, "ha ocasionado una gran conmoción tanto en mi persona como en el seno del Gobierno municipal, así como en el resto de la ciudadanía portuense".

El alcalde portuense, finalmente, lamentó "la pérdida de un icono de El Puerto" y anunció próximas reuniones para coordinar las posibilidades de todas las administraciones y particulares por si fuera posible la recuperación de la nave, o para emprender las acciones que se estimen oportunas si no fuera posible recuperar el vaporcito.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios