Gastronomía

Cádiz, capital nacional del vino

  • El Baluarte de los Mártires acoge la VII Muestra Vinos de España de las Bodegas Hidalgo

Juan Mateos ofrece unos vinos en el stand de Lustau, una de las bodegas gaditanas que participaron en el evento.

Juan Mateos ofrece unos vinos en el stand de Lustau, una de las bodegas gaditanas que participaron en el evento. / Jesús Marín

El mismo sol que madura las uvas españolas en sus viñas centenarias alumbró este jueves 1 de julio en Cádiz la VII Muestra Vinos de España, una cita que empieza a ser indispensable en el calendario de eventos vitivinícolas patrios y que la bodega Emilio Hidalgo ha traído en esta ocasión hasta el Baluarte de los Mártires. Anteriormente la cita tuvo lugar en Jerez o Córdoba, pero la visita a la viejita de occidente estaba pendiente tras la suspensión del pasado año por mor del virus cortapunto.

Así que, una vez que la pandemia también parece envejecer, aunque con la lentitud de los buenos amontillados, entre los castillos caleteros convergieron kilómetros de viñas y de vidas de todos los rincones de España.

Fueron 44 las bodegas que expusieron su sangre terrícola a devotos sedientos en un rincón bellísimo que enamoró a primera vista a muchos de los visitantes. En ese balcón al mar que es el Baluarte de los Mártires, un lugar privilegido de la ciudad más americana de toda Europa, se dieron cita algunas de las bodegas españolas más variadas.

Las bodegas participantes fueron seleccionadas por su calidad, singularidad y orientación. Entre ellas estaban Abadia Retuerta, pazo de Señorans, Muga, Huerta Albala, Astobiza, Hispano suizas, Recaredo, Lustau, Gerardo Méndez, Tomás Postigo, Enate, Coto De Gomariz, Marqués De Valdueza, Anima Negra, Javier Sanz, César Príncipe, Arzuaga Navarro, Gancedo o Luis Cañas.

Llegaron desde todos los puntos de la piel de toro. Desde Galicia, por ejemplo, pequeñas bodegas como la Compañía de Bodegas Tricó, exponente de un albariño mágico, hasta el Penedés con Recaredo y sus geniales espumosos, se pudo disfrutar de una muestra notable y comprometida con la diversidad del panorama vitivinícola español. Tomás Postigo, Cune, Dominio del Bendito, Gerardo Méndez y un sinfín de bodegas dando lo mejor de sí mismas.

Cádiz estuvo representada además por Huerta de Albalá, Gutiérrez Colosía, Lustau, Yuste y Bodegas Miguel Domecq, con vinos excepcionales que dejaron bien alto el pabellón del marco de Jerez y de la tierra de Cádiz.

Organizada por Bodegas Hidalgo, con la elegancia y el buen gusto de Juan Manuel Hidalgo, responsable comercial de la bodega, como sello inconfundible, y con el saber hacer y poner del Grupo El Faro, las costas del Atlántico Sur se llenaron de olas de copas de rioja, txakolí, riberas y vinos del priorat.

Durante toda la jornada el público acudió en gran número a recorrer los diferentes stands mientras se sucedían las conversaciones con un denominador común: el vino. Hasta el propio Baco quiso ser gaditano.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios