Avería en el tren entre Cádiz y Madrid Un viaje de pesadilla

  • Renfe mantuvo en servicio un tren hasta Madrid que ya había llegado a Cádiz con una avería

  • El viaje que debería de haber salido a las siete de la tarde, concluyó su trayecto a las seis de la mañana 

Interior de uno de los vagones del tren averiado. Interior de uno de los vagones del tren averiado.

Interior de uno de los vagones del tren averiado. / @martita_esmoris

Comentarios 1

El tren a Madrid debería de haber partido este domingo de Cádiz a las siete menos cinco de la tarde y llegado a la capital a las once y cuarto de la noche. Sin embargo, salió a las diez de la noche y llegó a las seis menos diez de la mañana. Una auténtica odisea llena de averías y de, según fuentes ferroviarias, mala gestión del servicio que provocó que la propia Renfe lanzase esta mañana un comunicado pidiendo disculpas. El tren, encima, iba bien lleno, con 589 pasajeros.

Según las fuentes ferroviarias consultadas, el problema esencial es que se mantuvo para el trayecto entre Cádiz y Madrid el mismo tren que había llegado hasta la estación gaditana con una importante avería y con un retraso acumulado de unas dos horas y media. 

Esta unidad había sufrido una avería en la zona de La Salud, en la provincia de Sevilla, donde quedó sin tracción tras sufrir un fuerte chispazo en la cabina. Aunque llegó a Cádiz con esta avería, se mantuvo en servicio, cuando, destacan fuentes ferroviarias, "lo lógico hubiera sido llevar a los pasajeros hasta Sevilla en autobús o en un tren y de allí fletar un AVE hasta la capital". Mantener la salida desde la estación de plaza de Sevilla obligó al tren Cádiz-Madrid a partir con tres horas de retraso, demora sobre la que sí fueron avisados los pasajeros afectados.

El viaje hacia Atocha se desarrolló sin incidentes hasta que a la altura de Urda, en la provincia de Toledo, se ve obligado a detenerse en la zona neutra de la vía (sin energía) cuando eran ya la 1:38 horas de la madrugada. A las dos menos cinco se le da energía a este tramo de la vía y se reanuda la marcha que, a los cinco minutos, vuelve a verse afectada por otras incidencias.

A las tres y cuatro minutos de la madrugada parte un tren en auxilio de la unidad averiada. A las cuatro menos cinco se inicia el transbordo de la composición de cola y posteriormente la de cabeza. Es un proceso lento que se alarga hasta las cinco y nueve minutos de la madrugada, cuando el maquinista ya está en disposición de reanudar la marcha, llegando a la estación de Atocha a las seis menos diez de la mañana, cuando han pasado once horas desde que el tren Cádiz-Madrid tendría que haber partido para un viaje de poco más de cuatro horas de duración.

A través de las redes sociales, algunos pasajeros afectados criticaron la falta de información por parte de la empresa pública.

Este problema se une a los numerosos que se han ido produciendo en los últimos meses en la línea entre Cádiz y Madrid.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios