Candidatura de Cádiz al Congreso de la Lengua Cádiz apuesta por la eñe

  • La capital gaditana camina con paso firme y uniforme, sin fisuras, hacia el objetivo de convertirse en el año 2025 en sede del Congreso Internacional de la Lengua Española

Detalle de uno de los rótulos que indica el nombre de la plaza de España de Cádiz.

Detalle de uno de los rótulos que indica el nombre de la plaza de España de Cádiz. / Julio González

Cádiz está apostando fuerte por convertirse en el año 2025 en sede del Congreso Internacional de la Lengua Española, una candidatura con paso firme que busca convertir a la capital gaditana en un lugar de encuentro para los más de 500 millones de personas que en el mundo tienen al español como su primera lengua. Y Cádiz, sus instituciones y decenas de entidades, se están volcando para lograr esta relevante cita en torno a la lengua de la eñe, la letra inequívocamente española, aunque no exclusiva, capaz de modificar teclados de ordenador como a los ingleses les cambian el lugar del volante en un coche. Una cita que en Cádiz, además, tendría el valioso añadido de su histórica vinculación con Latinoamérica.

La concejala de Cultura, Lola Cazalilla, es quien maneja las riendas de esta candidatura, surgida a propuesta de la Asociación de la Prensa de Cádiz (APC) y que tiene camino avanzado aunque aún le resta sendero hasta llegar a mayo de 2022, cuando en el congreso que se celebrará en Arequipa (Perú) se anuncie el nombre de la sede para 2025.

El Congreso de la Lengua Española es un encuentro que reúne a miembros de todas las academias que existen en los países en los que el español es el idioma materno y a responsables del Instituto Cervantes, pues de la confluencia de todas estas instituciones se organiza este congreso que, por acudir al ejemplo del celebrado en 2019 en la argentina ciudad de Córdoba, reunió a 300 académicos y, también, a 3.000 cursillistas, las personas que tomaron parte en los distintos cursos que se organizaron entonces. Un número global de participantes, pues, muy notable, como notables, y a menudo sobresalientes, son los escritores y poetas que de la misma forma acuden al congreso para participar.

“Queda mucho por hacer –explica Cazalilla– porque somos muy ambiciosas con nuestra propuesta y porque realmente deseamos que este camino sea rico y beneficioso para nuestra ciudad. Queremos que la candidatura de Cádiz como sede del Congreso Internacional de la Lengua Española sea un proyecto de ciudad, que implique a todos los sectores y que la ciudadanía lo viva como algo propio. Deseamos implicar al tejido cultural, formativo, empresarial, deportivo, comunitario. A los colegios e institutos, a jóvenes y mayores… En definitiva, a todos los ciudadanos y ciudadanas. Queremos que sean partícipes, que sean nuestros aliados”.

El periodista Fernando Santiago, uno de los impulsores de la iniciativa, recuerda que fue después del congreso de Córdoba cuando se empezó a pensar en una candidatura local. La APC logró primero el apoyo de 90 entidades gaditanas y de medio centenar de escritores locales, al tiempo que la voz de Juan José Téllez sirvió de amplificador en un Pleno municipal al presentar la candidatura leyendo unas décimas. Ahí empezó a fraguarse un unánime apoyo institucional y social que también logró que la Mesa del Parlamento andaluz respaldara la opción gaditana. “Esto era muy importante –recuerda Santiago– porque nos aseguramos que Cádiz sería la única candidata andaluza”.

Lola Cazalilla, de quien Fernando Santiago resalta su “total implicación” con el proyecto, valora los apoyos recabados hasta el momento y confía en los venideros destacando que, por encima de todo, se trata de un proyecto de ciudad: “Estamos absolutamente orgullosos de la respuesta que estamos recibiendo de las instituciones públicas, asociaciones, entidades y organizaciones. Hemos conseguido ya el apoyo de más de 90 instituciones públicas y privadas, entre las que figura el Parlamento andaluz, la Diputación, la Universidad, la Zona Franca o la Federación de Asociaciones de Periodistas de España. Esto responde a nuestras intenciones y maneras de entender esta andadura. Se trata de un proyecto de ciudad y así debe vivirse, la gente debe sentir esta aventura como suya, sin distinciones partidistas o sectoriales. Todos los apoyos son importantes para nosotras y cuentan, y en este punto no me gustaría dejar de mencionar el del Ayuntamiento de Jerez, con quien tenemos retos compartidos pues aspira a convertirse en 2031 en Capital Europea de la Cultura. Nuestra intención es buscar también el respaldo de otros municipios españoles, e incluso darle a esta candidatura una proyección internacional contando con el horizonte iberoamericano, porque uno de los grandes pilares de nuestra apuesta es la de Cádiz como ciudad hermana de Latinoamérica”.

Además de la proyección de Cádiz al mundo, con el foco cultural iluminando la ciudad durante los días concretos del congreso, el encuentro aspira a concentrar en la capital gaditana y su provincia al mayor número posible de personas entre académicos y cursillistas, con el horizonte puesto, al menos, en la cifra alcanzada por la cita de Córdoba. En este punto, Fernando Santiago apuesta por celebrar el congreso en primavera, después de Semana Santa y sin ningún puente de por medio, para lograr en los hoteles de la ciudad y la provincia, por ejemplo los del Novo, un precio más ajustado que en temporada alta, lo que podría animar la llegada de cursillistas.

Cazalilla explica que es “pronto aún” para tener una previsión de asistencia aunque se sabe que el número de participantes en cada edición es “bastante notable”. La intención es sumar lo más posible: “Aspiramos a atraer incluso a un número aún mayor con nuestra oferta que, como digo, es ambiciosa y se vertebra en torno a nuestro papel histórico en las relaciones con Latinoamérica: el lenguaje jurídico, el lenguaje comercial, el nacimiento de la opinión pública, o el lenguaje en el carnaval y el flamenco gracias a los cantes de ida y vuelta. Consideramos que nuestra candidatura es una apuesta joven, fresca, una apuesta por la reivindicación de algo tan nuestro como es el habla de Cádiz que fuimos llevando a otras partes del mundo y, a la vez, tan universal como es la Lengua Española”.

El periodista Santiago coincide en que la oferta de los cursos, en paralelo al encuentro académico en sí, debe ser “diversa y muy atractiva”, y coincide con la concejala en algunas de las líneas en las que se debe trabajar desde Cádiz: el español en el folklore popular vinculado al carnaval, al flamenco y a la música hispanomericana, el español en el lenguaje jurídico vinculado a la Constitución de Cádiz, el español en el periodismo y el español fronterizo, aquel que surge en Gibraltar y el norte de Marruecos.

Frente a Cádiz, como otra candidatura anunciada, estará San Millán de la Cogolla, el rincón riojano en cuyos monasterios se custodian como el tesoro que son las glosas emilianenses, hasta ahora el primer vestigio escrito de un nueva lengua surgida de la evolución secular del latín. Fernando Santiago, sin desmerecer la “potencia extraordinaria” de las glosas, estima que Cádiz reúne mejores condiciones como espacio y, además, cuenta con el sello de su innegable vinculación americana.

En ello abunda la edil Cazalilla: “Una de las apuestas de nuestra candidatura se basa precisamente en el valor de Cádiz como tierra hermana a América. La vinculación con Latinoamérica es un hecho, pero también con cada rincón del mundo en el que se habla el español. Porque la relación con esta tierra se ha alimentado a través de los siglos, porque los barcos que partieron de este muelle y los que llegaron a él han importado y han exportado palabras hasta consolidar un lenguaje que tiene múltiples influencias. Por eso, por historia, por relación y por hermanamiento consideramos que Cádiz merece y debe ser la sede del X Congreso Internacional de la Lengua Española en 2025”.

La palabra definitiva, la que aspira a protagonizar Cádiz en mitad de la presente década, la tienen las Academias de la Lengua y el Instituto Cervantes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios