Fallece a los 74 años el pintor jerezano Juan Gutiérrez Montiel

  • Este reconocido artista, que residía en Madrid, fue incinerado ayer en el tanatorio de Tres Cantos · La familia esparcirá sus cenizas por la costa gaditana

El pintor jerezano Juan Manuel Gutiérrez Montiel falleció el miércoles por la tarde en Tres Cantos (Madrid), a los 74 años de edad, a causa de una parada cardiorespiratoria por una enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC). El que fue uno de los más ilustres pintores jerezano ha muerto en posesión de una historia artística amplia y llena de reconocimientos. Fue miembro de una importante generación, quizás la primera con más proyección de cuantas han existido en Jerez. Compartió escena vital con Carlos Ayala, Joaquín Cañete, Vicente Vela y Jesús González, entro otros. Ellos pusieron muchos de los cimientos de una pintura que, en aquellos tiempos, ya pretendía sacudirse muchos de los esquemas de la tradición y dar un paso adelante. Juan Gutiérrez Montiel estaba en posesión de un lenguaje muy particular, donde la realidad dejaba sus posiciones miméticas y pretendía nuevos encuadres.

Formado, con los artistas de su generación, en los talleres de artistas locales -Miguel Varrón- ingresó en la Escuela Superior de Bellas Artes de Sevilla, para terminar sus estudios en la de San Fernando de Madrid, donde encontró horizontes más avanzados que los que se ofrecían en el antiguo estudio del pintor sevillano Gonzalo Bilbao, sede la Escuela hispalense. Allí adoptó una línea de poderosa intencionalidad pictórica.

La pintura del artista jerezano se ha circunscrito a un expresionismo figurativo con muchos buenos argumentos para desarrollar nuevas y abiertas posiciones plásticas. De esta manera su pintura siempre se ha estructurado desde unos planteamientos compositivos básicos, con un organigrama material muy definido, de pastosa plasticidad que sirve de soporte a un lenguaje representativo poderoso, de gran expresividad, con la figura jugando un papel definitorio y marcando perfectamente los tiempos pictóricos de una realidad sabiamente manifestada.

Su especial modo de estructuración, su concepción única del campo plástico definido por realidades concretas, así como el empleo de una pigmentación de suaves gamas tonales han configurado una pintura susceptible, siempre, de ser clasificable sin ninguna posibilidad de equívoco. Se trata de una obra que ocupa un segmento poco delimitado donde la realidad pierde muchos de sus contornos para acercarse a los estamentos de la abstracción o donde ésta deja su posición de esencialidad para buscar ciertos matices representativos. Todo mediante un lenguaje muy particular, lleno de sustancia creativa y testimonio de una fuerte clarividencia.

Juan Gutiérrez Montiel, aquel heredero de Lanzarote, que realizaba los cartelones anunciadores de las películas, no ha dejado, todavía con mucho que decir en una pintura con no muy numerosos buenos intérpretes. Él siempre supo estar a la altura de un arte exigente, que no respondió a los gustos atrasados de su ciudad, y que supo conformar un ideario estético personal e intransferible. Juan Gutiérrez Montiel llegaba a Jerez de la mano de Paco Daza y siempre nos transmitía una fórmula pictórica a la que muy pocos llegaban. Era un artista sobrado y totalmente necesario. Con él se ha ido uno de los pocos que todavía mantenían vivas la creencia en una pintura totalmente cuestionada por las modas y las incongruencias de un Arte con demasiados santones y escasos artistas.

Descanse en paz Juan Gutiérrez Montiel, pintor grande, protagonista de uno de los mejores momentos creativos de nuestra ciudad.

Gutiérrez Montiel fue incinerado ayer en el tanatorio de Tres Cantos. La familia ha confirmado a este Diario que las cenizas se esparcirán en la costa, concretamente en El Puerto de Santa María, en una ceremonia íntima que se celebrará los próximos días. "Mi padre era un jerezano donde los haya. Tenía muchos lazos con la ciudad, a pesar de estar lejos. Antes de estar enfermo iba mucho a Jerez, luego ya dejó de ir", cuenta emocionado su hijo, Juan Manuel Gutiérrez Martínez, que aseguró que su padre estuvo pintando "hasta el último momento".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios