Cuaresma

Una restauración necesaria y urgente

  • Ars Nova prepara la intervención en el paso de Las Aguas para después del próximo verano

El portentoso paso de Las Aguas, tras salir de Santa Cruz el pasado año. El portentoso paso de Las Aguas, tras salir de Santa Cruz el pasado año.

El portentoso paso de Las Aguas, tras salir de Santa Cruz el pasado año. / Julio González

Comentarios 2

La hermandad de Las Aguas está trabajando de manera decidida de cara a una intervención que no puede seguir demorándose en el tiempo y que las previsiones ya señalan para después del próximo verano: la restauración del paso de misterio, que a tenor del informe de la empresa Ars Nova es tan necesaria como urgente. El restaurador Fabián Pérez señala que este paso, obra de Antonio Martín, presenta en la actualidad problemas estructurales y estéticos que requieren una intervención con relativa urgencia.

Según el diagnóstico realizado por Pérez Pacheco, varios son los problemas que presenta el paso de Las Aguas. Lo que está en peor estado de conservación son los candelabros de guardabrisas, "que como es habitual en este tipo de piezas por su volumen, sus vueltas y el movimiento en la calle sufren mucho desgaste, y en este caso no se han tocado en todo este tiempo", explica el conservador a este periódico. Esta es la parte que requiere más urgencia en la actuación. Otro problema estructural del paso es que se ha producido cierta deformación en los respiraderos -abiertos en las esquinas y pegados al paso en la zona central- "al ser la parihuela más estrecha que la medida de los respiraderos". También se va a intervenir en el caballo sobre el que procesiona Longinos, que se va a retirar de la actual peana para rebajar la altura y aligerar el peso sobre el canasto, creando para ello una plataforma específica en la parihuela.

Y por último, Fabián Pérez menciona el problema estético del desgaste del dorado, que está muy presente en el paso, habiéndose perdido en su totalidad en muchos puntos. Para este problema, Ars Nova plantea la limpieza y restauración general; "nosotros no hablamos de redorar porque no nos gusta intervenir así el patrimonio para que vaya cogiendo el carácter propio del paso del tiempo", explica.

Alrededor de cuatro meses de trabajos prevé emplear Ars Nova en la restauración de este paso, comenzando tras el verano para que esté finalizado a principios del próximo año, por lo que se estrenaría en la Semana Santa de 2019.

Mención aparte merece el paso de San Juan Evangelista, también de Antonio Martín, cuyo estado de conservación es peor que el de misterio, habiéndose tenido que realizar ya una primera intervención consistente en un tratamiento antixilófagos. "El principal problema de este paso es la peana, que es muy airosa e inestable y que intervendríamos volviéndola a ensamblar con nuevos anclajes", comenta Fabián Pérez, que ya ha restaurado con anterioridad los pasos procesionales de Afligidos y Humildad y que se encarga también del mantenimiento periódico del paso de Vera-Cruz (otra obra, por cierto, de Antonio Martín).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios