Cádiz

Cádiz seguirá sin playa para perros en verano

  • La nueva ordenanza, como ya avanzó el gobierno hace meses, permitirá llevar a las mascotas desde octubre al Domingo de Ramos

Un hombre pasea con su perro por la orilla  de la Playa Victoria.

Un hombre pasea con su perro por la orilla de la Playa Victoria. / Jesús Marín

Los perros de Cádiz seguirán sin poder ir a la playa en verano. El Ayuntamiento quiere abrir la mano respecto a la relación de las mascotas con la arena, pero sólo autorizará su presencia en la playa fuera de la temporada oficial de baños, que discurre entre el Domingo de Ramos y el 30 de septiembre, como ya anunciara a principios de año la concejala de Bienestar Animal, Lorena Garrón.

La ordenanza que ha redactado el gobierno de José María González es clara al respecto. “Se prohíbe la presencia y permanencia de cualquier tipo de animal doméstico o de compañía en las playas censadas oficialmente como zonas de baño del término municipal de Cádiz, en el período de temporada de baños”, refleja el artículo 21.

De hecho, se dedica un capítulo completo de la nueva normativa a la presencia de los animales en las playas, que queda reducida a aquellos perros y otras especies “que tengan la condición de guías o terapeutas, así como los destinados a tareas de salvamento o auxilio, cuando las circunstancias así lo aconsejen”.

Además, el punto cuarto de ese artículo 21 establece que en aquellos espacios “ocupados por los ecosistemas más sensibles como los sistemas dunares, así como en los tramos de playas que queden clasificados como naturales por la administración competente en la materia, queda expresamente prohibida la presencia de animales de compañía durante todo el año, en orden a evitar daños a especies de flora y fauna sensibles presentes en estas zonas de las playas”.

Similares circunstancias se refleja respecto a los animales de montura, cuya presencia “no se permitirá en ningún caso, salvo para eventos expresamente autorizados”. Y advierte además la norma que se debatirá este viernes que la persona que posea un animal “sin perjuicio de la responsabilidad subsidiaria de la persona propietaria, será responsable de los daños, molestias y perjuicios que ocasione a las personas, cosas y al medio natural”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios