Denuncia

Vox defiende la inexistencia de delito en la empresa "fallida" del juez Serrano

  • La formación niega irregularidades de su diputado, señalado por no devolver 2,5 millones públicos por un negocio que no había ejecutado

  • Serrano dice que se desvinculó del proyecto en cuanto detectó anomalías y que ha denunciado a su entonces socio y al promotor de la iniciativa 

El portavoz parlamentario de Vox, Alejandro Hernández, durante su comparecencia en la mañana de este miércoles. El portavoz parlamentario de Vox, Alejandro Hernández, durante su comparecencia en la mañana de este miércoles.

El portavoz parlamentario de Vox, Alejandro Hernández, durante su comparecencia en la mañana de este miércoles. / María José López / EP

Vox ha defendido en la mañana de este miércoles a su diputado Francisco Serrano, quien ha sido señalado días atrás por no devolver una ayuda pública de 2,5 millones que le había concedido el Ministerio de Industria en 2016 para un negocio que no ejecutó.

El portavoz de Vox en el Parlamento, Alejandro Hernández, quien ha reconocido no disponer de "mucho detalle sobre el tema", ha añadido, en relación a la acusación que Facua sobre el juez Serrano, que se trata de "una actividad particular en la que no hay constancia de delito ni irregularidades desde el punto de vista administrativo", ha recogido Efe en una nota. "Es una empresa fallida, como tantas otras", ha rematado.

Antecedentes

Según la asociación de consumidores, el diputado de Vox creó en 2016 una empresa con su entonces socio Enrique Pelegrín Díaz. Ocho meses después --continúa la acusación de Facua-- la entidad empresarial recibió un préstamo de 2.489.000 euros que debía destinarse a crear una fábrica de combustible granulado de madera en el municipio onubense de Niebla, fábrica que al parecer nunca funcionó.

Respuesta de Serrano

Serrano se ha defendido en las redes sociales por este supuesto falseamiento del capital de la empresa para acceder en su día a la ayuda pública de 2,5 millones, negando la mayor: "Puedo asegurar que no he visto ni un solo euro del crédito que se solicitó" y "mucho menos responsabilidad" con que dicho préstamo "no haya sido devuelto en los plazos marcados".

El diputado de Vox basa su defensa principalmente con dos argumentos: en primer lugar, que "en el momento de solicitarse el crédito", la empresa que compartía con su socio satisfacía las exigencias del Ministerio de Industria y, en segundo lugar, que tan pronto como detectó "una situación irregular" en el negocio optó por desvincularse, extremo que se hizo efectivo en octubre de 2017, según asegura Serrano.

"No obtuve ni un euro", dice el juez, refiriéndose al dinero del crédito, "pero sí la tranquilidad de salir de un proyecto en el que no confiaba". La desconfianza llegó a tal punto que el diputado de Vox, "ante la situación irregular", interpuso "una denuncia contra su socio" en la empresa --Enrique Pelegrín-- y "contra Javier López, que había sido el gerente de mi despacho y que fue el promotor e ideólogo de este proyecto".

  

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios