Semana Santa Cádiz 2019 | El Pertiguero

Sábado Santo sin abonados

Sillas vacías durante el paso de la cofradía del Santo Entierro Sillas vacías durante el paso de la cofradía del Santo Entierro

Sillas vacías durante el paso de la cofradía del Santo Entierro / Marcos Piñero

Comentarios 2

En Cádiz, parece que la Semana Santa acaba el Viernes Santo. El Sábado Santo y la procesión del Santo Entierro quedan para los más cofrades de la ciudad, como viene ocurriendo en los últimos tiempos. De ahí que se produzcan estampas tan tristes como la que acompaña al texto, con una plaza de San Juan de Dios repleta de sillas vacías a pesar de que gran parte de ellas son de abono. Y es que ni los abonados parecen prestar interés a esta jornada.

Las sillitas es un problema en aumento

Vale que va contra la naturaleza de la Semana Santa, vale que destroza esa práctica de ir a buscar una cofradía para verla en cualquier rincón, vale que atenta contra el interés cofradiero de ver expresamente el paso de tal o cual cofradía en un punto determinado. Pero el problema de las sillitas plegables va ampliándose cada Semana Santa. Artilugios de todo tipo inundan cruces, con los consiguientes problemas de seguridad que tiene para el tránsito de personas, y también llenan aceras desde bastante antes de que llegue una cruz de guía, impidiendo que la gente ocupe con normalidad las aceras (que parecen propiedades privadas de unos pocos en Semana Santa). Las fuerzas de seguridad y el propio Ayuntamiento tienen un problema serio con el asunto de las sillitas. Y las cofradías deben tomar parte del mismo, por ejemplo, evitando repetir una y otra de un mismo día los mismos itinerarios. O eso, o nos cargamos la Semana Santa de aquí a pocos años.

El alcalde y el Consejo siguen acercando posturas

El Viernes Santo había cita de excepción en el Terraza, en la plaza de la Catedral. La permanente del Consejo de Hermandades mantuvo un almuerzo con el alcalde de la ciudad, José María González, en el que tuvieron oportunidad de compartir cómo se estaba desarrollando la Semana Santa y en qué cuestiones se había acertado o se había fallado (si es que las partes reconocen que ha habido errores, que esa es otra). La conclusión del almuerzo es que en San Juan de Dios hacen falta más palcos para seguir mejorando esa carrera oficial que cada vez convence más a las hermandades y al público que asiste en las aceras al paso de las procesiones.

Excesivos nervios con las primeras gotas

Se ha visto a lo largo de estos días, por desgracia. Hemos visto a una hermandad que salió sabiendo que podía haber algún mínimo chubasco disperso, y a las primeras de cambio se dio la vuelta como si de un maremoto se tratara; hemos visto a otra hermandad corriendo ‘por si acaso’, cuando los partes dejaban sólo una posibilidad remota para algunas gotas aisladas; hemos visto interrumpir bandas, retroceder cruces de guía que estaban ya en la calle Arquitecto Acero... Hay un excesivo miedo a la lluvia, sin duda. ¿Saben las juntas de gobierno que eso de la lluvia lo que descarga es agua, y no ningún material químico de peligro mortal?

La penitencia de ver una cofradía en la acera

Hay casos que son un auténtico disparate. Más de una hora para ver pasar apenas ciento y pico de nazarenos (en filas de dos, no lo olviden) y un par de pasos (sin música, que hay algunos casos). Y luego dirán las hermandades que la procesión ha estado fantástica, no se explicarán que los cortejos –y las penitencias, ojo a las penitencias que se están perdiendo– van disminuyendo en número; y por supuesto echarán las culpas al público, que no respeta... Qué falta hace en Cádiz un buen curso de formación para fiscales, que son en ocasiones los responsables de un auténtico despropósito.

El coro de Julio Pardo tras el palio de Triana

En la recogida, ya en la mañana del Viernes, de la Esperanza de Triana (en Sevilla, sí) se dispuso tras el manto de la Dolorosa, a escasos metros de la capilla de los Marineros, el coro de Julio Pardo, que cantó la letra que complementa la marcha procesional que compusiera Pardo a esta imagen y que tanto impacto ha tenido en los últimos años en la capital hispalense y, en concreto, en la procesión de la hermandad de la Madrugada (Puera marinera). No deja de ser llamativo ver a un coro de Cádiz marchando detrás del palio de la Esperanza de Triana y poniendo música a la recogida de la cofradía. Opiniones hay para todos los gustos.

Y un gaditano de auxiliar en Sevilla

Paco Nondedeu, en sus funciones de auxiliar en Sevilla Paco Nondedeu, en sus funciones de auxiliar en Sevilla

Paco Nondedeu, en sus funciones de auxiliar en Sevilla

El gaditano Paco Nondedeu procesionó ayer en Sevilla como auxiliar del capataz en la cofradía del Sol, en la cuadrilla que comanda José Manuel Palomo. Nondedeu, que también ejerce la misma función en la cuadrilla de María Santísima de las Angustias de Ecce-Homo, debutó ayer en una jornada que se ha podido salvar por la lluvia. Hasta ahora los antecedentes conocidos de gaditanos guiando pasos en Sevilla eran los de Paco Rincón y Ramón Velázquez.

El estandarte del Nazareno y el por qué de los faroles

El jueves llamaba la atención sobre la insignia profana (con el escudo corporativo) que el Nazareno acompañaba de dos faroles en su salida procesional. Ya en su día un destacado cofrade de Santa María censuraba lo que tachó de “moda sevillana” de quitar los faroles a todas las insignias, como se vanagloriaba que ocurría antes. Al hilo de esto, el hermano mayor de la cofradía, José Manuel Verdulla, ha querido explicar lo siguiente que transcribo literalmente: “Mi iluminado y sabelotodo señor Pertiguero: Las dos luces de nuestra insignia habría que colocártelas a tí, a ver si te ilumina el entendimiento y te espabila algo. Eso que llamas “estandarte” y que iba mal acompañado de luz, es la insignia que lleva bordada en oro la Cruz de Jerusalen, titular de nuestra cofradía (como figura en su título). Es por ello que llevando una cruz y siendo titular debe ir todo el camino iluminada. Llevarla con dos varillas hubiese supuesto una auténtica falta de respero”. Ahí queda (ni falta hace comentar que si cada insignia que lleve una cruz debe ir con faroles la Semana Santa podría estar patrocinada por Endesa).

Ciriales abajo

A los que hemos despertado una sonrisa, a los que han asentido con la cabeza leyendo algún comentario de esta página, a los que están en contra de nuestras opiniones, a los que se han enfadado, a los que les da absolutamente igual, a los responsables cofradieros que no consienten una crítica de sus hermandades, a los que han colaborado con algún comentario, a los que han posibilitado que la Semana Santa sea posible, a los que quieren que sea mejor... A todos vosotros espera este cuerpo de acólitos ver de nuevo en las calles la próxima Semana Santa. Hasta entonces, bajan los ciriales y se apaga el incienso. Ahí quedó.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios