ana fernández. teniente de alcalde de servicio sociales y enseñanza

"Asuntos Sociales es el corazón de la solidaridad de este Ayuntamiento"

  • La edil reconoce que esta semana "ha sido dura", tras las críticas públicas desde Ganar Cádiz y algunos colectivos ciudadanos

  • "Yo lo hubiera hecho de otra forma"

Ana Fernández, el pasado miércoles durante la entrevista con Diario de Cádiz. Ana Fernández, el pasado miércoles durante la entrevista con Diario de Cádiz.

Ana Fernández, el pasado miércoles durante la entrevista con Diario de Cádiz. / jesús marín

Comentarios 3

Ana Fernández, teniente de alcalde de Servicios Sociales y Enseñanza del Ayuntamiento de Cádiz, conversa con Diario de Cádiz tras una semana complicada para ella, como titular de la concejalía; a su vez el área de gestión más complicada del gobierno local. Las críticas vertidas desde su socio de coalición, Ganar Cádiz, y desde colectivos ciudadanos han sorprendido al hacerse públicos. Reconoce que han sido días complicados aunque, en respuesta muy política, resta importancia y valora el debate y el diálogo. Servicios Sociales atendió a 9.565 usuarios en 2017. Esta cifra se va a superar este año, signo de la dificultad de la labor que asumió en 2015.

-¿Le ha sorprendido las críticas de Ganar Cádiz sobre el trabajo que se realiza desde Servicios Sociales y más sobre al programa de zonas?

-Sí, claro que me ha sorprendido, sobre todo porque los concejales de Ganar Cádiz estaban informados de todas las gestiones que se han ido dando durante estos meses. De hecho, Eva (Tubío) me acompañó en las primeras reuniones que tuvimos sobre el tema. Y ha habido una comunicación fluida.

-Miembros y simpatizantes de Ganar Cádiz forman parte de la Delegación de Servicios Sociales. Incluso en la ultima etapa de gobierno del PP utilizaron esta concejalía para atacar a los populares. ¿Ha obtenido usted el apoyo, el consejo, de este colectivo?

-La Delegación de Servicios Sociales es una delegación muy numerosa, la segunda en personal después de la Policía Local con un número de trabajadores que ha llegado a superar los 116. Cuando yo llegué me encontré una delegación bastante rota, con trabajadores y trabajadoras que básicamente se habían encontrado en medio de una lucha política que no iba con ellos y a los que nadie se había encargado de cuidar. Con bastante escepticismo respecto al papel del concejal también. Nosotros nos propusimos que había que trabajar para mejorar esto, que era tan importante como invertir en la mejora de los recursos técnicos. Yo no le he preguntado nunca a ningún trabajador a quién había votado o si eran militantes de un partido, he intentado que se sintieran apoyados por este equipo de gobierno, que entendieran que como la parte política responsable estábamos aquí básicamente para facilitar las mejoras necesarias en ese tránsito a una delegación de derechos en vez de una de beneficencia .Y la conexión que he recibido ha sido siempre muy positiva.

-¿Le ha molestado que después de que el alcalde saliera diciendo que se iba a sumir el Programa de Zona y evitó las críticas a Ganar Cádiz, en el Pleno se le atacara de nuevo por parte de Eva Tubío?

-Estas semanas han sido duras, no lo voy a negar. Más que molestar, bueno, quizás me ha sorprendido. Entiendo que Ganar Cádiz sintiera que debía demostrar su lealtad a los trabajadores de Zona pero yo lo habría hecho de otro modo, de hecho creo que mi manera de responder durante estos días ha sido diferente. En cualquier caso, habría que preguntarles a ellos el porqué de su intervención.

-Colectivos ciudadanos más cercanos a Ganar Cádiz también han sido muy críticos con su gestión, más que la oposición conservadora. Parece que el enemigo lo tiene en casa.

-Si se refiere usted a colectivos como APDHA (Derechos Humanos), he de decir en primer lugar que ADHA es un colectivo al que respetamos, con una trayectoria larga en nuestra cuidad y que participa activamente en muchos espacios, como la mesa de persona sin hogar y con los que colaboramos con relativa frecuencia, como ha sido el caso de la acogida a la Flotilla de la libertad. Entiendo que ser un colectivo de izquierdas con un gobierno de derechas es mucho más fácil que la situación que tenemos en Cádiz, con un gobierno de izquierdas, y que puede resultar contradictorio a primera vista. Pero forma parte de un modelo diferente de entender la política, donde defendemos la independencia de los colectivos y les agradecemos que estén ahí para recordarnos de dónde venimos y cuáles son nuestras prioridades. Creo que si la crítica se hace desde la misma trinchera es más que saludable.

-¿Cree que esta postura se debe a que fue Podemos la que se quedó con la delegación de Servicios Sociales?

- Me parece que ese es un análisis simplista de la situación y que sería insultar la inteligencia política de los colectivos afirmar eso.

-Ahora diversas asociaciones sociales también se quejan, como algunos usuarios del Centro de Recursos para Familias. Desde el propio Ayuntamiento se llega a decir que se favorece a entidades próximas a Podemos o Ganar Cádiz.

-No sé desde dónde del propio Ayuntamiento se afirma eso pero es absolutamente falso. A las entidades sociales el PP las trató de manera totalmente interesada, repartiendo locales y ayudas de manera arbitraria, mostrando su apoyo incondicional a unas e ignorando a otras. No quiero decir con esto que las entidades a las que apoyaba el PP no hicieran ni hacen un enorme trabajo, sino que cuestionamos el modelo que usaban para relacionarse con ellas. Desde que entramos en el Gobierno hemos regularizado la mayoría de los locales (cuyas cesiones habían finalizado hacía años), y hemos sacado una convocatoria de ayudas desde Servicios Sociales de casi medio millón de euros. Apostamos por un modelo de gestión en el que los recursos se repartan de manera lo más objetiva posible. Y también un modelo que defiende que es necesario fomentar en las entidades un trabajo no solo hacia sus socios sino también hace fuera, hacia el barrio o la ciudadanía en general. En el caso de la polémica de estos días con el edificio de Medina Sidonia, ha sido un simple desencuentro entre entidades que ya está resuelto.

-¿Se arrepiente de haber aceptado la delegación de Servicios Sociales?

-No, en absoluto. Es una delegación complicada, pero eso ya lo sabía. Mis compañeras y compañeros decidieron que yo me hiciera cargo de ella y así lo acepté. Servicios Sociales es el corazón de la solidaridad de este Ayuntamiento, quienes conocen a las trabajadoras y cómo es el trabajo lo saben. Es mi obligación que lo sepa también el resto de la ciudadanía.

-¿Qué pasa con el Plan Estratégico, que ya tendría que estar aprobado?

-El Plan Estratégico está ya finalizado, falta "vestir" el documento con principios rectores, documentación adicional como las diferentes ayudas, etc… es un trabajo minucioso que espero tener listo en breve. El Plan Estratégico nos marca los pasos que debemos ir dando para acercarnos a ese modelo ideal de Servicios Sociales que queremos y también nos da las herramientas para valorar si estamos dando esos pasos correctamente, si no es así y porqué. Agradezco el interés que tiene actualmente la oposición en este plan y me encantará ver que acuden a la presentación cuando esté acabado.

-Su Delegación mantiene el carácter asistencial de la etapa del PP, algo que la izquierda tanto criticaba cuando no estaba en el poder.

-No estoy de acuerdo, estamos dando pasos para virar a otro modelo, creo que es realista decir que en tres años no es posible cambiar un modelo asentado en veinte años de trabajo pero insisto: sí caminar en una dirección diferente. El desarrollo y la implantación del SMV, el "bono del agua" que garantiza un mínimo de suministro a las familias es uno de esos pasos. Calculamos que debíamos llegar a unas 1.000 familias y en un año de vida que tiene esta ayuda prácticamente lo hemos cumplido, más de 700 ayudas concedidas ya y unas 274 pendientes de conceder los demuestran. O el "plan de choque de eficiencia energética " donde se ha formado a trabajadores sociales y familias, se han realizado intervenciones en 80 domicilios, etc… Todo ello redundando en una reducción de la factura que calculamos, tendremos los datos a finales de año, entre 50.000 y 100.000 euros.

El programa "Cuidarse para ganar en salud" que ha permitido una mejoría enorme en los mayores atendidos por el Servicio de Ayuda a domicilio con unas atenciones a las personas mas allá de garantizar el alimento diario o el aseo personal.

En todos los casos hablamos de derechos, y no de beneficencia. Y ahí está la clave del cambio.

-Cuando ustedes llegaron al poder lanzaron una campaña para que ningún niño se quedará sin comer. Un mensaje de que se vivía en pobreza en la ciudad.

-Los datos -desgraciadamente- hablan por sí solos. En junio de este año, Save the Children denunciaba que en Andalucía 363.000 niños sufren pobreza severa, el 22,6 % de los niños andaluces. Hace poco Cáritas publicaba unos datos parecidos. Los propios datos de los análisis de la ERACIS o la EDUSI señalan en esa línea. Para ser exactos, lo que planteamos como equipo de Gobierno fue la necesidad de dar respuesta a todos esos niños y niñas que tenían cubiertos la comida durante el curso escolar por el programa SYGA, programa que puso en marcha la Junta precisamente como medida de un plan de choque contra la exclusión social y que perdían esa ayuda en los meses de verano. La necesidad era, y es, real y lo demuestran las familias que se acogieron ese verano al programa y lo han seguido haciendo en 2016, 2017 y 2018. Otra cosa es que el PP no quisiera verlo así o lo que es peor que no quisiera ponerle remedio.

-¿Qué va a pasar con el programa de zona?

-Como hemos dicho ya, y como hemos mantenido siempre, se mantendrá con financiación municipal. Estamos dando los pasos necesarios para ello.

-¿Qué planes le queda para el resto de legislatura?

-Ahora sobre todo lo que nos resta es consolidar nuestras políticas sociales, el Plan de Inclusión de Personas sin Hogar (PSH) marca actuaciones concretas que ya estamos llevando a cabo (coordinación con la campaña de frío, sensibilización en centros de secundaria y a la ciudadanía en general, etc). La apertura del centro de baja exigencia va a ser determinante en la atención al colectivo de las psh junto con el primer plan de empleo.

La redistribución del personal de la delegación gracias a las 22 personas nuevas que se van a incorporar, junto con las obras en el edificio de la calle Zaragoza, lo que va a redundar en la atención directa de las personas usuarias, la apertura del Centro de Isabel la Católica, que también va a suponer una mejora en la atención.

-¿El Plan Estratégico como marco para dirigir la dirección de la delegación?

-Creemos necesario avanzar en espacios mas amplios de participación y discusión y vamos a revisar las mesas y consejos que forman parte de la Delegación, buscando otros modelos mas operativos. Sería interesante poder debatir no solo sobre qué medidas concretas se toman sobre por ejemplo personas sin hogar sino sobre el origen del mismo del problema.

El pliego de ayuda a domicilio, que va a redundar en la calidad laboral las trabajadoras gracias a las mejoras que se han incorporado sin perder calidad en la atención a las personas usuarias.

Nos gustaría poder tener un piloto de una ayuda única municipal, pero va a depender de cómo catalogue la Junta las ayudas actuales, la incompatibilidad entre la renta mínima y las ayudas municipales.

Aún nos quedan proyectos que poner en marcha y con los que estoy convencida la delegación que termine esta legislatura estará mas cerca de un espacio de dignidad y de derechos.

-Hay una clara dependencia de los fondos regionales en materia de Servicios Sociales.

-La relación con la Junta es complicada. A nivel técnico he de decir que desde el primer momento he encontrado total disposición para facilitar el trabajo conjunto. Es la política que se dirige desde Sevilla la que ya no resulta tan fácil.

Yo defenderé una asunción total de las competencias por parte de los ayuntamientos siempre y cuando, y ahí está el quid de la cuestión, fuera acompañada por el consiguiente aumento de personal y consignación presupuestaria. La realidad es que se transfieren competencias en solitario, lo que carga cada vez más sobre los hombros del gobierno local el trabajo diario. Y el vecino a donde acude a que le resuelvan sus problemas es al Ayuntamiento. Somos la primera muralla de contención a sus problemas. Por eso, no quiere que le expliques que una parte importante de la gestión de la dependencia es de la Junta, quiere que le ayudes a cuidar a su padre y que se le dé una respuesta lo antes posible.

-Después de las diferencias con su socio de estos días y de otros ataques que ha habido a lo largo de estos años, ¿se replantea usted la conveniencia de ir juntos en las próximas elecciones municipales?

-En primer lugar ir en confluencia, o no, no es algo que dependa de mí, es una decisión que se toma de manera colectiva y en la que mi opinión cuenta como la de cualquier otra persona. Dicho lo cual, creo que es importante tener un proyecto de izquierdas fuerte que pueda enfrentarse a la deriva que está tomando la derecha en este país, un proyecto que aúne no solo a Podemos e IU sino a otros colectivos, mareas, etc…a los que les una la necesidad de recuperar el estado del bienestar, de defender la sanidad universal, la escuela pública…Con Adelante Andalucía se ha dado un paso importante que creo que va a verse reflejado en unos muy buenos resultados. Y ese objetivo debe ser también extrapolable a lo municipal.

-¿Le gustaría repetir en el cargo si siguen gobernando tras las elecciones de 2019?

-No depende de mí. Pero no me importaría porque si no pensara que hay solución a todos estos problemas en la ciudad, no estaría aquí.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios