Semana Santa Cádiz 2019 | Reportaje

El Paño de la Verónica, una tradición viva que se renueva cada año

  • El artista Antonio Álvarez del Pino pinta un nuevo rostro de Cristo cada Semana Santa para Sanidad

La Verónica de Sanidad luciendo el paño que Antonio Álvarez del Pino le ha regalado para que procesione este año. La Verónica de Sanidad luciendo el paño que Antonio Álvarez del Pino le ha regalado para que procesione este año.

La Verónica de Sanidad luciendo el paño que Antonio Álvarez del Pino le ha regalado para que procesione este año. / Marcos Piñero

Comentarios 2

SI la cara es el espejo del alma, ¿cómo sería el rostro de Jesús? Mucho ha sido lo que se ha escrito sobre la faz del hijo de Dios hecho hombre que la fe cristiana nos dice que vivió, murió y resucitó en Judea y cuyo nacimiento marca el año cero de nuestro tiempo. El imaginario popular y el cine lo han pintado como un hombre alto, de rostro afilado, pelo largo y barba. Otros estudios más recientes lo describen con una estructura ósea más fuerte y tosca, pelo rizado, nariz achatada, quizá más cercano a lo que sería un hombre de la época que creció como hijo de un carpintero.

En la Semana Santa el rostro de Cristo no sólo puede contemplarse en las esculturas de los misterios, sino que algunos de ellos, dos concretamente, llevan el rostro del Señor pintado en el paño de la Verónica. Según la tradición cristiana, Verónica fue la mujer que, durante el Viacrucis, tendió a Cristo un paño para que se enjugara el sudor y la sangre. En la tela habría quedado milagrosamente impreso el Santo Rostro. La escena no se encuentra en los evangelios canónicos, sino en los apócrifos, concretamente en el evangelio de Nicodemo.

En Cádiz, la cofradía de Sanidad lleva encomendando desde hace 12 años a Antonio Álvarez del Pino que se encargue de pintar el paño de la Verónica. Mejor dicho, según nos cuenta el propio artista gaditano, fue “un autoencargo”. “En 2008 yo aún estudiaba en la Escuela de Bellas Artes de Sevilla. Me encargaron pintar cinco cuadros para el techo del palio de la Virgen. En el estreno gustó mucho. Desde pequeño me había fascinado el paño de la Verónica, y como en la Semana Santa los pintores tenemos poco campo de actuación, les ofrecí, como un regalo, hacer un paño diferente cada año”.

Y hasta hoy. Antonio confiesa que al principio en la hermandad igual pensaron que se iría cansando, que se aburriría, pero no ha sido así. “Igual se imaginaron que haría tres o cuatros y ya está, pero luego se dieron cuenta que no iba a ser así, por lo que incluso empezaron a organizar actos de entrega del paño, que es bendecido por el párroco de Santa Cruz”.

Lo que hace tan especial esta tradición es que es siempre el mismo artista quien se encarga de realizar el rostro de Cristo y que cada año es diferente. “La cofradía me dio la libertad de que yo eligiera cada año. Por eso decidimos que no pintaría la faz del Cristo de Sanidad, sino una cara de Cristo según me viniera la inspiración. Eso me motivó bastante, aunque tampoco me parecería mal pintar cada año un Cristo de la Semana Santa de Cádiz”.

El paño de este año 2019. El paño de este año 2019.

El paño de este año 2019.

Antonio tiene su propia metodología de trabajo. “No hago bocetos. Simplemente dejo todo el material preparado y me pongo en frente del lienzo. Antes me gustaba hacerlo el Viernes de Dolores, pero como ahora se organiza el acto de entrega del paño con antelación pues tengo que ponerme antes”.Álvarez del Pino afirma que se toma la realización de la pintura como “una especie de oración. Cada año pinto un rostro diferente, lo he pintado con corona de espina, sin ella, este año por ejemplo ha gustado mucho por la mirada del Señor, que parece que te mira directamente a los ojos. Creo que la Semana Santa de Cádiz está falta de tradiciones vivas, y esta poco a poco se va convirtiendo en una”.

Este año, Vicente Rodríguez, el pregonero de la Semana Santa, ha nombrado al paño de la Verónica de Sanidad, “lo que para mí es un orgullo”. Antonio cree que la Semana Mayor gaditana “está falta de este tipo de detallitos” y que “con este regalo que le hago a la cofradía hay un estreno cada año asegurado”.

Uno de los paños realizado por Álvarez del Pino años atrás. Uno de los paños realizado por Álvarez del Pino años atrás.

Uno de los paños realizado por Álvarez del Pino años atrás.

Observando todos los paños de Antonio se puede apreciar la maduración propia del artista, de los primeros, donde se observa un trazo más miedoso, a los de ahora, mucho más seguros en su ejecución pese a tener que realizarlos en una tela cruda. Incluso los hay en los que aparecen tres rostros de Cristo, como homenaje al retablo de Gonzalo Pomar que se conserva en Santa María.

“Este año Jesús tiene los ojos muy abiertos, como mirando al espectador. He conseguido no repetirme”, concluye.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios