salud

"Morir en casa es casi imposible"

  • Afectados denuncian la limitación de la unidad de cuidados paliativos a domicilio en la Sierra

  • Uno de los dos profesionales del equipo está de vacaciones y la Junta no lo ha sustituido

Un enfermo es trasladado en una camilla por los servicios de urgencias, a las puertas de un hospital. Un enfermo es trasladado en una camilla por los servicios de urgencias, a las puertas de un hospital.

Un enfermo es trasladado en una camilla por los servicios de urgencias, a las puertas de un hospital. / ramón aguilar

Comentarios 3

"Lo que supondría un derecho, que es poder morir en casa, en la práctica parece casi imposible. No se puede cubrir un área tan grande como la Sierra con un equipo de cuidados paliativos compuesto por una médica y una enfermera". Es a la conclusión que llegaron ayer los familiares de un paciente con una enfermedad irreversible de Algar, que denuncian la falta de recursos de la Consejería de Salud de la Junta de Andalucía para atender a los enfermos terminales que han decidido morir dignamente en sus casas.

Y es que este soporte de cuidados paliativos del área del distrito Sierra, con sede en Villamartín, da cobertura a 12 municipios de la comarca y está integrado por una facultativa y una enfermera. "En la práctica los servicios paliativos no funcionan porque están desbordados. En este caso, la médica se ha ido de vacaciones y no tiene sustituto", dice uno de los hijos del enfermo, que cuenta las frustraciones de la familia para conseguir atención médica especializada en el domicilio para asistir a esta persona.

"Después de ocho días, desde que salimos del hospital, apareció un profesional, le cogió una vía, y nos dio unas indicaciones para cuidarlo y nos dijo que hoy (por ayer) volvería. Pero la familia no tiene capacidad para ello. Es un trabajo con el que tienes que apechugar y no estás preparado ni emocional ni técnicamente. Es absolutamente dramático y no lo sabes hasta que no te enfrentas a un tema de estos", dice el afectado, que reconoce que su allegado ha contado en esos días con la asistencia del médico de familia. "Este tipo de ayuda es bienvenida pero la formación específica la tienen los equipos de cuidados paliativos. Los médicos de familia andan saturados y no dan abasto", añade.

Y cuenta que, en su caso, la familia ha tenido que buscar por sus propios medios la ayuda médica de paliativos. "En el momento de salir por la puerta del hospital ya tendría que pasar el nombre del enfermo por una base de datos donde se le asigne un equipo de paliativos. Y no que nos pongamos a buscar como ha sido nuestra experiencia", critican.

La Delegación Territorial de Salud respondió ayer que los enfermos o sus familias que demandan este tipo de asistencia pueden contar con este equipo de cuidados paliativos y con el apoyo de los profesionales de la atención primaria.

En el caso de Algar, la Delegación Territorial defiende que ha habido una "coordinación, en todo momento, entre la enfermera de paliativos y el médico de familia". Salud reconoció, también, la dificultad de sustituir a la facultativa de esta unidad en la Sierra que está de vacaciones. "Pero su móvil está desviado a la enfermera de cuidados paliativos y nunca coinciden ambas de vacaciones para que el servicio esté cubierto", explicaron fuentes de la administración. Además, señalaron que la atención a usuarios de cuidados paliativos "siempre está cubierta" ya que se trabaja en red. Se trata de "un soporte especial para unos cuidados complejos y especializados de la mano de profesionales con una formación concreta". Por eso, admiten que es complicado encontrar sustitutos cuando estos profesionales ejercen su derecho a vacaciones o días libres. También la Junta asume que este servicio de paliativos que da cobertura a 12 pueblos serranos (las áreas básicas de Olvera y Alcalá del Valle dependen de otros) es limitado en relación a la demanda.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios