El problema de los aparcamientos

“Ahora tenemos más aparcamientos en la ciudad”

  • El recorte por el carril bici se ha salvado con la apertura de nuevos parking, según Martín Vila

  • Se reconocen los problemas de tráfico por las obras en el Campo del Sur

Martín Vila, teniente de alcalde de Movilidad Martín Vila, teniente de alcalde de Movilidad

Martín Vila, teniente de alcalde de Movilidad / Lourdes de Vicente

¿Hay problemas de aparcamisitio ento en Cádiz? Para el teniente de alcalde de Movilidad, Martín Vila, la respuesta es clara: "No". Y apoyándose en datos defiende su contundencia: afirma que con las obras del carril bici van a desaparecer de la trama urbana 1.359 plazas de aparcamientos, pero con la puesta en marcha de diversas bolsas de estacionamientos en zonas de la ciudad, con 1.778 plazas, el resultado es positivo. Es decir, que hay sitio para dejar el coche: 419 puntos más.

Eso sí, en el haber Martín Vila incluye algunas actuaciones (ampliación del parking en la Punta, el solar de Súper Cádiz y los subterráneos en Astilleros, Segunda Aguada y Micaela Arámburu) que todavía no están en servicio por lo que el balance es levemente negativo.

"Con estas cifras no se sostiene el argumento de que en Cádiz no hay suficientes plazas de aparcamiento. E incluso aumentará la oferta si la Junta, el Estado y la Zona Franca ceden los suelos de CASA, San Severiano y Subdelegación (con 1.500 plazas en su conjunto), como pretende el Ayuntamiento. Sí es cierto que en este verano hemos tenido dos obras de envergadura en la ronda de circunvalación del casco antiguo, la del carril bici y la banda de rodadura, un proyecto éste que antes no se quería asumir por lo complicado que era y nosotros sí nos hemos atrevido porque era necesario. Todo ello ha supuesto una situación extraordinaria este verano que puede haber provocado algún atasco", constata Martín Vila.

Junto a ello, el teniente de alcalde también considera que habrá que mejorar la señalización de los aparcamientos, para que el conducto pueda saber con antelación a su llegada al parking si éste tiene plazas libres o no, y así pueda ir directamente a los estacionamientos con espacio. En este sentido resalta que el aparcamiento que hace unos meses se habilitó en el muelle Ciudad "nunca ha llegado a poner el cartel de lleno durante este verano".

Defiende el edil el concepto de ciudad sostenible por la que apuesta el gobierno municipal y que en el casco antiguo da prioridad, a través de la nueva zona verde, a los residentes en intramuros.

"El casco urbano se está protegiendo cada vez más. Es cierto que es más difícil llegar al destino en coche, pero es así desde hace años y así está ocurriendo en muchas grandes ciudades. Si queremos una ciudad habitable necesitamos tomar medidas", aunque en un principio éstas puedan parecer radicales para algunos.

En este sentido se enmarca la nueva ordenanza municipal que regula aparcamientos y tráfico en la ciudad, "con la tarjeta verde para residentes, con apenas un coste de 50 euros al año, que es totalmente innovadora. O la posibilidad de que quienes vienen a trabajar a Cádiz desde otras ciudades y compartan vehículo, puedan utilizar la zona naranja con las ventajas que se le dan a los vecinos de la capital, con un coste mínimo", lo que, si se logra, reducirá el impacto del vehículo privado en una trama urbana muy limitada como es la de Cádiz.

"Materialmente no se soporta que todo el mundo quiera llegar a su lugar de destino en coche. Sería imposible. Este es un proceso que necesita de un importante cambio cultural en el ciudadano", agrega el concejal, que además menciona una de las virtudes del casco antiguo de Cádiz "que se puede recorrer de una punta a otra en apenas quince minutos".

Junto a las zonas de aparcamiento ya existentes, las hipotéticas que se podrían poner en suelos de otras administraciones, que por el momento no se muestran muy receptivas a esta idea, está también pendiente la operación urbanística en el suelo portuario.

Se supone que a finales de año se contará ya con un primer avance del Plan del Puerto, donde se fijarán los usos de los terrenos que van a quedar vacantes para la actividad portuaria. Sea cual sea el diseño que se acepte, la previsión es contar con unas 1.100 plazas de estacionamientos. En todo caso, tampoco cabe olvidar que los aparcamientos que hoy funcionan en terrenos del puerto de Cádiz son meras concesiones cuya fecha de conclusión, en algunos casos, está próxima.

Cuando se le plantea a Martín Vila la incertidumbre de estos parking y la viabilidad o no de la construcción de una gran estacionamiento subterráneo con carácter disuasorio en la zona de la Plaza de Sevilla, rechaza esta posibilidad. "Ya en su día fueron los técnicos los que dejaron claro que era inviable, por el nivel freático de la zona, lo que disparaba el coste por plaza a unos 70.000 euros. No olvidemos que en su día (durante el gobierno del PP) la adjudicación de este aparcamiento en la avenida de Astilleros quedó desierta en diversas ocasiones, por su alto coste, dejándose en manos de Emasa que, si llega a construirlo, hubiera entrado en quiebra".

A lo ya listo, a lo previsto en unas semanas en diversos puntos de Puerta Tierra y en la Punta, pendientes de diversas obras y de convenios entre Procasa y Emasa, Martín Vila añade bolsas de aparcamientos ya incluidas en el Plan de Ordenación Urbana y situadas en zonas estratégicas del casco antiguo: Campo de las Balas (una vez reurbanizado cuando en el mismo se ubiquen las futuras pistas de la UCA), el subterráneo que completará los nuevos usos en Valcárcel, y el proyecto interior en Hospital de Mujeres, centrado éste en usuarios de la zona.

"Se va a acabar el verano con un récord de pernoctaciones en la ciudad. Cada vez vienen más turistas, nacionales y extranjeros, que se quedan varios días en Cádiz, sin problemas de movilidad. Ahí queda la falsa noticia de Juancho Ortiz (portavoz municipal del PP), que afirmaba que la falta de aparcamientos estaba provocando la huida de los turistas", concluye Martín Vila.

Hay que tener en cuenta también que la eliminación de plazas en el Paseo Marítimo ya se había iniciado hace cerca de dos décadas con la instalación de terrazas que ocupaban las zonas de estacionamiento, por lo que cada vez eran menos, quedando poco más de medio centenar entre el Hotel Playa y Cortadura.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios