Inspector Seguridad Social

Víctor Vidal: “El estrés pospandémico va a poner en grave riesgo la salud de los españoles”

  • El autor del libro 'El estrés laboral. Análisis y Prevención' advierte de las consecuencias de esta enfermedad a corto y medio plazo y afirma que está detrás de otras muchas dolencias

Víctor Vidal en el Hotel Playa de Cádiz.

Víctor Vidal en el Hotel Playa de Cádiz. / Lourdes de Vicente

Víctor Vidal es inspector médico de la Seguridad Social. Es doctor en medicina y cirugía,  colaborador de prensa escrita y de televisión, profesor y asesor de la Universidad Internacional de la Rioja y tiene una larga experiencia en investigación sobre el estrés. Es autor del libro El estrés laboral. Análisis y Prevención y de esto nos habla durante su estancia en Cádiz, que es un viaje que precisamente incluye entre los consejos que siempre brinda a la hora de reducir esta enfermedad del siglo XXI.

–El estrés se consideraba uno de las grandes problemas de salud de nuestra sociedad. ¿En qué niveles está con la pandemia?

–El estrés pospandémico va a ser un grave problema y va a poner en grave riesgo la salud de los españoles. Hemos triplicado el nivel de estrés en los últimos meses, tanto, que las patologías existentes se han agravado por culpa del estrés añadido. Quien tenía problemas cardíacos, digestivos y neurológicos con el estrés de la pandemia han agudizado y agravado todas sus patologías existentes. Es decir, no solo causa enfermedades, sino que las agrava.  

–¿Y cómo ha afectado precisamente al Covid?

–Ha sido tan devastador que ha dejado morir a muchos pacientes porque el virus baja la inmunidad y el estrés actúa con mayor potencia. Agrava  y debilita el sistema inmunitario y aumenta el cortisol provocando un proceso inflamatorio. Cuando tenemos estrés crónico las defensas bajan y, por tanto, hay mayor predisposición a tener Covid. El estrés causado por los problemas del trabajo, con estar en paro, los problemas de la casa etc. nos genera una disminución inmunitaria y estamos más dispuestos a padecer enfermedades infeccionas como esta. Hay que tener en cuenta que antes del Covid el estrés era la pandemia silenciosa, olvidada y denostada por todo el mundo. Sin embargo, es la antesala de muchas enfermedades, incluso del suicidio y la muerte. Detrás del suicidio siempre hay estrés crónico, pues estrés y suicidio son las dos caras de la misma moneda.

–¿Qué otro tipo de enfermedades puede provocar sin que la asociemos al estrés?

–El estrés altera los niveles hormonales del cuerpo humano, provocando una bajada de las defensas que, a su vez, causa una disminución de la producción de saliva. Este hecho hace que los ácidos sean cada vez más intensos en la cavidad bucal, atacando directamente al esmalte que recubre los dientes, lo que provoca su deterioro y la aparición de caries. También hay más predisposición a tener infarto de miociardio en edades más tempranas y a enfermedades neurológicas ,digestivas, inmunológicas, vasculares etc.

–¿Y cómo repercute en la gran temida: el cáncer?

–Se ha demostrado que el estrés psicológico crónico disminuye el número de células B, que son aquéllas que producen anticuerpos, así como la funcionalidad y la actividad de las células NK -Natural Killer-, que son protectoras ante células cancerosas y al no estar, no reconocen las células tumorales, por lo que hay más disposición a padecerlo. Pero no es uno y uno son dos. Es un factor de riesgo más grave para padecer cáncer como lo puede ser el alcohol, el tabaco y otro tipo de adicción, de modo que el estrés crónico puede generar los riesgos de cualquier otra adicción.

–¿Qué es esto del estrés bueno?

–Necesitamos estrés para vivir. El estrés suficiente para tener una tensión adecuada para levantarte, ir al trabajo y hacer las cosas del día a día, pero sin poner en peligro nuestra vida. Ahí está el problema, en cómo manejar el estrés, el estrés bueno se llama Eustres. Gracias a él el ser humano ha evolucionado y ha sobrevivido.

–¿Qué responsabilidad tiene el gobierno y las administraciones en todo esto teniendo en cuenta que es un problema de salud de primer orden? No se habla del estrés en estos términos de gravedad

–El Gobierno no ha planteado ninguna medida preventiva y lo ha dejado pasar antes y después de la pandemia. No ha realizado ninguna actuación frente a la prevención de salud mental, y no solo me refiero a sanitarios, sino a la población en general, que a la larga y a la postre va a sufrir enfermedades depresivas, neurológicas y otras enfermedades provocadas por el estrés. Llevará a un alto índice de suicidio y lo veremos en unos meses. No hay un plan frente al suicidio y frente a la soledad por estrés. Necesitamos más planes estratégicos y reformar el sistema nacional de salud. Necesitamos cuidar a los que nos cuidan y cuidar la salud mental de todos.

–Pero la atención primaria ha caído drásticamente, todo es por teléfono, la gente está crispada y se siente desatendida. Esto también afecta al estrés.

–La atención telefónica es una forma lógica de evitar contagios y aglomeraciones y es positivo el control telemático salvo en los casos que necesiten visita presencial. Apuesto por las dos, que perduren ambas medidas. Pero es verdad que lo que genera el estrés es no tener atención adecuada. Falta atención personalizada, administrativos de apoyo y desburocratizar a los médicos en consulta. Hay medios  que han fallado porque claro, todo ha sido de golpe. Hemos tenido que correr si saber andar. Pero la era sanitaria va a pegar un brinco y la gestión ya está mirando al futuro. Estamos en periodo de adaptación al nuevo medio sanitario del futuro y va a tardar un tiempo, pero será un éxito porque se va a combinar lo presencial y telemático para mejorar un sistema que hay que mejorar.

–Pero tal y como está la cosa.. ¿Quién va a llamar para decir oiga doctora tengo estrés? 

–La atención primaria está desgastada y necesita un cambio de gestión brutal. Los profesionales tienen un alto nivel de estrés y necesitan una reforma para mejorar y gestionar el estrés de la población y de ellos mismos. Necesitamos hacer un sistema de salud del futuro. Está todo arcaico. Si no reformamos la atención primaria, es fácil que en poco tiempo el sistema sanitario muera. Las personas no conocen bien el estrés y lo enmascara en muchas patologías. No vamos al origen vamos siempre a las consecuencias y, como siempre, en España llegamos tarde y pagamos las consecuencias a un alto coste .

–Hablando de cómo nos ha cambiado la vida. El teletrabajo también ha estresado a muchos

–La clave está en gestionar bien el teletrabajo. Si se enseña a hacer bien, es sin duda una herramienta para prevenir el estrés porque mejora la conciliación familiar y trabajar más no es estar en una oficia mas horas, sino gestionar mejor el tiempo. Y trabajamos más y mejor. Pero nos tienen que contar cómo hacerlo y tener herramientas adecuadas. De este modo se mejora la condición sociofamiliar y también la socioeconómica. Lo que me parece absurdo y arcaico son los fichajes. Lo que hay que elaborar son planes de trabajo para ilusionar a los trabajadores, que estaban con la lengua fuera, darles aire fresco y mejorar sus condiciones económicas. El abordaje del estrés en la pandemia es clave de cara al éxito en el mundo laboral porque mejora las condiciones de todos, empresas y trabajadores. ¡Es muy importante que haya departamentos de bienestar!

–Todo esto me suena a utpoía.

–Ya, pero existe. En EEUU y Suecia hay empresas que lo hacen, que cuidan el estado psicológico del trabajador. Eso hace que estén valorados porque la clave está en reilusionarse. No olvide que con estrés se rinde menos y que provoca bajas eternas. Gestionar emociones es lo más difícil en una empresa.

–Hábleme de las alarmas que nos indican que padecemos estrés 

–Son muchas las señales del cuerpo que nos indican que tenemos que parar e ir más despacio. El problema es que no le hacemos demasiado caso. El insomnio, el no descansar es una de las  claves. Los dolores estomacales gástricos, caída de pelo, dermatitis, palpitaciones, sudores, cuadros gastrointestinales, colitis, vómitos, cefaleas intensas y pérdida de ilusión y desesperanza. El cerebro es un detector de amenazas pero no podemos estar 24 horas en alerta los 365 días del año. Necesitamos desconectar, descansar y tener un sueño reparador.

–¿Algunos consejos para aniquilar el estrés?

–Lo primero es que hay que buscar ayuda, romper el silencio absurdo de estar estresado y evitar llegar al suicido. Se pueden hacer terapias psicológicas, terapias de apoyo al estrés como el yoga, le lectura de un buen periódico porque nos olvidamos de los problemas. También van bien las terapias de spa, terapias de agua, alimentación sana, reparación del sueño, ejercicios de espaldas sana, escuchar música, ver arte y muy importante, comer chocolate del 70 por ciento, la risoterapia, que no solo activa más de 100 músculos sino que aumenta la oxitocina, que es la hormona de la felicidad. También hay que cuidar a nuestra gente, ser buena gente, quererse, ser agradecido y, sobre todo, reilusionarte en la vida con planes de futuro. ¡Ah! Y algo que recomiendo mucho para relajarte y desconectar es viajar a Cádiz y Andalucía y pasear por la orilla del mar, es maravilloso para eliminar el estrés.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios