Espectáculo del día y crítica

The Funamviolistas o el alma de la vieja comedia musical

  • El inusual trío de cuerda recibió en 2014 el Premio Max al Mejor Espectáculo Revelación

Las tres integrantes de The Funamviolistas. Las tres integrantes de The Funamviolistas.

Las tres integrantes de The Funamviolistas. / d.c.

Pocas formaciones pueden decir que han ido del crowdfunding a un Premio Max de Teatro. Ellas, The Funamviolistas, pueden. Las tres -Ana Hernández, Mayte Olmedilla y Lila Horovitz- se conocían desde hace años, de haber coincidido en el ambiente musical de Madrid unas cuantas veces. Para resumir, diremos que Ana es violín; María Teresa, viola; y Lila, contrabajo. En 2009, las llamaron para integrar un espectáculo de cuerda en clave de comedia: "Fue mal desde el principio-comenta Lila Horovitz-. Y terminó, como era previsible, en despido. En el despido de las tres, en 2012".

Así que, una vez en la calle -circunstancia de la que parte su relato-, se plantearon si seguir por el camino anterior, el convencional de la música clásica, o "si continuar con esa cosa azarosa del destino, siguiendo aquello de que cuando se cierra una puerta, se abre una venta", prosigue Horovitz. Con la colaboración del tutor de María Teresa, el director Rafael Ruiz, desarrollaron un proyecto en el que tenían claro que debían manejar la gestión y la producción. Lanzaron la campaña de financiación con pre-estreno y vídeo promocional "que tuvo muy buena acogida". Antes incluso de estrenar, se les concedió el premio Talent Madrid 2013. El año siguiente, más de setenta funciones avalaron su reconocimiento con un Premio Max al Mejor Espectáculo Revelación.

La formación mezcla lenguajes musicales muy distintos con teatro gestual

The Funamviolistas ofrecen un espectáculo mestizo, con la música como plataforma pero con elementos de danza, expresión corporal, cante y teatro: "Lo que nos coloca -explica Lila Horovitz- es un terreno interesante y arduo, porque para muchos músicos, no somos músicos, y para muchos actores, no somos actores. Lo que hacemos es emplear estos lenguajes para construir algo nuevo, y nos respalda la gran acogida que tenemos por parte del público, al que sorprende lo que se vive sobre el escenario. "En general -continúa-, no somos muy abiertos para aceptar nuevas fórmulas teatrales. Por eso mismo nos gusta ver cómo la gente disfruta desde varios planos, contándoles muchas cosas sin usar la palabra. Creo que la sensación principal sería la de estar viendo una comedia musical antigua".

Esta tarde, The Funamviolistas traen al Falla un repertorio que incluye piezas de Vivaldi, de Georges Bizet, de Piazzola, alguna copla, el swing de los 30, un tema pop-folk americano de 2013... "Las tres venimos de estilos muy distintos, así que el lenguaje musical es muy variado -prosigue Horovitz-. A nivel teatral, lo que nos interesa es todo aquello que es físico, gestual; todo lo que tenga que ver con la comedia en femenino, con los recursos de las nuevas creadoras: lo que nos hace estar muy atentas de aquello que se produce a nivel mundial. Como lo que hacemos sale del imaginario propio de cada década, la verdad es que los recursos son infinitos".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios