Cádiz

The Beatles une a varias generaciones en el Star Fest Rock Kids

  • El festival, dedicado a los niños, rindió homenaje a la mítica banda inglesa

Imagen de un grupo de padres con sus hijas mientras disfutan del concierto. Imagen de un grupo de padres con sus hijas mientras disfutan del concierto.

Imagen de un grupo de padres con sus hijas mientras disfutan del concierto. / fernández hortelano

Dicen que la mejor herencia que un padre puede dejar a sus hijos es el dinero. Al menos eso es lo que piensa la mayoría. No obstante, hoy en día, aunque pueda parecer extraño, también existen algunos padres (que forman un grupo un tanto minoritario), que opinan que el mejor legado que un progenitor puede dejarle a sus vástagos es una buena formación y educación (ya sea musical, literaria, cinematográfica o artística) ¿En cuánto se tasa una primera visita al cuadro de Las Meninas de Velázquez? ¿Cómo se cuantifica en euros los sentimientos que despiertan en una persona aquel libro tan maravilloso, que nunca hubiese leído, de no ser por la recomendación de su padre? ¿Qué precio tiene escuchar de pequeño por primera vez en el coche cualquier tema de The Beatles? Rotundamente: incalculable.

Seguro que a este último grupo pertenecían la mayoría de padres que el domingo por la noche acudieron con sus hijos a las gradas de Puerto Sherry durante la celebración del Star Fest Rock Kids, el festival dirigido a los más pequeños donde se versionaron canciones de esta mítica banda de pop-rock inglesa. Sin duda alguna este evento se convirtió en una clase magistral para todo aquel que quisiera inculcarle buena música a su descendencia.

Previo al concierto ya se podía disfrutar de un gran ambiente en la zona exterior del recinto, donde se instaló un mercadillo aprovechando la ocasión. Mientras algunos padres curioseaban alguna que otra cosilla en dichos puestos, algún que otro niño se impacientaba. Lógico. No todos hemos tenido la suerte de iniciarnos en el mundo de los concierto con una banda que rinde tributo a uno de los mejores grupos de la historia de la música. Tras pasar el control de seguridad y presentar las entradas, el siguiente paso era conseguir un buen sitio cerca del escenario. Aunque el comienzo del concierto estaba previsto a las 21:00 horas hubo que esperar un poco más, concretamente hasta aproximadamente las 21:15 horas. Las luces se apagaron, los focos del escenario se encendieron y la clase magistral comenzó. Can't Buy Me Love, Help, Yellow Submarine... Padres bailando con niños, abuelos saltando con nietos... Mientras, entre actuación y actuación, se podía escuchar la voz de Javier Núñez, cantante y compositor de Dr. Livingstone, supongo, quien hizo las veces de maestro de ceremonias."Papá, ¿quién es ese hombre que viste con chaleco y sombrero?". En teoría la música pop de los años ochenta era un capítulo para otro día. Pero no hay mal que por bien no venga. Al final la noche acabó con una lección bastante completita. Nada mal para ser el principio.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios